Cantantes

Britney Spears exige ante el juez que su padre deje de ser su tutor legal 13 años después

La cantante pide Jodi Montgomery, que ya toma decisiones sobre la artista relacionadas con su vida personal, sea quien controle también sus finanzas y su carrera profesional

Una mujer sostiene un abanico en apoyo a Britney Spears donde se lee el lema 'Free Britney', 'Liberad a Britney', en Los Ángeles, California, el 17 de marzo de 2021.
Una mujer sostiene un abanico en apoyo a Britney Spears donde se lee el lema 'Free Britney', 'Liberad a Britney', en Los Ángeles, California, el 17 de marzo de 2021.MARIO ANZUONI / Reuters

Britney Spears, a sus 39 años, lleva un tercio de su vida bajo el control de su padre. Desde el año 2008, hace ya 13, Jamie Spears es el tutor legal de la artista, lo que le permite controlar desde sus finanzas hasta sus movimientos o su carrera profesional. Sin embargo, son cada vez más las voces alrededor de la cantante que piden que ese control acabe de una vez por todas y que ella, o alguien de su confianza, sea quien tome las riendas. Y ahora ha sido la propia Spears la que se ha pronunciado al respecto.

La cantante ha hecho su petición a través de su abogado. La tarde del martes este exigió ante el Tribunal Superior de Justicia de Los Ángeles, California, que es quien lleva el caso, que Jamie Spears deje de ser la persona que tiene su custodia legal. La artista quiere que su tutora sea Jodi Montgomery, una administradora que en ocasiones, a causa de los problemas de salud que su padre sufrió en septiembre de 2019, ha gestionado su tutorización al completo. Desde aquel septiembre de 2019, cuando empezó a intervenir en su custodia, Montgomery tiene el control sobre las decisiones personales de la artista, mientras que Jamie Spears lo tiene sobre las propiedades de la vocalista.

Más información

El abogado de la artista cita una orden de octubre de 2014 en su petición ante los jueces, que ha obtenido la cadena CNN, donde se dice que Spears sufre “una incapacidad para dar su consentimiento a cualquier forma de tratamiento médico”, y que por ello quiere que Montgomery obtenga su tutoría al 100%. En la demanda, se explica que Montgomery tendría la capacidad de tomar decisiones médicas concernientes a Spears, y que además podía “restringir y limitar a visitantes por cualquier motivo”, a excepción del abogado de la artista, y que puede “contratar a cuidadores y guardias de seguridad” en su nombre. Decisiones que hasta ahora toma Jamie Spears. Según el medio estadounidense TMZ, la cantante se siente cómoda y tranquila con las decisiones que está tomando Jodi Montgomery y por eso quiere ampliar su radio de acción, y parece que Jamie Spears estaría de acuerdo con ese traspaso de poderes.

Jamie Spears, el padre de Britney Spears y, a la derecha, la cantante.
Jamie Spears, el padre de Britney Spears y, a la derecha, la cantante.AP

El pasado noviembre Spears tomó una decisión drástica y dio a conocer —nunca de forma directa, sino a través de sus representantes legales— que si su padre no dejaba de ser su tutor, ella abandonaría la actuación de forma permanente. Un paso adelante en una mujer que ha permanecido casi 15 años prácticamente en silencio mientras era su padre quien tomaba las decisiones legales, financieras, profesionales y personales más importantes de su vida.

Spears no lucha para evitar ser tutelada; de hecho, su abogado ha declarado en alguna ocasión que sus capacidades no están al 100% y llegó a compararlas, con cautela y aclaraciones, con las de una persona en coma. Lo único que desea la cantante de Toxic es que su padre no tenga que ser la persona que tenga todo ese poder. Ya lo pidió en agosto del año pasado y ahora se reitera, con más poder si cabe, por dos cuestiones: porque su juicio volvió a ser revisado a mediados del pasado febrero y porque un poderoso documental realizado por The New York Times con multitud de testimonios (pero no el la artista ni el de su familia) dejaban ver que el padre de Spears no era la persona adecuada para gestionar la fortuna de una mujer que, pese a estar tutelada, sigue trabajando y posee una fortuna estimada en 200 millones de euros.

El pasado febrero, tras la vista de revisión del caso, los jueces le dieron una cierta alegría a la cantante cuando le negaron a su progenitor que se quedara con el 100% de su custodia. Tendrá que compartirla con el fondo privado Bessemer Trust, que Spears designó hace unos años, como dictó la jueza Brenda Penny. Habrá que esperar a la próxima vista, que se celebrará el 27 de abril, para saber del estado de la custodia de quien en los años noventa fue una de las estrellas más brillantes del mundo del espectáculo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50