Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Una nueva ofensiva israelí sobre Gaza y Cisjordania deja 13 palestinos muertos

Al menos diez heridos en un atentado suicida en una colonia judía de Cisjordania.- Un funcionario de la ONU pierde la vida durante un ataque israelí a un campo de refugiados

La ofensiva militar israelí desatada en Gaza y Cisjordania, en la que han muerto hoy 13 personas, nueve de ellos en la ciudad de Tulkarem, ha tenido esta tarde respuesta de los integristas palestinos. Al menos diez israelíes han resultado heridos en un atentado suicida cerca de la colonia de Ariel, en Cisjordania, cuyo autor ha fallecido en el mismo, según ha indicado la televisión pública israelí.

El atentado, reivindicado por Las Brigadas de Abú Ali Mustafá del Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP), ha tenido lugar en un conjunto de edificios, en los que hay una estación de servicio, un supermercado y un hotel, situados a un kilómetro de la entrada de esta ciudad de 15.000 habitantes.

Ubicado a unos 25 kilómetros al este de Tel Aviv, el asentamiento de Ariel es una de las más importantes colonias de Cisjordania.

Combates en Tulkarem

Los principales combates se han registrado en el distrito cisjordano de Tulkarem, invadido por tropas de infantería y blindados del Ejército en la madrugada del miércoles al jueves. Los blindados tomaron el control de una parte de la ciudad autónoma y tienen cercado el campo de refugiados de Tulkarem y el de Nura Shams, en el que se han concentrado palestinos armados huidos de los combates que tenían lugar en la ciudad.

En los enfrentamientos han muerto dos enfermeros palestinos por disparos de tanques israelíes en el distrito cisjordano de Tulkarem, por lo que el número de víctimas en esa zona se elevó a nueve. Uno de los enfermeros es un funcionario de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos.

Los militares israelíes inspeccionan casa por casa en busca de activistas del alzamiento palestino por la independencia, y para requisar sus armas.

Fuentes de la AP han expresado su preocupación por la situación del campo, situado al noreste de la ciudad de Tulkarem y en el que viven unos 10.000 palestinos refugiados desde 1948, año en que Israel declaró su independencia.

Las fuentes han añadido que las fuerzas militares de Israel destruyen las casas de los altos cargos de la ciudad y que en la sede del secretario general de Al-Fatah de Tulkarem han izado la bandera israelí después de destruir todo lo que había en su interior.

"La situación es preocupante ya que el campo de Nura Shams vive de lo que nos proporciona una agencia de Naciones Unidas. Dos tercios de su población estamos en el paro y en cada habitación viven entre cuatro y cinco personas, por lo que la destrucción de una sola habitación supone una tragedia", ha dicho uno de los refugiados del campo.

Otros tres palestinos han fallecido de las heridas sufridas ayer mientras que un jefe del brazo armado de la Yihad Islámica, Mohamed Anina, ha muerto en un ataque israelí en la aldea de Siris, al sur de Jenín.

La lista negra de la jornada la ha completado un joven abatido en la Franja de Gaza. Asimismo, civiles israelíes han frustrado en Jerusalén un segundo atentado suicida después de que los clientes de un restaurante detectaran que el palestino portaba una maleta de la que salían unos cables.

También desde el aire Israel ha vuelto a castigar hoy a los palestinos con bombardeos de instalaciones de los organismos de seguridad en el distrito de Hebrón -en las localidades de Halhul y Yatta- y en el campo de refugiados de Yebalia, en la franja de Gaza.

Retorno a las negociaciones

"La única forma de salir de esta trágica situación es volver a la mesa de negociaciones", ha dicho el enviado especial de la UE para Oriente Medio, Miguel Angel Moratinos, tras visitar esta mañana en la ciudad cisjordana de Ramala al presidente de la AP, Yaser Arafat.

Moratinos, que ayer salió ileso de un ataque con misiles lanzados a 20 metros de la oficina de Arafat, con quien se encontraba reunido, ha asegurado que no está preocupado por su propia seguridad "pero sí por la de los israelíes y palestinos que son los que sufren de verdad esta situación".

Por otro lado, fuentes palestinas han expresado su satisfacción por unas declaraciones del secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, quien ayer ha exigido a Sharón que revise su "política de fuerza" contra los palestinos.

El primer ministro israelí le ha respondido que Israel nunca ha declarado la guerra al pueblo palestino y que las operaciones militares se llevan a cabo dentro del derecho de Israel a su "autodefensa".

"La AP y sus dirigentes han impuesto la guerra a Israel y aquellos que la han iniciado también tienen la facultad de frenarla", ha dicho Sharón en un comunicado oficial difundido por su oficina.