Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ÁFRICA

La sublevación militar en Costa de Marfil deja al menos un centenar de muertos

El Gobierno decreta el toque de queda en todo el territorio hasta el martes

Los habitantes de Costa de Marfil se refugian en sus hogares tras la intentona ayer de un nuevo golpe de Estado que ha causado la muerte de casi 100 personas -según versiones no oficiales-, en su mayoría soldados amotinados.

El temor se acrecienta sobre todo en Bouake, ciudad importante del norte del país, ya que en las próximas horas podrían recrudecerse los enfrentamientos sangrientos entre las tropas leales al Gobierno y los soldados rebeldes después de que esta tarde expirara el ultimátum que el Gobierno ha dado a los renegados para entregarse.

El presidente del país, Laurent Gbagbo, que se encontraba en Italia, ha suspendido su viaje después de lo que un portavoz suyo denominara como un "fallido golpe de estado" estallara durante la noche del miércoles al jueves. El principal productor de cacao del mundo era una región más o menos estable hasta el pasado golpe de estado de 1999.

"Hemos acabado con los gendarmes que nos atacaron, pero hemos oído rumores de que el Gobierno está intentando obtener ayuda de Angola para mandar una columna armada contra nosotros", ha explicado uno de los comandantes rebeldes. El régimen de Angola es un aliado cercano del presidente de Costa de Marfil.

Asedio de Bouake

Los rebeldes capturaron ayer la ciudad de Bouake, al norte del país, en un ataque bien organizado que el régimen atribuye al general Robert Guei, que falleció por los disparos de las fuerzas leales. El ministro de Defensa Moise Lida Kouassi ha dicho en la televisión estatal que el Ejército se está preparando para mover tropas en esta ciudad si los rebeldes no se rendían una vez pasado el ultimátum.

El político ha señalado que el toque de queda impuesto en el país, "para seguridad de todos los ciudadanos", será levantado el próximo martes. Entre los muertos se encuentra el ministro del Interior y de Seguridad del Estado, Emile Boga Doudou, consejero personal del presidente ivoriano Laurent Gbagbo, además del general Robert Guei.

Además, el ministro de Deportes, Francois Amichia, capturado ayer por los rebeldes en Bouake, en un comunicado emitido hoy por la radio nacional ha dicho que sus captores le han pedido, como condición para su liberación, que medie ante el Gobierno para conseguir que éstos no sean expulsados del Ejército.