La emoción y la rabia de Matthew McConaughey al hablar en la Casa Blanca de las víctimas de su Uvalde natal

El actor ha exigido a los políticos estadounidenses que aprueben medidas para evitar más matanzas: “Con lo dividido que está nuestro país, el tema de la responsabilidad de las armas es uno en el que estamos todos de acuerdo”

El actor Matthew McConaughey, durante su emocionado discurso el martes en la Casa Blanca (Washington). Foto: KEVIN LAMARQUE (REUTERS) | Vídeo: EPV

A Matthew McConaughey, la matanza en la escuela de primaria de Uvalde, en la que murieron 21 personas, le he tocado muy de cerca. Fue en esta localidad texana donde nació el oscarizado actor hace 52 años, y adonde regresó la semana pasada para hablar con los familiares de las víctimas del tirador Salvador Ramos. Un terrible suceso contra el que ya alzó la voz en sus redes sociales y también en un periódico texano, y que este martes le ha llevado hasta la Casa Blanca, en Washington, para pedir más responsabilidad con las armas. “Estamos en una ventana de oportunidad en este momento en la que no habíamos estado antes, una ventana en la que parece que un cambio real, un cambio real puede suceder”, dijo McConaughey a los periodistas, ante los que fue presentado por la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, como alguien que posee armas.

Durante su comparecencia, en la que se mezclaba la emoción y la rabia, recordó a algunos de los menores que fueron asesinados mientras estaban en la escuela el pasado 24 de mayo. McConaughey quiso homenajear a las víctimas desde el estrado de la Casa Blanca. Así, mostró un dibujo colorido hecho por Alithia Ramírez, una niña de 10 años que quería asistir a la escuela de arte en París algún día. También habló de los sueños de Maite Rodríguez de ser bióloga marina, y señaló un par de zapatillas Converse verdes que sostenía su esposa, Camila Alves, y que pertenecían a la menor. “Unas Converse verdes con un corazón en el dedo del pie derecho”, dijo McConaughey. “Son las mismas Converse verdes en sus pies que resultaron ser la única evidencia clara que podría identificarla después del tiroteo”. “¿Qué me dicen de eso?”, se preguntó, golpeando el atril de la sala de prensa.

Antes de su discurso ante los medios de comunicación, el intérprete estuvo reunido brevemente con el presidente Joe Biden y con miembros del Congreso estadounidense. Legisladores, víctimas de disparos y defensores de leyes de armas más estrictas, entre los que se cuenta el actor, hablaron en Washington el martes a favor de la legislación para reducir la epidemia de tiroteos masivos. El intérprete, con su visita a la Casa Blanca, cumplía el mensaje que le transmitieron las familias de que la pérdida de sus seres queridos no cayera en saco roto. . “Quieren que los sueños de sus hijos sigan vivos”, señaló el actor.

“Consolamos a mucha gente”, contó sobre su estancia en su ciudad natal. “¿Y saben lo que decían todos? ‘Queremos escuelas seguras y fuera de peligro y queremos leyes sobre armas que no faciliten que los malos obtengan estas malditas armas”. “Necesitamos invertir en atención de la salud mental. Necesitamos escuelas más seguras”, insistió McConaughey. “Necesitamos restaurar nuestros valores estadounidenses y necesitamos una posesión responsable de armas”. “Necesitamos verificaciones de antecedentes”, continuó. “Necesitamos aumentar a 21 años la edad mínima para comprar un rifle AR-15″. En su opinión, ser un propietario responsable de un arma y la regulación de su acceso no está en contradicción con el respeto a la Segunda Enmienda de la Constitución, la que protege el derecho a portar armas.

Camila Alves McConaughey escucha emocionada las palabras de su marido mientras sostiene unas zapatillas Converse verdes, calzado que era de la fallecida Maite Yuleana Rodríguez, de 10 años.
Camila Alves McConaughey escucha emocionada las palabras de su marido mientras sostiene unas zapatillas Converse verdes, calzado que era de la fallecida Maite Yuleana Rodríguez, de 10 años.Susan Walsh (AP)

McConaughey, quien ganó un Oscar al mejor actor en 2014 por la película Dallas Buyers Club, y coqueteó con la idea de postularse para gobernador de Texas (algo que finalmente descartó a pesar de que algunas encuestas le eran favorables), dijo que la cuestión de las armas debería ser un “asunto no partidista”. “Con lo dividido que está nuestro país, el tema de la responsabilidad de las armas es uno en el que estamos todos de acuerdo”, aseguró. “No hay algo demócrata o republicano en un solo acto de estos pistoleros”, dijo.

“¿Pueden ambas partes ver más allá del problema político y admitir que tenemos un problema de preservación de la vida?”, enfatizó lanzando una pregunta al aire dirigida a los políticos estadounidenses, que parecen no ponerse de acuerdo sobre cómo lidiar con la violencia armada y la posesión de armas.

La Casa Blanca afirmó, por su parte, que el presidente Biden simplemente tiene por objetivo que se apruebe algún tipo de legislación, incluso si no se puede llegar a un acuerdo sobre prohibir los rifles de asalto, mientras el Congreso debate la legislación federal sobre armas después de más de una década de inacción sobre el tema. El impulso renovado para enfrentar la violencia armada se produce después de una serie de tiroteos masivos en todo el país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS