El ‘caso Richard Gere’: cómo el activismo político robó a Hollywood a una de sus grandes estrellas

A pesar de haber sido un icono de Hollywood, hace mucho tiempo que el actor no protagoniza un éxito en la gran pantalla. El activismo político y, sobre todo, su implicación en el conflicto del Tíbet son desde hace décadas su prioridad

Richard Gere en una azotea en 1983. Entonces, tras el éxito de 'Oficial y caballero', estaba en lo más alto. Más que en esta foto, incluso.
Richard Gere en una azotea en 1983. Entonces, tras el éxito de 'Oficial y caballero', estaba en lo más alto. Más que en esta foto, incluso.Lynn Goldsmith (Corbis/VCG via Getty Images)

Hoy, sábado, un juez decidirá si Richard Gere declara contra el exministro de Interior italiano Matteo Salvini en el juicio por su actuación en el bloqueo del barco Open Arms. El actor se había ofrecido, porque, como ha ocurrido otras veces, así da visibilidad internacional a los casos que le interesan. No es la primera vez, ni de lejos, que el protagonista de Pretty Woman (1990) se implica políticamente. Por ejemplo, tras iniciar una relación con la española Alejandra Silva –su tercera esposa tras Cindy Crawford y Carey Lowell– su vinculación con España es más estrecha y se ha reunido con el presidente Pedro Sánchez y con la exalcaldesa madrileña Manuela Carmena para solicitar una solución al problema de los sin techo. También ha visitado al presidente mexicano López Obrador y ha criticado a Donald Trump. “Es un idiota”, declaró el actor, que en su momento también tuvo palabras poco amables para los Bush y Reagan por sus políticas en Centroamérica, el apoyo al genocidio guatemalteco de principos de los ochenta o la invasión de Panamá.

Pero ninguna problemática le ocupa tanto tiempo como la del Tíbet. Desde que conoció los campos de refugiados de la zona, Gere trabaja para promover los derechos humanos y la democracia de esta región. El actor es uno de los budistas más famosos de Hollywood e íntimo amigo del Dalai Lama, que fue el primero en conocer y bendecir el primer embarazo de su esposa. “No lo podía mencionar sin antes habérselo dicho a Su Santidad Dalai Lama”, afirmó Silva en sus redes sociales.

Richard Gere con el Dalai Lama en 1987 en Nueva York.
Richard Gere con el Dalai Lama en 1987 en Nueva York.REP/IMAGES (Getty Images)

A pesar de sus éxitos en la gran pantalla, hace mucho tiempo que Gere no protagoniza una película de Hollywood. ¿Los motivos? Dos, principalmente. El más importante, que no lo necesita. Al contrario que otros actores de su generación, como Robert de Niro, Gere tiene una economía saneada, como declaró a The Hollywood Reporter: “No estoy interesado en interpretar a un Jedi marchito en la película del año. Tuve el éxito suficiente en las últimas tres décadas como para permitirme ahora hacer películas más pequeñas”.

El segundo motivo tiene que ver con su activismo en favor del Tíbet, que se remonta a los Oscars de 1993. Al presentar el premio a la mejor dirección artística, en lugar de un texto de 30 segundos sobre cómo los grandes pintores de la historia habrían sido directores artísticos, Gere aprovechó para dirigirse al líder chino Deng Xiaoping. “Qué horrenda, horrenda situación de derechos humanos hay en China”, se lanzó, para seguidamente exhortar al dirigente a que se llevará a sus tropas y sacara a los chinos del Tíbet “para que la gente vuelva a vivir como personas libres e independientes”. El director de la Academia, Gil Cates, montó en cólera. “Que alguien a quien invito a presentar un premio use ese tiempo para postular una creencia política personal, creo que no solo es indignante, es desagradable y deshonesto”, se quejó amargamente. Y añadió: “¿A alguien le importan los comentarios de Richard Gere sobre China?”.

El actor junto a su mujer Alejandra Silva en el festival de cine de Taormina, Italia, en junio de 2016.
El actor junto a su mujer Alejandra Silva en el festival de cine de Taormina, Italia, en junio de 2016.Venturelli (Getty Images)

Le importaba a China, que estaba en plena promoción de Pekín como la sede de los Juegos Olímpicos de 2000. Tener en ese momento a una estrella de Hollywood despotricando sobre uno de sus conflictos más enquistados ante una audiencia millonaria no era su mejor carta de presentación. Finalmente, ganó Sídney.

