_
_
_
_

Lady Margarita Armstrong-Jones, única nieta de la princesa Margarita, incipiente fotógrafa y joyera

La joven de 21 años ha concedido una entrevista donde se da a conocer en sociedad y cuenta que lleva una vida tranquila en París, donde estudia las dos pasiones que le vienen de sus abuelos, lejos de la familia real británica

El País
Lady Margarita Armstrong-Jones
Lady Margarita Armstrong-Jones, única nieta de la princesa Margarita, en la portada de la revista Tatler de este jueves.Luc Braquet

En 1951, el prestigioso fotógrafo y director artístico Cecil Beaton fotografió a la princesa Margarita, hermana de Isabel II, vestida de Dior como celebración de su vigésimo primer cumpleaños. 72 años después es su única nieta, lady Margarita Armstrong-Jones, la que posa para la portada de la revista británica Tatler para celebrar que el 14 de mayo cumplirá los 21. Pese a su herencia y linaje —es la hija de David, hijo de la princesa Margarita y segundo conde de Snowdon, y de Serena, condesa de Snowdon, y, por tanto, vigesimosexta en la línea de sucesión al trono— lady Margarita Armstrong-Jones, aunque muy vinculada a la familia real, vive una vida tranquila en París, donde comparte piso en la zona de la Bastilla y estudia alta joyería en la prestigiosa Haute École de Joaillerie, unos estudios que compagina con su interés por la fotografía. “Probablemente, la fotografía me viene de mi abuelo y las joyas de mi abuela”, reflexiona en la publicación.

Su abuelo era Anthony Armstrong-Jones, lord Snowdon, reconocido fotógrafo que publicaba sus retratos en medios como Vogue o, precisamente, Tatler, y que contrajo matrimonio con la princesa Margarita el 6 de mayo de 1960. Durante los llamados swinging sixties (los felices años sesenta) ambos alternaron con actores, artistas y estrellas de la música pop. También cometieron numerosas infidelidades y protagonizaron varios escándalos. El matrimonio duró 18 años. El tiempo, sin embargo, ha querido olvidar los gritos, portazos y titulares de periódicos y quedarse con el halo de glamur que despertaba la pareja. Cuando lady Margarita era pequeña, recuerda a su abuelo tomando fotografías familiares: “Nos hacía retratos. Siempre tenía cámaras increíbles. Sus fondos siempre eran sencillos y te dejaba ser tú mismo. Siempre usaba el mismo color, así que ese se convirtió en su estilo. La iluminación, como diría cualquier fotógrafo, es lo más importante. Realmente capturaba el carácter de las personas. Definitivamente, es una inspiración”, confiesa su nieta en Tatler.

Pese a compartir nombre, lady Margarita no llegó a conocer nunca a su abuela. La princesa Margarita murió en febrero de 2002, seguida por la reina Isabel, la reina madre, en marzo del mismo año; un mes después y con el nombre de ambas nació Margarita Elizabeth Rose Alleyne Armstrong-Jones. En la publicación, destacan que lady Margarita posee “la mirada inquisitiva de su abuela”. También que es una persona “artística, divertida y autocrítica” que prefiere el anonimato a los focos, prueba de ello es su tranquila vida fuera de Inglaterra y su ausencia de cuentas en redes sociales. Sobre su abuela, lady Margarita reconoce que “es una gran influencia” puesto que “ella misma era muy creativa”. De su abuela destaca su interés por el mundo de la moda y la alta joyería. La princesa compró la tiara de su boda en una subasta y una vez diseñó un collar de coral y diamantes. Su nieta comparte esas excentricidades: “No me gusta nada hecho en fábrica o muy perfecto. Me gustan las cosas con personalidad”.

Desde su infancia ha estado presente en algunos de los eventos más importantes de la monarquía británica: a los ocho años, hace 12, fue una de las pequeñas damas de honor que se encargaron de acompañar a Kate Middleton al altar con el príncipe Guillermo, e incluso salió a saludar al balcón del palacio de Buckingham. También ha pasado muchas navidades en Sandringham, como manda la tradición. Yasistió al funeral del duque de Edimburgo y, por supuesto, al de su tía abuela, Isabel II.

En la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton, Margarita Armstrong-Jones (a la derecha) fue una de las damas de honor, junto a  Grace Van Cutsem (a la izquierda).
En la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton, Margarita Armstrong-Jones (a la derecha) fue una de las damas de honor, junto a Grace Van Cutsem (a la izquierda).Mark Cuthbert (UK Press via Getty)

La joven ha estudiado en las más prestigiosas escuelas privadas en Londres, como la Garden House, en el barrio de Chelsea, el internado católico Saint Mary’s Ascot o Tudor Hall. En esta última cursó clases de fotografía, historia del arte o diseño de joyas. Finalmente, tras finalizar la enseñanza escolar, se marchó a Oxford, donde también cursó distintas disciplinas artísticas como cerámica o acuarela. En septiembre de 2022, se mudó a París, donde reside actualmente.


Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_