De pasoColumna
i

Tiburón podrido con vodka

Las crisis son un proceso, no un suceso; pero a veces el suceso es tan espectacular que sepulta todo lo demás

Angela Merkel, en una rueda de prensa en Berlín, el pasado 14 de julio.
Angela Merkel, en una rueda de prensa en Berlín, el pasado 14 de julio.MARKUS SCHREIBER/POOL/AFP/Getty Images) / POOL/AFP via Getty Images

Las crisis son un proceso, no un suceso; pero a veces el suceso es tan espectacular que sepulta todo lo demás. Cuando el crash de Lehman Brothers, solía pasarme todas las mañanas por la sede del banco, en pleno corazón de Manhattan, para escribir acerca del desfile de arrogantes ejecutivos que acabaron con su vida laboral metida en una triste caja de cartón. Poco después Islandia se declaró en bancarrota el mismo día que este periódico abría El País Semanal con un título espléndid...