Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

El Ejército israelí mata a nueve palestinos en Cisjordania y Gaza

Israel vuelve a ocupar Belén tras la tregua navideña

Oriente Próximo ha vuelto a ser hoy escenario de un baño de sangre, a pesar de los llamamientos de ayer de varios líderes religiosos a favor de la paz global en el mundo. Al menos nueve palestinos han muerto hoy en una serie de operaciones militares del Ejército israelí en la ocupada Cisjordania y tras ser abortado un ataque palestino en la franja de Gaza contra una colonia judía.

MÁS INFORMACIÓN

El Ejército israelí, concretamente los miembros de unidades especiales disfrazados de palestinos, ha lanzado seis operaciones en doce horas en Cisjordania. Al amanecer, un jefe del grupo radical de la Yihad islámica, Yussef Mohamed Jalil Abú al-Rabb, de 35 años, murió en Qabatiya, cerca de Jenín (norte), a manos de los soldados que iban a detenerle, según han informado las fuentes de seguridad palestinas y militares israelíes.

Otros cuatro miembros palestinos han resultado heridos y los soldados han dinamitado la casa en la que se encontraban, según han asegurado fuentes palestinas.

En Nablús (norte), otros dos palestinos han muerto por la mañana en el transcurso de una operación de rastreo del Ejército en la casba. Según el Ejército, murieron tras haber disparado contra militares y tras lanzarles una granada. Una fuente de seguridad palestina ha confirmado la muerte de uno de los hombres y aseguró que un adolescente de 16 años, Mohammed Achur, murió tras ser alcanzado por una bala en el corazón durante los enfrentamientos con manifestantes en Nablús.

Disparos contra piedras

Un conductor de ambulancia y otros 28 palestinos resultaron heridos por soldados israelíes que abrieron fuego contra unos manifestantes que les lanzaban piedras, según la misma fuente. En Tulkarem (noroeste), Jamal Nader, de 26 años de edad, miembro de las Brigadas de los Mátires de Al Aqsa, grupo armado relacionado con Al Fatá, pero ampliamente autónomo con respecto a él, murió tras ser alcanzado por los disparos de una unidad especial del Ejército. Según un portavoz, éste intentó huir en el momento de su detención, a pesar de los disparos de advertencia.

En Ramalá, otros tres palestinos murieron a manos de militares israelíes. Bassam al-Achkar, un activista del movimiento islamista Hamás, fue abatido por soldados de una unidad especial que abrió fuego contra un coche en el que circulaba junto a otro miembro de Hamás, que fue detenido, según una fuente militar israelí. Según el Ejército, apuntó con una pistola a los militares que intenban capturarle.

Un palestino que "amenazaba con una enorme piedra a los soldados" fue abatido a tiros, según la misma fuente. Se trata de Mahdi Samir Abu Obeid, de 19 años. Momentos más tarde un policía palestino murió en Ramalá abatido por una unidad especial israelí cuyos miembros operaban disfrazados de palestinos. Samer Jalil Chomani, perseguido por el Ejécito israelí, pertenecía a las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, según fuentes militares.

En Gaza, dos palestinos armados murieron mientras intentaban infiltrarse en la colonia de Netzarim. Los dos hombres, activistas de Hamás que llevaban vestimenta e camufalje, estaban armados cada uno con un fusil de asalto Kalachnikov y con granadas.

Por otra parte, el Ejército israelí restableció el toque de queda en Belén, que había sido levantado el pasado domingo con motivo de la fiesta de Navidad.