Moda hombre

Así son, hablan y visten los jóvenes que están transformando Estados Unidos

Las armas de fuego, el activismo medioambiental o los debates sociales sobre el género o la exclusión articulan la nueva plataforma CK1, promovida por la firma de moda Calvin Klein

Juan Paul Florez Vasquez nació en México y emigró a California. Sueña con ser cineasta. Aquí posa para CK1 en El Paso (Texas), donde reside.
Juan Paul Florez Vasquez nació en México y emigró a California. Sueña con ser cineasta. Aquí posa para CK1 en El Paso (Texas), donde reside.Calvin Klein

“Aunque somos jóvenes sabemos que es crucial formar parte de un movimiento en el que creamos”, dice Chris Gomez desde Coral Springs, Florida. A los 18 años, este joven es un activista para limitar el uso de armas. El origen de su compromiso se remite a 2018, al tiroteo sucedido en la escuela secundaria Stoneman Douglas, una masacre que originó 17 muertos y que conmovió al mundo. “Nos han prometido un futuro mejor durante mucho tiempo. Ahora queremos más”, explica ahora desde el vídeo que protagoniza en one future #ckone, un proyecto con el que Calvin Klein y su línea CK One quieren dar voz a los jóvenes que están cambiando el mundo a través de CK1, su nueva plataforma.

Gomez es uno de los doce talentos, activistas, creadores y voces diversas representados en esta campaña que da forma al cambio generacional en Estados Unidos. No es casualidad que muchos de ellos hayan accedido al voto por primera vez en las recientes elecciones presidenciales del país americano; en una generación concienciada con la transformación social, el voto es una herramienta directa, tal y como afirma otro de los entrevistados, el estilista neoyorquino Alex Arauz.

A lo largo de doce vídeos y otros tanto fotorreportajes tomados directamente en sus lugares de origen, la campaña busca talentos y voces anónimas que huyen de la obsesión por la celebridad. El trompetista Brandon Woody (Baltimore), la activista medioambiental Quannah Chasinghorse Potts (Alaska) o el granjero Jason Mitchell no son personas con millones de seguidores ni cuidadas estrategias de márketing, sino jóvenes que representan la pluralidad de una generación que huye tanto de las etiquetas como de la apatía que se le suele atribuir a la generación Z. “Solo porque nadie a tu alrededor esté haciendo algo, no significa que tú tampoco debas”, explica Destiny Battista, una joven de ascendencia puertorriqueña nacida en Brooklyn y que querría ser rapera, pero de momento estudia administración y trabaja a tiempo parcial en una cadena de comida rápida.

Al igual que ella, el resto de seleccionados inauguran con sus voces un proyecto de activismo que tendrá continuidad en Calvin Klein y que además da nuevas alas a CK ONE, una línea que desde hace más de 25 años ha reflejado las inquietudes de la juventud y sus transformaciones. One future #ckone subraya la infinita variedad de la identidad contemporánea y se posiciona en distintos conflictos raciales, de identidad de género, de clase y de orientación sexual. No es un planteamiento nacido de la nada; ya en los años noventa la primera fragancia de la línea fue todo un hito de la perfumería unisex que remitía además a las prendas prácticas, fácilmente combinables y sin género propias de la tradición urbana estadounidense: camisetas, sudaderas, vaqueros y camisas sencillas de algodón que huyen de categorías marcadas y de la obsesión por el estatus.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Lo más visto en...

Top 50