El refugio secreto de Amber Heard: un pueblo de 1.300 habitantes en el corazón de Mallorca

Bajo un significativo pseudónimo, la actriz vive desde hace meses lejos de la vida pública en Costitx, una localidad mallorquina a la que se ha trasladado junto a su hija y su pareja tras el juicio contra Johnny Depp. Los vecinos aseguran que es habitual verla en el parque, por la calle o comprando en establecimientos locales

Amber Heard, en un evento de moda en Los Ángeles, California, en 2019.
Amber Heard, en un evento de moda en Los Ángeles, California, en 2019.Kurt Krieger - Corbis (Corbis via Getty Images)

El nombre de Costitx no suele aparecer en las guías de localidades más destacadas de Mallorca porque no tiene lo que buscan la mayoría de los turistas extranjeros que llegan a estos lares: playas y calas. Es un pueblo tranquilo del plà, la zona ubicada en el corazón de la isla, donde la consabida discreción mallorquina se despliega en toda su plenitud. Casas bajas de piedra, tiendas tradicionales y bares de toda la vida en este municipio de apenas 1.300 habitantes en el que un perfil como el de Amber Heard no destaca entre los miles de extranjeros que colonizan diariamente las calles de las localidades más turísticas de la mayor de las Baleares. La actriz se disfraza como una visitante más en un océano de turistas de habla inglesa.

Quizás por eso ha escogido este pueblo para refugiarse de miradas extrañas y recomponerse anímicamente del juicio que le enfrentó a su exmarido, el actor Johnny Depp, en un largo y mediático proceso por difamación tras un artículo publicado en The Washington Post en el que ella se describía como una persona representativa de las víctimas de maltrato, aunque sin citar a su exmarido. En el veredicto resultó perdedora y fue condenada a pagar 10,35 millones de dólares (la misma cantidad en euros) a su expareja, mientras el actor fue sentenciado a abonarle dos millones de dólares a ella. El proceso judicial, en el que se expusieron los detalles más íntimos de su relación, se prolongó desde abril hasta junio y se pudo seguir en directo a través de la televisión. Fue escrutado hasta el extremo en las redes sociales, donde día sí y día también Heard o elementos clave de sus relatos en la sala se convertían en trending topic. Tras la sentencia, la actriz ofreció una entrevista en un programa de la NBC para reafirmar que mantendrá “hasta la muerte” lo que declaró en el juzgado y después desapareció completamente del radar público. Sus redes sociales enmudecieron el 1 de junio, cuando se confesó “decepcionada” con el veredicto del jurado. Desde entonces no había publicado nada. Hasta ahora.

Estos días, el rastro de Heard emerge en esta pequeña localidad del centro de Mallorca, donde vive con su hija Oonagh Paige, nacida en abril de 2021 mediante un vientre de alquiler, y su pareja, la fotógrafa de cine Bianca Butti. Allí, según cuentan los vecinos, lleva instalada desde principios de verano en una casa alquilada a la familia de la que fuera una todopoderosa figura política, la expresidenta del Parlamento regional, María Antònia Munar, condenada a 14 años de cárcel por diversos casos de corrupción. La vivienda está ubicada en el centro de la localidad y de ella se ve salir habitualmente a la actriz y a su pareja llevando a su hija en un portabebés, otras veces en un carrito o cargando con las bolsas de la compra realizada en alguna tienda cercana.

“La he tenido al lado un par de veces, pero no sabía quién era hasta que me lo dijeron. Va muy normalita por la calle y no se esconde en ningún momento”, cuenta un joven vecino del pueblo que se ha encontrado con ella en algunas ocasiones. Las salidas de Heard son las mismas que las de cualquier familia con un niño que viva en Costitx: visitas a la plaza donde están los columpios, paseos por las calles y algunas compras en establecimientos del lugar. Una vida tranquila.

“Pasea con su hija y va al parque. Lleva una vida muy normal de pueblo, como si fuera una autóctona”, comenta otro vecino, que relata que la intérprete de Aquaman reside en Costitx desde hace al menos dos meses y tiene la intención de quedarse a vivir allí al menos durante un tiempo. Su rastro de la escena pública se perdió a principios de junio después de que se notificara la sentencia, mientras los vecinos la ubican en el pueblo desde julio.

Medios internacionales, como TMZ, ya han publicado algunas instantáneas en las que se puede ver a la actriz, acompañada de su pareja y de su hija, en la plaza de la localidad, divirtiéndose en los columpios. En otra serie de fotografías aparecen paseando por las calles junto a otra pareja de amigos. Diario de Mallorca publicó la semana pasada una imagen tomada el viernes en la que se ve a la intérprete paseando y portando a su hija en la espalda. Según esta información, la actriz ha adoptado una nueva identidad para pasar desapercibida y se hace llamar Martha Jane Cannary, la exploradora estadounidense del siglo XVIII que se escondía detrás del apelativo de Calamity Jane, que luchó contra los indios americanos en el Oeste. Un nombre que podría haber asumido como metáfora de su conflicto con Depp, que siempre ha reivindicado su ascendencia cherokee.

Si se rastrea en perfil de Instagram de la actriz, con más de cinco millones de seguidores, se puede encontrar alguna pequeña pista de su relación con la isla en el pasado. El 14 de enero publicó una primera foto que ella misma ubica en Madrid, pero en realidad se trata de un callejón del centro de Palma, algo que se puede comprobar por el nombre del local que se ve al fondo de la imagen. 10 días más tarde publicó otra fotografía, sin ubicar, en la que animaba a sus seguidores y que está tomada en otra pequeña plazoleta del centro histórico de la capital balear, muy cerca de la catedral.

La presencia de la actriz en Mallorca ha tardado semanas en ser detectada y así puede continuar si decide diluirse entre la colonia de visitantes que cada día salen a explorar los rincones más reseñados en las guías sobre la isla.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS