Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

El asesinato de seis israelíes eleva a 26 los muertos en Cisjordania y Gaza en 24 horas

Un ataque a un puesto militar israelí próximo a Ramala deja seis muertos

Al menos seis militares israelíes han muerto esta noche en un ataque palestino a un puesto militar de la ciudad de Ein Arik, al oeste de Ramala (Cisjordania), según han informado fuentes de la seguridad israelí. Con éstas, son ya 25 , 16 palestinos y nueve israelíes, los muertos en las últimas 24 horas en una de las peores oleadas de violencia desde que en septiembre de 2000 comenzara la actual Intifada.

Los ataques palestinos y las respuestas del Ejército israelí no hacen sino aumentar la trágica lista de víctimas de una guerra no declarada que se ha llevado ya a más de 1.200 personas.

Esta tarde, un nuevo atentado suicida ha vuelto a dejar de manifiesto la situación crítica que vive la región. La acción ha sido cometida por un palestino que se ha autoinmolado después de que el conductor le expulsara del autobús en el que pretendía atentar en las inmediaciones del asentamiento de Mehola, en Cisjordania. El atentado ha sido reivindicado por las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, brazo armado de Al Fatah.

Al rato, cuatro misiles Kasam 2 han caído sobre territorio israelí sin causar daños ni víctimas. Se trata de la segunda vez que los palestinos alcanzan territorio israelí con sus ataques, perpetrados con misiles de poco alcance -hasta 8 kilómetros- que pueden transportar hasta cinco kilos de explosivos.

Respuesta israelí

En represalia por los atentados que ayer costaron la vida a cuatro israelíes en Jerusalén y Gaza, el ejército israelí ha iniciado una serie de acciones en las que han muerto varias personas.

Una mujer y dos de sus hijas han fallecido esta mañana debido a las heridas que sufrieron por el disparo anoche de un tanque israelí. Tres miembros de la resistencia palestina han muerto en un enfrentamiento con el ejército israelí y durante un ataque de la fuerza aérea con misiles.

En total, 16 de los muertos son palestinos, entre ellos dos miembros del Movimiento de la Resistencia Islámica (Hámas), abatidos hoy en el campo de refugiados de Yebalia, en Gaza, y cuatro son israelíes, que perecieron ayer lunes en operaciones de la resistencia.

Antes del bombardeo aéreo, tres excavadoras del Ejército comenzaron la demolición de 20 viviendas palestinas junto al cruce de Kisufim, con el argumento de que las emplea la resistencia. Sin embargo, el Tribunal Supremo israelí ha ordenado la suspensión de estos derribos al estimar un recurso del diputado árabe-israelí Mohamed Barake. La sentencia ordena al ejército a suspender los derribos hasta que se celebre el próximo jueves una audiencia con la participación de militares y residentes en la sede del Tribunal en Jerusalén.

Mientras, desde el frente político no se atisban avances hacia la mesa de negociaciones. Si ayer el ministro israelí de Exteriores expresaba sus críticas a la política del primer ministro Sharon, medios próximos al jefe del Ejecutivo han dicho hoy a la prensa local que "la política seguida hasta el momento contra el terrorismo no cambiará", aunque "se intensificará" cuidando de que esto "no arruine los intereses y los planes de EEUU" en esta zona.

Gabinete de seguridad

Mañana miércoles se reunirá Sharón con los 14 miembros el Gabinete de Seguridad, tras una consulta anoche con los jefes de los organismos de seguridad para exponerles sus recomendaciones.

En principio, según esas fuentes, seguirán en pie el confinamiento del presidente Yaser Arafat en la ciudad de Ramala, el cerco impuesto a la población en Cisjordania y Gaza, y los "asesinatos selectivos" de activistas de la resistencia, alegando el "derecho a la auto-defensa contra el terrorismo."

Sharón advirtió a sus aliados de la derecha -que le exigen emplear "mano de hierro contra los terroristas"- que no tiene intención de "destruir a la Autoridad Nacional Palestina (ANP)", que preside Yaser Arafat, como quisieran, y "tampoco nos saldremos de las casillas porque ello podría desencadenar una guerra regional".

También autorizó Sharón continuar los contactos políticos con personalidades palestinas al ministro de Asuntos Exteriores, Simón Peres, quien viaja hoy a Madrid para reunirse con el presidente del gobierno español, José María Aznar, también presidente de turno de la Unión Europea (UE).

Gira por Oriente

El vicepresidente de los EEUU, Dick Cheney, hará en marzo una gira por Oriente Medio para recabar el apoyo árabe por si su país, en una "segunda etapa contra el terrorismo" tras la guerra en Afganistán, atacara Irak. Ya lo hizo en 1991 al frente de una alianza con Francia, el Reino Unido y la mayoría de los Estados árabes tras la invasión iraquí de 1990 a Kuwait.

Washington, el principal aliado de Israel, no se opone a los castigos de Sharón a "los terroristas" -que también afectan a tres millones y medio de palestinos en Cisjordania y Gaza- pero los potenciales aliados árabes condicionan ahora su apoyo a que este país satisfaga la aspiración de los palestinos a un Estado propio.