Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REACCIONES

Joaquín Martínez: "Gracias a España por confiar en la inocencia de mi hijo"

Los familiares de Martínez han reaccionado con gritos de alegría cuando se escuchó la declaración de "no culpable". Su madre, Sara Martínez, se quedó sin poder hablar durante varios minutos y sin poder contener las lágrimas, mientras el español abrazaba a sus abogados.

Peter Raben, abogado defensor

El abogado defensor de Martínez ha declarado a Efe que "este veredicto no se habría logrado sin el apoyo moral y económico de los españoles, que han apoyado desde un primer momento la lucha de sus padres para sacar primero del corredor de la muerte y después de la cárcel definitivamente".

La lucha de sus padres, que recaudaron entre los españoles casi medio millón de dólares (unos noventa y ocho millones de pesetas) para pagar una nueva defensa, fue decisiva para que Martínez salga de prisión, aunque todavía deben recaudar unos 40.000 dólares más (casi ocho millones de pesetas).

José María Aznar

El presidente del gobierno ha felicitado a la familia de Martínez por el veredicto a favor de su hijo. "Me alegro mucho, he estado siempre en contra de la pena de muerte y voy a seguir estándolo", ha añadido.

La Justicia

Los jueces españoles han cuestionado, a raíz del veredicto de no culpabilidad del español Joaquín José Martínez, la existencia de la pena de muerte en EEUU, por sus trágicas e irreversibles consecuencias, y han destacado las mayores garantías que existen en el sistema judicial español frente al norteamericano.

La portavoz de "Jueces para la Democracia", Montserrat Comas,ha manifestado a Efe, tras conocer el fallo del jurado de Florida, que su asociación judicial se "alegra" de que Martínez "haya sido declarado inocente. Con ello se acredita que en el primer juicio fue condenado sin pruebas suficientes e incluso con pruebas manipuladas".

Esta ha añadido que "el sistema judicial norteamericano pone en evidencia que la pena de muerte es una aberración jurídica, es una pena que además de atentar contra el derecho a la vida, por ser irreversible, conduce a la muerte a personas que tras revisar el caso, posteriormente se ha averiguado que hubo un error judicial".

En opinión de la portavoz de "Jueces para la Democracia", Juan José Martínez "ha tenido a su favor medios económicos y apoyos internacionales para poder revisar el caso y pagar unas cifras astronómicas a una buena defensa, que otras personas jamás pueden conseguir".

"Un sistema -ha añadido- que a las puertas del siglo XXI mantiene la pena de muerte y mantiene un sistema penal que diferencia a los pobres de los ricos es un sistema profundamente injusto".

Para el portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), José Luis Requero, quien no quiso dar una opinión sobre el veredicto, de este proceso se puede sacar "alguna moraleja", como la de que "el sistema español, con la figura del juez de instrucción que parece que ahora se está cuestionando, tiene muchas más garantías que el sistema americano".

Desde la Asociación "Francisco de Vitoria", su portavoz José Luis González Armengol ha señalado a Efe que "los sistemas judiciales son muy diferentes entre Estados Unidos y España, evidentemente. La forma de investigación es diferente; aquí está en manos del juez instructor y aquí somos más legalistas y se constatan mucho más las pruebas".

González Armengol ha explicado que "la presunción de inocencia en el sistema español está más acentuada que en el sistema americano, y solamente se puede condenar a una persona con pruebas directas o indirectas, pero claras".

"Ahí una vez más se ha venido a poner en evidencia -ha dicho- la fragilidad del sistema americano sobre lo que es la investigación, y sobre todo, la fortaleza que tiene la actuación policial en la investigación del crimen. La declaración de absolución viene motivada por la nulidad de ciertas pruebas que existían en su caso".

Este ha manifestado que "la conclusión que se viene a sacar es que entre el sistema judicial europeo y el americano, yo me quedo con el nuestro, que es mucho más garantista que cualquiera, además de que en España, como en la mayoría de los países avanzados, no existe la pena de muerte".

El director de la Sección Española de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán, ha afirmado que la absolución del español Joaquín José Martínez en el juzgado de Tampa (Florida) plantea el interrogante de cuántas de las 706 personas ejecutadas en Estados Unidos desde la reimplantación de la pena de muerte en 1976 "serían inocentes". Aparte, Beltrán también ha expresado, en declaraciones a Europa Press, que este caso desmuestra que la aplicación de la pena de muerte en "arbitraria" y depende de la posibilidad de contratar a un buen abogado cuando se tiene dinero para ello.

El director de AI España ha querido destacar como elementos positivos de este caso el apoyo de la familia de Joaquín José, "que ha sido absolutamente fundamental para que la víctima no quedara en el anonimato" y la movilización de la opinión pública española, "que ha permitido también que el caso de Martínez no quedara en el olvido".