El capitalismo rojo

La pujanza económica de China —ha vuelto a crecer— contrasta con la ausencia de libertades democráticas

En edificio de Huawei de Shanghái (China).
En edificio de Huawei de Shanghái (China).ALEX PLAVEVSKI / EFE

Desde 1989, año de la matanza de Tiananmen, se extendió en China una especie de acuerdo implícito, impuesto por Deng Xiaoping, por el cual una mayoría de ciudadanos consentía el monopolio gubernamental del Partido Comunista Chino (PCCh) a cambio de un aumento progresivo del nivel de vida. Es por ello tan significativa la noticia de que la economía china ha vuelto a la senda del crecimiento en el segundo trimestre del año (3,2% del Producto Interior Bruto): la estabilidad política del gigantesco país depende directamente, más que en otras partes del mundo, de la marcha de su economía....

Más información