Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Al menos 15 palestinos mueren en dos incursiones más del Ejército israelí

Sharon levanta el confinamiento de Arafat en Ramala después de tres meses de asedio. - El Ejército israelí detiene a 600 palestinos en el campo de refugiados de Dheishe

Al menos 15 palestinos más han muerto esta noche en una nueva ofensiva del Ejército israelí. La acción más sangrienta se ha producido en el campo de refugiados de Jabaliya, al norte de la franja de Gaza, donde han fallecido 13 personas y 50 han resultado heridas.

A lo largo de la jornada el total de palestinos fallecidos se eleva a 21, con casi 60 heridos.

Esta misma noche, tropas del Ejército israelí, con el apoyo de unos 50 vehículos militares, han entrado en el campo de refugiados de Jabaliya, en el norte de la franja de Gaza, y se han encontrado con una feroz oposición de la resistencia palestina. En este campo, con 200.000 habitantes, es el más poblado de Gaza y de todo el Oriente Próximo. A los 13 fallecidos se unen unos 50 heridos, muchos de ellos en estado grave o crítico, según fuentes médicas palestinas.

La operación militar continúa y la incursión militar, apoyada desde tierra por tanques, excavadoras y blindados de transporte de tropa, y desde el aire por helicópteros

Apache, ha penetrado ya unos cuatro kilómetros en la franja de Gaza.

En esta incursión, que ha comenzado a las 22.30 hora local (20.30 GMT), el Ejército ha penetrado en dos cuñas por el norte y el noreste, ocupando las localidades palestinas de Beit Hanún y Beit Lahya, en el extremo norte de Gaza, donde impusieron el toque de queda.

Además, dos palestinos más han fallecido como consecuencia de los disparos de soldados israelíes al sur de la colonia judía de Netzarim, al sur de la franja de Gaza, según fuentes de la seguridad palestina.

En esa misma colonia se encontró esta mañana el cadáver de otro palestino.

La ofensiva israelí parece no tener fin. Otro palestino ha muerto y tres han resultado heridos por disparos de helicópteros contra posiciones de la seguridad palestina en la región de Deir al Balá, en la franja de Gaza.

También, el Ejército israelí ha matado a un palestino y ha herido a otros dos en inmediaciones de la aldea Yata, al sur de la ciudad autónoma de Hebrón, en Cisjordania.

Un civil y un agente de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) han perdido la vida en los enfrentamientos registrados con las tropas que invadieron Kalkilya, donde otros cuatro palestinos resultaron heridos.

En Gaza, donde unidades de infantería mecanizada y carros blindados de Israel han ocupado el cuartel central de las fuerzas de seguridad en el centro de ese territorio, ha muerto esta mañana otro agente de la seguridad palestina. Otros dos resultaron heridos.

Fin del confinamiento de Arafat

Sin embargo, previo a esta noche sangrienta, el primer ministro de Israel, Ariel Sharon, había intentado rebajar la tensión en la zona con el anuncio del fin del arresto domiciliario del presidente palestino, Yasir Arafat, asediado desde hace tres meses por los tanques israelíes en Ramala, ya que, en su opinión "se han creado las condiciones para ello".

Arafat podrá moverse libremente por todos los territorios autónomos de Cisjordania y de la franja de Gaza.

Tras esta noticia, el líder palestino ha señalado que tiene previsto visitar los principales países árabes antes de asistir a la cumbre prevista para los días 27 y 28 de este mes en Beirut. Tras participar en la cumbre árabe, Arafat viajará a España, presidente de turno de la Unión Europea (UE), añadieron las fuentes.

El levantamiento del "arresto domiciliario" se produce antes de la visita del mediador estadounidense, Anthony Zinni, prevista para el próximo jueves con la misión de lograr un alto el fuego entre israelíes y palestinos.

600 prisioneros

Asimismo, casi medio centenar de tanques, apoyados por helicópteros de combate, penetraron esta mañana en la ciudad autónoma palestina de Dheishe, en el norte de Belén.

En esta incursión el Ejército israelí ha hecho prisioneros a unos 600 palestinos, según testigos presenciales. Los prisioneros han sido obligados a quitarse sus camisas y sus ropas, y a introducirlas en una bolsa de plástico. Además, les han atado las manos y les vendaron los ojos.

Según los habitantes de Dheishe, el Ejército israelí, que ha concluído esta mañana su ocupación total del campamento, ha impuesto un toque de queda y ha ordenado por megáfonos que todos los hombres de entre 15 y 45 años se presenten en las escuelas para ser interrogados. El grupo de prisioneros fue trasladado a un almacén vecino.