Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES

Un millón de personas salen a la calle en Francia contra Le Pen

París congrega multitud de manifestaciones en contra de Le Pen, mientras que éste, como cada año, se dirigirá a sus seguidores en la plaza de la Ópera

Más de un millón de personas han salido a la calle en decenas de ciudades de Francia, con lemas sindicales y de rechazo al ultraderechista Jean-Marie Le Pen, que el domingo disputará la Presidencia al neogaullista Jacques Chirac. En París, en medio de un impresionante despliegue policial, han coincidido las manifestaciones en apoyo y contra el líder ultraderechista.

El propio Le Pen encabezaba la manifestación tradicional de su Frente Nacional (FN) con motivo de la conmemoración de Juana de Arco, donde se han congregado unas 10.000 personas, mientras que 400.000 han marchado contra el candidato a la presidencia.

París ha sido el punto de reunión, como cada primero de mayo, de los simpatizantes del Frente Nacional. La tradicional manifestación del partido ultraderechista en honor a Juana de Arco comenzó, con Le Pen a la cabeza en torno a las 10.00 horas ante el Museo del Louvre. El desfile debía comenzar en la Plaza del Chatelet pero por razones de seguridad, según el servicio de orden del FN, se cambió a Le Louvre. La policía calculó en unos 10.000 los participantes en el desfile del FN, que dice haber congregado a 100.000 personas, en torno a los lemas de "orgulloso de ser francés" y "Le Pen presidente".

Los participantes, entre los que se veían cabezas rapadas y otros con el rostro semi tapado por pasamontañas, coreaban "Le Pen al Elíseo, Chirac a la Santé" (la cárcel de París) o "los franceses primero, los extranjeros fuera".

"No a Le Pen"

Mientras, unas 400.000 personas se manifestaban paralelamente contra el líder del Frente Nacional, según ha informado el ministerio del Interior. Convocados por los sindicatos y diversas asociaciones de izquierda, los participantes han coreado consignas como "No a Le Pen", "No a la extrema derecha". Un ambiente festivo imperaba entre los manifestantes, entre los que había muchas familias, y coreaban "primera, segunda, tercera generación, todos somos inmigrantes", o "No a Le Pen".

El pase del líder ultraderechista a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de la República Francesa ha provocado que las manifestaciones con motivo del 1º de mayo dejasen pequeña la asistencia de las marchas del año pasado, cuando apenas 8.000 personas tomaron parte en las marchas.

Un total de 60 sindicatos (CFDT, CGT, SUD, UNSA, FSU, etc.), asociaciones y partidos (Partido Socialista, Partido Comunista, Los Verdes...), han organizado las manifestaciones contra Le Pen.

Seguridad para Le Pen

El miedo a enfrentamientos entre manifestantes de ideas tan enfrentadas, ha obligado a las autoridades han ordenado la movilización de más de 3.500 policías.

Este temor ha hecho que, por ejemplo, el Ministerio del Interior haya proporcionado a Le Pen el servicio de protección de altas personalidades (SHPH), ante el temor de que pueda ser atacado. De hecho, el Frente Nacional ha cambiado a última hora el punto de partida de la manifestación y no ha colocado este año una plataforma en la tradicional Plaza de la Pirámide. Además, el partido también cuenta con personal de seguridad propio compuesto por unos 400 hombres y dotados de equipos móviles y cámaras internas.

Mientras, en toda Francia, las tradicionales manifestaciones del 1 de mayo registraron una afluencia muy superior a la habitual y se desarrollaron bajo los lemas del "progreso social, libertades, solidaridad, democracia", "combatimos el racismo y la xenofobia", "No al FN" o "Aplastemos a Le Pen".

Según cifras de la policía, como siempre inferiores a las de los organizadores, hubo 25.000 manifestantes en Burdeos, 20.000 en Nantes, Rennes y Toulouse, 15.000 en la sureña Marsella y en Estrasburgo, 11.000 en Tours y en Brest, más de 10.000 en Orleans o 3.000 en Lille.

En la localidad vascofrancesa de Bayona, unas 10.000 personas se manifestaron, mucho más que de costumbre, en un acto unitario dominado por los eslóganes "Abajo Le Pen" y "Viva la República".