En 1997, Gere fue apartado de la promoción de El laberinto rojo. “Todos estaban contentos. Y de repente, sin aviso previo, me llamaron para que lo dejara. La productora MGM estaba cerrando un acuerdo comercial con los chinos y estos les dijeron que si se estrenaba la película, no habría acuerdo”. Se paralizó la promoción y el thriller de Jon Avnet pasó sin pena ni gloria. Los tentáculos del boicot chino son tan largos que, en 2008, Fiat tuvo que pedir perdón a China por grabar un anuncio en el que Gere conducía uno de sus coches por el Tíbet.

Richard Gere se ha visto obligado a dar un giro a su carrera, pero el actor es un hombre acostumbrado a los retos. Sus inicios son una sucesión de papeles arriesgados en películas incómodas, como el agresivo Tony de Buscando a Mr. Goodbar o el hermano al borde del incesto en Días de cielo. Cuando empezaba a hacerse un nombre en Hollywood, protagonizó Bent en Broadway, una historia de amor homosexual en un campo de concentración de la que cualquier proyecto de estrella habría huido.

Como huyó John Travolta de American gigolo tras detectar el subtexto homoerótico de la película de Paul Schrader. Algo que no preocupó al director, que siempre había tenido en mente a Gere como el prostituto Julian Kaye. Al contrario que Travolta, Gere no se asustó y fue un paso más allá protagonizando uno de los primeros desnudos integrales de la historia del cine comercial. “Hasta donde yo recuerdo, no estaba en el guion. Sucedió de forma natural mientras rodábamos”, confesó el actor en una entrevista. Aquel papel le convirtió en un sex symbol a su pesar. “Se había convertido, al menos en apariencia, en otra persona: un galán inquietante, perfecto para finales de los sesenta. Gere era un poco Brando, un poco Dean, una bocanada de Clift, y todos, hombres y mujeres, querían llevárselo a casa”, escribió Michael Gross en Esquire.

Richard Gere como Julian Kaye en 'American gigolo'.
Richard Gere como Julian Kaye en 'American gigolo'.

Aquel éxito coincidió con su conversión al budismo y su primera visita a Nepal, de la que volvió transformado. Lo que encontró en aquel viaje físico y espiritual le ayudó a dejar atrás al joven impetuoso que se refugiaba en el alcohol y las drogas, que perdió un papel por pelearse con Sylvester Stallone y enseñó su pene a una reportera del Ladies Home Journal después de que esta le preguntase si era gay y si le molestaba que lo viesen como un objeto sexual. “¿Quieres ver un objeto sexual?”, le respondió mientras se bajaba la bragueta.

Cuando todavía no se había desvanecido el impacto de American Gigolo, llegó Oficial y caballero. Gere aceptó protagonizar la que resultó ser la tercera película más taquillera de 1982 –después de ET y Tootsie– por los 350.000 dólares que le ofrecían. Parecía destinado a ser la estrella incontestable de los ochenta, pero entonces llegaron fracasos como Cotton club, de Francis Ford Coppola, o Atrapados sin salida, que fracasó tan estrepitosamente que el crítico del Washington Post, Paul Attanasio, pidió que Gere no protagonizase otra película. “Este negocio es una montaña rusa. Una vez que subes, no puedes bajarte y hay muchos picos y valles. Cuando llegas al valle, a los vampiros les gusta machacarte. Pero tan pronto como ganas dinero, vuelven a aparecer, tan amables como antes”, reconoció el actor en sus inicios.

Richard Gere y Julia Roberts en una escena de 'Pretty Woman' (1990).
Richard Gere y Julia Roberts en una escena de 'Pretty Woman' (1990).Hulton Archive (Getty Images)

Su carrera estaba en su punto más bajo cuando reapareció en Asuntos sucios interpretando por primera vez al antagonista de la película. La crítica se rindió ante el nuevo y maduro Gere, que realmente era el mismo al que había odiado apenas un par de años antes, pero con las sienes plateadas. Después llegó Pretty woman y los noventa fueron suyos. Se mantuvo en primera fila con pelotazos como Novia a la fuga, trabajó con Robert Altman y no tuvo problema en ceder el papel de guapo a Olivier Martinez en Infiel o bailar en Chicago. Desde entonces, y casi dos décadas después, Richard Gere no ha vuelto a protagonizar ningún éxito rotundo, pero ha cosechado las mejores críticas de su carrera con películas discretas como Norman: el hombre que lo conseguía todo o La cena.

Al Gere que pasados los setenta se reinventa de nuevo le interesa más que el foco se centre en su trabajo solidario.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS