El actor Matthew McConaughey no se postulará para el Gobierno de Texas

El ganador del Oscar, que lidera los sondeos rumbo a los comicios de 2022, había jugado con la idea de irrumpir en política para desbancar al gobernador Gregg Abbott

El actor Matthew McConaughey, en una promoción para incentivar el uso de la mascarilla.
El actor Matthew McConaughey, en una promoción para incentivar el uso de la mascarilla.TWITTER/@MCCONAUGHEY (Reuters)

Matthew McConaughey ha terminado por fin con meses de especulaciones. El oscarizado actor ha informado en la tarde del domingo que no se postulará para el cargo de gobernador de su Estado, Texas. Su eventual entrada a la política había calentado la contienda en uno de los bastiones republicanos más importantes en juego en los comicios de noviembre de 2022. “Como un niño sencillo de Uvalde, nunca se me ocurrió que algún día se me pudiera considerar para ser un líder político. Es un camino digno y muy inspirador. Es también un camino que he elegido no tomar este momento”, ha anunciado McConaughey en uno de sus populares vídeos.

El actor asegura que seguirá ayudando a los empresarios, negocios y fundaciones que están creando los nuevos liderazgos que su país necesita y a organizaciones “que puedan servir y construir confianza al mismo tiempo en que generan prosperidad. ¡Ese es el sueño americano!”, ha añadido. “Y los políticos, bueno, los buenos nos ayudan a llegar adonde debemos ir, pero seamos honestos: no pueden hacer nada por nosotros a menos que nosotros decidamos hacerlo por nosotros mismos”, sentencia el protagonista de El lobo de Wall Street.

Durante meses, McConaughey publicó en las redes sociales vídeos como el de esta noche. Son mensajes cuidadosamente fabricados para apelar a una audiencia de un país altamente polarizado. El personaje habla con dos banderas a sus espaldas. Del lado derecho tiene la de Texas y del izquierdo la de Estados Unidos. Entre ellas hay decenas de ejemplares de Greenlights (Luces Verdes), una autobiografía que se ha convertido en un éxito de ventas con su mezcla de entradas de sus diarios juveniles, anécdotas de su vida como estrella de cine y fragmentos de literatura de superación personal.

“Había barajado presentarme como candidato a gobernar Texas. He estado escuchando, aprendiendo, midiendo. He estudiado la política de Texas y la de Estados Unidos”, considera McConaughey, quien afirma haber aprendido mucho sobre esto en los últimos meses. “Tenemos problemas que necesitamos arreglar, la política necesita nuevos objetivos. Necesitamos curar nuestras divisiones, tener más confianza en nuestras vidas. Debemos recuperar nuestros valores compartidos, esos que construyen puentes en lugar de quemarlos”, ha afirmado el actor en ese tono perfeccionado desde hace meses.

Existían indicios de que el experimento podía dar resultados. Una encuesta publicada la semana pasada por el diario Dallas Morning News colocaba a McConaughey a la cabeza rumbo a las elecciones del martes 8 de noviembre de 2022. El sondeo lo situaba, con un 43% de intención de voto, ocho puntos por delante del republicano Gregg Abbott, quien busca su tercer mandato en Texas, un Estado que no ha sido gobernado por un político demócrata desde 1995. Al no entrar en la contienda, el actor deja en solitario al fenómeno local Beto O’Rourke como el único candidato con posibilidades para desbancar al mandatario. O’Rourke, excongresista de El Paso, confirmó recientemente que entra en la contienda.

McConaughey provocó un pequeño sismo entre los progresistas, entre ellos los de Hollywood, adonde pertenece, cuando pidió un voto de confianza por Donald Trump cuando el republicano acababa de llegar a la Casa Blanca. Después de cuatro años de esa Administración, que aumentó la brecha entre demócratas y republicanos, McConaughey prefirió cultivar un perfil centrista. En marzo, en un podcast, confirmó abiertamente sus intenciones de irrumpir en la carrera de gobernador.

“Creo que tengo algunas cosas para enseñar y compartir. ¿Cuál es mi categoría en el próximo capítulo de mi vida al que voy a entrar?”, se preguntó en The Balanced Voice. Esta noche finalmente ha respondido a una pregunta que estuvo flotando durante más de un semestre. La respuesta, en resumen, es que no habrá carrera política. Esto es solo por el momento. “Los grandes líderes sirven a los demás”, ha dicho. Sin importar dónde están, ha agregado.

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS