Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo venezolano anula el referéndum sobre Chávez

El TSJ declaró inválida la resolución del CNE al señalar que la votación de la consulta popular debe ser por mayoría calificada (cuatro de los cinco votos) y no simple

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela declaró ayer (madrugada de hoy en España) improcedente la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de convocar a un referéndum consultivo el próximo 2 de febrero de 2003 al ratificar que se requiriere un quórum de 4 de los 5 votos del directorio para la toma de decisiones.

El TSJ declaró inválida la resolución del CNE al señalar que la votación de la consulta popular debe ser por mayoría calificada (cuatro de los cinco votos) y no simple. Por ello la decisión tomada, con tres votos a favor, uno salvado y un miembro ausente fue considerada nula.

Después del pronunciamiento del TSJ ahora debe esperarse que se nombre una nueva directiva del organismo electoral para poder tomar decisiones de índole legal, lo cual atrasa mucho más el proceso electoral.

Esta decisión echa por tierra las esperanzas de la oposición sobre una salida electoral inmediata a la crisis política que atraviesa el país sudamericano, lo que hace que haya tomado mucha más fuerza la convocatoria a paro que los dirigentes opositores hicieron para este lunes 2 de diciembre.

Inconstitucional

El referéndum consultivo fue solicitado formalmente por la oposición que busca sacar del poder a Chávez, para lo cual juntó un millón y medio de firmas que fueron presentadas el 4 de noviembre ante el CNE.

El Gobierno de Chávez rechaza este referéndum alegando que es inconstitucional, porque según la Carta Magna un referéndum revocatorio sólo se puede realizar luego de cumplirse la mitad del periodo presidencial, es decir, en agosto de 2003.

La diferencia entre el referéndum consultivo y revocatorio está en que el primero "no es vinculante", es decir, que su resultado no obligaría a tomar una decisión al presidente Chávez, mientras que el segundo forzaría la renuncia. La oposición ha reconocido que el mandatario no estaría forzado a actuar tras la consulta que pide, pero señala que un resultado desfavorable tendría un significado político fulminante.