Familia Real

Cristina Borbón-Dos Sicilias, la mujer que une a la familia del Rey

La hija del infante Carlos mantiene una estrecha relación con todos pese a los tiempos convulsos que atraviesan. Ella se pasea con Urdangarin y su marido es amigo de Felipe VI

Iñaki Urdangarin, de compras acompañado por Cristina de Borbón- Dos Sicilias.
Iñaki Urdangarin, de compras acompañado por Cristina de Borbón- Dos Sicilias.Jose Velasco / Europa Press

Hay una mujer llamada Cristina en la vida de Iñaki Urdangarin y no es su esposa. Se trata de Cristina Borbón-Dos Sicilias, primogénita del primo y confidente del rey Juan Carlos, el fallecido infante don Carlos, a quien siempre el palacio de La Zarzuela otorgó un trato destacado, y de Ana de Orleans. Desde niños, Felipe VI y sus hermanas crecieron junto a sus primos hermanos los Grecia, los Gómez-Acebo, los Zurita y, aunque más lejanos en parentesco, con los Borbón-Dos Sicilias ya que sus padres siempre se consideraron como hermanos. Desde ese tiempo se creó un vínculo muy estrecho que en el caso de Cristina se reforzó al casarse en 1994 con Pedro López-Quesada, un discreto hombre de negocios que pronto se ganó la confianza de toda de la familia real y, en especial, de don Felipe. En estos días se ha visto a Cristina Borbón-Dos Sicilias de compras por las calles de Madrid con Iñaki Urdangarin, que ha encontrado en ella el apoyo que necesita ahora que ha ganado horas de libertad gracias al nuevo régimen penitenciario del que disfruta.

La infanta Elena y Cristina Borbón-Dos Sicilias son las personas con las que más se relaciona Urdangarin cuando está en Madrid. Su esposa, la infanta Cristina, permanece en Ginebra con su hija Irene y cada vez que viene a España debe de cumplir al regresar a Suiza una cuarentena de 10 días por lo que sus desplazamientos no son tan frecuentes como quisiera.

El apoyo de la infanta Elena era de esperar y de sobra conocido, no tanto el de su prima. Cristina Borbón-Dos Sicilias y su marido son de las pocas personas que han conseguido mantener intactas sus relaciones con todos los miembros de la familia del Rey tras el tsunami que supuso el estallido del caso Nóos. El matrimonio apoyó en todo momento a los Urdangarin sin por ello perder su relación con don Felipe y doña Letizia. El llamado cordón que La Zarzuela diseñó para proteger a los Reyes no les afectó a ellos.

Cristina de Borbón-Dos Sicilias y su marido Pedro López-Quesada.
Cristina de Borbón-Dos Sicilias y su marido Pedro López-Quesada.José Ramón Hernando / Europa Press

Es habitual ver a López-Quesada compartiendo tiempo de ocio con el rey Felipe. Es desde hace años uno de sus íntimos, tanto que él fue el encargado de organizarle la despedida de soltero antes de su boda con Letizia Ortiz. Su hija Cristina formó parte del cortejo nupcial del enlace de los entonces Príncipes de Asturias y tiempo después López-Quesada ejerció de padrino de Irene, la hija menor de Urdangarin y la infanta Cristina. El trato es tan familiar que Cristina Borbón-Dos Sicilias fue una de las personas que estuvo al cuidado de los cuatro hijos de los Urdangarin durante el tiempo que duró el juicio por el caso Nóos celebrado en Palma de Mallorca. El nombre de López-Quesada apareció durante la investigación por unos correos que se cruzó con el entonces duque de Palma de índole familiar en los que se burlaba de uno de sus cuñados. Markos Nomikos, armador griego casado con Victoria Borbón-Dos Sicilias. Hubo un tiempo en que a don Felipe se le llegó a relacionar con Victoria, algo que rápidamente se desmintió ya que se explicó que siempre la consideró una especie de hermana para él.

La reina Letizia, que se muestra muy severa a la hora de cortar relaciones, ha mantenido también el contacto con la pareja y en especial con Cristina. A ambas se las ha visto juntas y en compañía de otras amigas en algunos conciertos de música pop o compartiendo otros momentos de ocio.

Cristina, de 54 años, es la mayor de cinco hermanos. Le siguen Paloma, casada con el archiduque Simeón de Habsburgo-Lorena y residente en Liechtenstein con sus cinco hijos; Pedro, actual duque de Calabria, pretendiente al trono de las Dos Sicilias, casado con Sofía Landaluce y padre de siete hijos; Inés, casada con el aristócrata italiano Michelli Caroli y madre de dos hijos; y Victoria, que vive en Grecia con su marido, Markos Nomikos, y sus tres hijos.

El infante Carlos ocupaba el primer puesto en la línea de sucesión a la corona española después de los descendientes del rey Juan Carlos I ya que las infantas, Pilar y Margarita, renunciaron a sus derechos de sucesión para contraer matrimonio con personas que no pertenecían a alguna familia real, como prescribía la Pragmática Sanción del rey Carlos III que regulaba los matrimonios de la Casa Real española.

Son sus hijos, Cristina y Pedro, quienes se encargan de gestionar el patrimonio familiar. Pedro Borbón-Dos Sicilias, que ha heredado de su padre el título de conde de Calabria, es Ingeniero de Caminos y tiene en la finca La Toledana, en Retuerta del Bullaque (Ciudad Real) de 2.500 hectáreas su mayor ocupación. La propiedad de gran riqueza cinegética y agrícola ha sido destino de fines de semana tanto del Rey como de los Urdangarin aunque, eso sí, por separado.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50