_
_
_
_
_
Trabajar cansa
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Qué ganas tengo de que acabe la guerra cultural

Todo es, aparentemente, motivo de conflicto y la indiferencia no es una opción. Porque es la diferencia lo que se trabaja, a base de sentirse ofendido

El artista Salustiano García posa junto a su pintura del póster oficial de la Semana Santa de Sevilla de 2024.
El artista Salustiano García posa junto a su pintura del póster oficial de la Semana Santa de Sevilla de 2024.CRISTINA QUICLER (AFP/GETTY IMAGES) (s)

He pensado muchas veces estos años en una frase de Tocqueville: “La gente teme más al aislamiento que al error”. Es decir, que por miedo a que te miren mal o los tuyos te hagan el vacío, prefieres callarte y secundar silenciosamente algo con lo que no estás de acuerdo. Llevamos tiempo así, disentir puede conllevar ser acusado de traidor, y se exige alinearse con un bando en cada minúscula discusión cotidiana. Todo bastante irreal, porque en privado las cosas siguen funcionando, por suerte, de otra manera. La gente luego en las cenas reconoce cosas. “En privado” es la parte clave de la frase anterior, en público todo se desmadra.

No sé cómo alguien de derechas va a ser capaz, tal como está el patio, de quitarle hierro a todo el lío de la amnistía, ni cómo alguien de izquierdas va a decir que le parece una vergüenza (aunque de esto hay bastante más), o hablando ya de cosas serias, que la canción esa de Benidorm le parece una chorrada. Sobre todo, después de que el presidente del Gobierno diga que a quien no le guste es porque prefiere el Cara al sol. Las etiquetas ya se pegan en los rincones más insospechados, está toda la realidad empapelada, de una banal canción pop a grandes problemas (Feijóo hablando de un Gobierno “urbanita” enemigo de lo “rural”).

Se trazan límites infranqueables, se reduce al adversario a caricatura, y por eso se agradecen quienes se mueven entre líneas o pasan de ellas. Esta llamada a filas permanente de cada bando ocurre en política, por interés electoral, y en todo lo que tiene un interés comercial ―música, cine, series, novelas―. Es puro marketing, que nace en redes sociales, la verdadera maquinaria demoscópica actual, que los medios siguen como si fuera la voz de la calle. Yo ya pierdo la cuenta de los asuntos que a diario exigen una opinión, del cartel del Jesucristo hípster de la Semana Santa de Sevilla (el próximo será ya en bolas, no sé por qué nos estamos cortando) a la nueva temporada de True Detective. Todo es, aparentemente, motivo de guerra y la indiferencia no es una opción. Porque es la diferencia lo que se trabaja, a base de sentirse ofendido.

Sí, también hay eso tan antiguo de epatar a la burguesía (Unamuno decía “dejar turulato al hortera”) y mira que ha llovido desde que creíamos ser por fin modernos. De pequeño, cuando Alaska salía en la tele, nos llamábamos para ir corriendo a verla, era como un marciano en la España ochentera. Pero es que han pasado 40 años. Ya diagnosticó Umberto Eco en los sesenta cómo la cultura de masas intenta conectar con el gusto medio evitando la originalidad, es decir, siendo previsible. Y vaya si lo es.

Si quieres apoyar la elaboración de periodismo de calidad, suscríbete.
Suscríbete

Yo tengo un truco para momentos de saturación: me pongo Saber y ganar, concursos así, por ver gente anónima, que me da confianza en las personas. Ves gente simpática, como la que conocemos todos, con un poco de cultura, educada, que sabe perder y ganar y se va con una sonrisa. Juego a adivinar a quién votará cada concursante, y es imposible, y además da igual. Porque no te los imaginas rasgándose las vestiduras, ni insultando, porque, creo yo, el español tiene una gran tolerancia de fondo a que cada uno haga lo que le dé la gana y un sentido común genérico que le quita importancia a las cosas de los políticos y de la tele.

Y ahora, si me disculpan, les dejo. Ya lo sabrán, hay excolumnistas que no podían más y lo han desvelado: tenemos en la Redacción, como cada mes, la castración ritual de un redactor ―han empezado por los becarios―, organizada por tiránicas feministas que nos dominan y además te dan collejas cuando pasan. Qué ganas tengo de que acabe la guerra cultural, así no se puede trabajar.

Apúntate aquí a la newsletter semanal de Ideas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Íñigo Domínguez
Es periodista en EL PAÍS desde 2015. Antes fue corresponsal en Roma para El Correo y Vocento durante casi 15 años. Es autor de Crónicas de la Mafia; su segunda parte, Paletos Salvajes; y otros dos libros de viajes y reportajes.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_