Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenan a tres años de cárcel a María Antonia Munar por cobrar un soborno

La expresidenta del Parlamento balear tendrá que hacer frente a una multa de seis millones de euros

Munar, a su salida de la Audiencia de Palma de Mallorca. Ampliar foto
Munar, a su salida de la Audiencia de Palma de Mallorca.

La expresidenta del Parlamento de Baleares María Antonia Munar ha sido condenada a tres años de prisión por el cobro de más de dos millones de euros de un soborno a cambio de adjudicar el mayor solar edificable de Palma a la empresa Sacresa. La sentencia, dictada por la Audiencia Provincial de Baleares, considera a Munar responsable de un delito de cohecho al apreciar que la expresidenta de Unió Mallorquina se quedó con parte del un soborno de cuatro millones de euros a cambio de licitar el terreno de Can Domenge. El tribunal le impone el pago de una multa de seis millones de euros y la inhabilitación para empleo o cargo público durante ocho años y tres meses.

La sentencia ha sido dictada por la presidenta del tribunal del jurado, Rocío Martín, después del juicio celebrado hace dos semanas que sentó en el banquillo a Munar y otras cuatro personas acusadas de un delito de cohecho. El jurado consideró culpable a la expresidenta del Consell de Mallorca y no le apreció ninguna circunstancia atenuante para aminorar la pena solicitada por la fiscalía anticorrupción, que pedía para ella cuatro años de cárcel.

La sentencia dictada ahora recoge los hechos considerados probados por el jurado y tampoco aprecia circunstancias atenuantes, aunque tiene en cuenta determinados hechos individuales para imponer la pena de tres años a Munar. Junto a ella, ha sido condenado el que fuera vicepresidente del Consell de Mallorca, Miquel Nadal, que tendrá que cumplir un año y 10 meses de prisión, así como el exconseller insular de Territorio Bartomeu Vicens, quien ha sido sentenciado a un año y medio de cárcel.

El dictamen reprocha a la exlíder regionalista haber conculcado "cualquier confianza ciudadana" tras exigir el soborno y apela a la "posición de control y supervisión" que la entonces presidenta del Consell tenía sobre el proceso de adjudicación. Por eso, la jueza considera que Munar debe recibir un mayor reproche penal que sus subordinados. "La señora Munar era presidenta del Consell de Mallorca, siendo que esta condición no puede penarse igual que si hubiera realizado el hecho un funcionario orgánicamente inferior", reza la sentencia.

El fallo recoge los hechos considerados probados por el jurado y no aprecia circunstancias atenuantes, rechazando la petición de su defensa que solicitaba una rebaja por confesión, reparación del daño y dilaciones indebidas. La jueza considera que, a pesar de que la condenada reconoció su participación en los hechos, durante el interrogatorio "no aclaró nada más allá de lo que había reconocido" frente al resto de acusados que narraron con numerosos detalles como se sucedieron los hechos.

La magistrada también cree que los 150.000 euros que Munar consignó en la Audiencia Provincial con la intención de reparar el daño no representan un esfuerzo "relevante", ya que el jurado consideró probado que se apropió de más de dos millones de euros del soborno que ascendía a cuatro millones. Tampoco aprecia la atenuante de dilaciones indebidas, argumentando que el tiempo transcurrido desde el inicio del procedimiento en 2013 hasta su finalización con el juicio "es razonable".

A pesar de que el fallo no recoge las circunstancias atenuantes solicitadas por la defensa de Munar, la magistrada ha tenido en cuenta todas estas acciones llevadas a cabo por la expolítica y por eso le impone la pena de tres años de prisión, frente a los cuatro que solicitaban los fiscales anticorrupción Juan Carrau y Ana Lamas.

Tanto Nadal como Vicens tendrán que pagar multas, de tres y dos millones de euros respectivamente. El empresario que pagó el soborno, Román Sanahúja, ha sido condenado a nueve meses de cárcel y multa de 18.750 euros mientras que el jubilado que actuó de intermediario en la operación, Miquel Llinás, tendrá que cumplir ocho meses de prisión y abonar una multa de 900 euros. Todos han sido condenados como cómplices del soborno.

La sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la sala civil y penal de Tribunal Superior de Justicia de Baleares. María Antonia Munar cumple 11 años por sentencias firmes en la cárcel de Palma, cinco años y medio por el caso Maquillaje y seis años por el caso Can Domenge, que juzgó el concurso público para adjudicar este solar.

Más información