Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ITALIA

El Olivo reúne a 130.000 personas para protestar contra Berlusconi

El primer ministro italiano ha criticado la iniciativa y dice que las manifestaciones callejeras no le "harán caer"

La coalición de centro-izquierda italiana, el Olivo, ha retado hoy al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, con la convocatoria de una manifestación en protesta por la política del primer ministro italiano. Se calcula que unas 130.000 personas, procedentes de todo el país, han acudido a Roma, en esta protesta que, según la oposición, pretende mostrar la voz de "la otra Italia".

Convocada semanas atrás, la manifestación coincidía con un período de especial crispación de la política italiana, después de que el jueves los parlamentarios de El Olivo abandonaran la Cámara de Diputados en la votación del proyecto de ley que regulará el régimen de incompatibilidades.

La norma, que permite que Berlusconi mantenga la propiedad de sus millonarios negocios mientras es presidente del Gobierno, se une a otras medidas aprobadas por el Ejecutivo de centroderecha en los casi nueve meses de gestión que han causado malestar en los progresistas, como la reforma del mercado de trabajo, la de la inmigración o la de los ciclos escolares.

Juntos por Italia era el lema de esta manifestación que se ha desarrollado en la Plaza de san Giovanni de Roma, un lugar histórico para la izquierda italiana, donde se han reunido al menos 130.000 personas, según la Policía y más de 300.000, según los organizadores, que habían fletado un millar de autobuses y varios trenes para permitir la llegada desde las provincias.

Más que en el Parlamento, las calles de Italia han empezado a convertirse en el lugar desde el que se hace patente la oposición a Berlusconi, sea en las convocadas para defender la independencia de la Justicia, como la reciente de Milán que reunió a miles de personas o para protestar por la reforma laboral, que incluso motivará una huelga general de ocho horas el 5 de abril.

Por eso los dirigentes de El Olivo, que viven divididos y son vapuleados por los analistas y por muchos de los que acuden a sus convocatorias, plantearon la manifestación de hoy como un medio no sólo para protestar contra Berlusconi, sino para galvanizar su propia unidad e intentar consolidar una alternativa.

"Golpes callejeros"

Horas antes de la concentración de Roma, el propio Berlusconi ha criticado la iniciativa durante un seminario empresarial en Foggia (sur), donde ha advertido que "las manifestaciones callejeras no nos harán caer".

"En Italia hay un deseo preocupante de quien no acepta las reglas democráticas y espera un empujón al Gobierno a base de golpes callejeros y de mala justicia", ha dicho el jefe del Ejecutivo, para quien "todavía existe el viento del odio jacobino, de un odio ideológico y hay calles que despotrican y difaman".

"Pero a quien se haga ilusiones de que la calle y la mala justicia puedan echar al Gobierno les digo que en Italia eso no puede ocurrir, porque la mayoría de los ciudadanos sabe distinguir entre lo que es odio y lo que es amor", ha afirmado Berlusconi.

En un ambiente festivo, con numerosas banderas italianas y tras las notas del himno nacional, varios dirigentes de El Olivo han tomado la palabra para criticar a Berlusconi, al que han acusado de legislar únicamente en su propio interés y de incumplir las promesas con las que ganó las elecciones de mayo pasado.

El ex primer ministro y presidente de Demócratas de Izquierda, Massimo D'Alema, ha sintetizado la opinión general al asegurar que "nadie discute el derecho (de Berlusconi) a gobernar, pero no puede comportarse como un patrón. Sólo se ocupa de sus problemas judiciales y de sus propiedades".

Moretti y Benigni

A la manifestación no ha acudido el realizador Nanni Moretti, que en los últimos tiempos ha protagonizado no sólo la contestación contra Berlusconi, sino contra los dirigentes de El Olivo y tampoco ha asistido otro de los cineastas esperados, Roberto Benigni, ausente por enfermedad y, como Moretti, votante tradicional de la izquierda.

En medio de los llamamientos a la unidad del centroizquierda, la nota discordante la han dado el Partido de la Refundación Comunista, que no forma parte de El Olivo y cuyos dirigentes no han estado en la manifestación de Roma, así como el ex fiscal Antonio di Pietro, que ha abandonado en la parte final cuando ha fracasado en su intención de hablar desde la tribuna.