El retrato oficial más personal de Isabel II por su Jubileo de Platino la muestra más como bisabuela que como reina

La monarca británica ha sido fotografiada en Windsor, su castillo favorito, en una imagen difundida el primer día de los festejos por sus 70 años en el trono

El nuevo retrato de Isabel II con motivo del Jubileo de Platino, donde posa frente al castillo de Windsor, difundido el 1 de junio de 2022.
El nuevo retrato de Isabel II con motivo del Jubileo de Platino, donde posa frente al castillo de Windsor, difundido el 1 de junio de 2022.ROYAL HOUSEHOLD/RANALD MACKECHNI (via REUTERS)

Sentada ante una ventana, sonriendo, sin corona, cetro, túnica, condecoraciones ni nada parecido, como en otros retratos del Jubileo. Esta vez, para el retrato oficial que ha distribuido este jueves el palacio de Buckingham de Isabel II con motivo de su Jubileo de Platino, la reina aparece con una media sonrisa, vestida de azul, con collar de perlas, las manos en el regazo (en las que se aprecian su reloj y su anillo de compromiso, el que le regaló hace más de 75 años el ya difunto Felipe de Edimburgo) y con una de las torres del castillo de Windsor al fondo. Con esta imagen empiezan las celebraciones de sus 70 años en el trono, cuyos festejos arrancan este jueves y traerán cuatro días de jolgorio, pasacalles y conciertos por todo el Reino Unido —y por la Mancomunidad de Naciones— que harán olvidar todas las crisis a las que se enfrenta el país.

El retrato oficial de Isabel II dista mucho de otros publicados anteriormente, donde se la podía ver con el peso de la corona, más seria quizá, más como si su efigie buscara ilustrar un sello o el reverso de una moneda. Esta vez, la Isabel que se refleja en el retrato es más Lilibet que Elizabeth, Regina (como firma sus documentos oficiales), más humana, más abuela (de ocho nietos) y más bisabuela (de 12 bisnietos). También sus 96 años, cumplidos el pasado mes de abril, es probable que hayan ayudado en parte a dulcificar esa imagen.

Fue hace apenas una semana cuando se tomó la foto, el pasado 25 de mayo. En ella, además de la reina, obviamente, el protagonista es el escenario: Windsor. Esta vez Isabel II no se ha sentido obligada a posar en Buckingham, su fría residencia oficial de Londres, sino que ha optado por sonreír a la cámara en el que siempre ha sido su hogar. Ese inmenso castillo situado a una hora de la capital británica fue donde se refugió cuando era niña en la II Guerra Mundial y también en la pandemia, y allí es donde ya se ha asentado, haciendo del paraje su cuartel general.

El retrato ha sido tomado por Ranald Mackechnie, que ya fotografió a la reina en otra de sus imágenes icónicas de los últimos años: en enero de 2020 posó junto a su hijo mayor, Carlos, su nieto Guillermo y el hijo mayor de este, Jorge, es decir, los tres hombres que previsiblemente la sucederán en el trono británico. En sus perfiles sociales, Mackechnie se ha mostrado “encantado” con el encargo. “Si mi padre todavía estuviera por aquí creo que esto le habría terminado de convencer de que no cometí un inmenso error eligiendo la fotografía como profesión”, escribía.

Junto a la imagen, la monarca también ha querido enviar un mensaje a su pueblo. “Gracias a todos aquellos que se han involucrado para convocar a comunidades, familias, vecinos y amigos para conmemorar mi Jubileo de Platino, en el Reino Unido y en toda la Mancomunidad de Naciones. Soy consciente de que esta ocasión festiva ayudará a crear muchos recuerdos felices. Me sigue inspirando la buena voluntad que se me ha mostrado, y espero que los días venideros sean una oportunidad para reflexionar en todo lo que hemos alcanzado durante los últimos setenta años, a la vez que miramos el futuro con confianza y entusiasmo”, ha escrito, para después firmar Elizabeth R.

Este es el segundo retrato de la reina con motivo de sus 70 años en el trono, puesto que el pasado 6 de febrero, el día exacto en el que se conmemoraba el aniversario de su ascensión al trono, compartió otro. Vestida de verde, Isabel II posaba en uno de los salones de su residencia de Sandringham (donde suele pasar la Navidad y el mes de enero) y se la veía junto a una de las cajas rojas en las que guarda documentos oficiales.

Sobre la firma

María Porcel

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, es Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País, lleva más de una década vinculada a EL PAÍS. Ha pasado por Cadena Ser, SModa y El HuffPost, donde implementó la estrategia de Redes Sociales y trabajó en la sección de Tendencias. También ha escrito para Vanidad, Business Insider o Marie Claire.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS