Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INUNDACIONES

Once muertos y tres desaparecidos en el norte de México tras desbordarse dos presas

Las autoridades declaran el estado de emergencia y habilitan albergues para más de 2.500 damnificados

Al menos 11 personas han muerto, tres han desaparecido y 2.500 han resultado damnificadas por el desbordamiento de dos presas en San Luis Potosí y Zacatecas, en el norte de México, según los últimos datos oficiales facilitados. Las fuertes lluvias caídas en las últimas horas en la región, generalmente azotada por la sequía, son la causa del desastre.

Carlos Gelista, portavoz de la Dirección General de Protección Civil del Ministerio de Gobernación, ha precisado que, según los últimos datos recabados, nueve personas pertenecientes a dos familias han fallecido en San Luis Potosí, donde se desbordó la presa La Ventilla, del municipio de Villa de Reyes, ubicado a unos 30 kilómetros de la capital del estado.

Además, en la misma región dos personas se encuentran desaparecidas, 450 hectáreas de cultivo han sido dañadas y se han instalado cuatro refugios temporales con capacidad para albergar a unas 1.500 personas.

En Zacatecas, donde se ha desbordado la presa El Capulín, otras dos personas han muerto y una más ha desaparecido. En el municipio de Villa García, en cuyo término municipal se encuestra este segundo embalse, se han instalado tres refugios para albergar a un millar de damnificados.

En un primer momento, el Ministerio de Gobernación había informado de que los desbordamientos de las presas, ocurridos esta madrugada, dejaron 14 víctimas mortales, 17 desaparecidos y 7.000 damnificados.

Vuelve la calma

Según Gelista, pese a que en algunas de las zonas afectadas continúan las lluvias, la situación ha vuelto a la calma. El Gobierno ya ha decretado el estado de emergencia en los municipios de Villa Reyes y Villa de Arriaga (San Luis Potosí) y Villanueva, Fresnillo, Jerez y Villa García (Zacatecas).

Mediante la declaración de emergencia, las autoridades locales recibirán recursos federales para instalar albergues y brindar protección a las personas afectadas. Además, el Ejército mexicano estableció el Plan DN-III, un mecanismo de emergencia, y participa en las tareas de atención a la población junto a la Cruz Roja.