Nochevieja

El vestido de Cristina Pedroche en las campanadas 2020: una minimascarilla de 16.300 cristales de Pedro del Hierro

La presentadora ha querido homenajear a los confinados en la pandemia con un traje lleno de luz que ha necesitado 350 horas de trabajo y un abrigo-edredón realizado con 100 metros de tejido

Cristina Pedroche, con el vestido de Pedro del Hierro con el que presentó las Campanadas de Nochevieja para despedir 2020.
Cristina Pedroche, con el vestido de Pedro del Hierro con el que presentó las Campanadas de Nochevieja para despedir 2020.PdH

Cristina Pedroche ha vuelto a dar la campanada en las campanadas. Para despedir al aciago 2020 que acaba de terminar y dar la bienvenida al ansiado 2021, la presentadora ha decidido llenarse de luz y enfundarse en un minivestido que intentaba representar una mascarilla cuajada de brillantes; en total, 16.308 cristales bordados a mano. Ha sido confeccionado por la firma española Pedro del Hierro y en concreto por su director creativo, Nacho Aguayo.

Según explica Aguayo a EL PAÍS, la primera toma de contacto para realizar el proyecto se realizó hace tres meses y han sido necesarias media docena de pruebas para llevarlo a cabo. “La primera conversación fue en septiembre. Enseguida nos pusimos a trabajar. El tiempo vuela y teníamos miedo a un posible confinamiento que no nos dejase realizarlo”, explica Aguayo. Además de la propia Cristina Pedroche, en el proceso ha estado muy implicado, como cada año, su asesor y estilista, José Fernández Pacheco, Josie.

Cristina Pedroche posa con el vestido con el que presentó las campanadas de Nochevieja, confeccionado por Nacho Aguayo, director creativo de Pedro del Hierro.
Cristina Pedroche posa con el vestido con el que presentó las campanadas de Nochevieja, confeccionado por Nacho Aguayo, director creativo de Pedro del Hierro.PdH

En este microvestido “cuajado de piedras y a juego con las botas, que se ven desde el principio, bordadas y azules”, cuenta Aguayo, la clave son los cristales. “Cristina tenía claro que quería que fuera algo muy luminoso. En estos meses ha tenido muchas dudas sobre qué ponerse, qué no, cómo estaríamos el 31 de diciembre, cómo sería todo...”. De ahí que apostaran por algo llamativo, divertido, brillante, “por llevar fantasía”. “Si no, iba a ser una tristeza para todos”, reconoce el autor del modelo elegido. “Josie y Cristina son perfectamente conscientes de lo que es esto y nos lo han hecho llegar. Hay que hacer espectáculo. No podíamos hacer un esmoquin, teníamos que crear algo distinto y ella es consciente”, defiende Aguayo. Y todo teniendo en cuenta la referencia a la pandemia. Ya lo adelantó la presentadora en una entrevista con este diario en noviembre. Al ser preguntada sobre si el look tendría que ver con la pandemia, adelantaba: “¿Pero este año qué no tiene que ver con la pandemia?”.

El traje ha tenido en cuenta más elementos. Como la parte previa al mismo que han podido ver los espectadores antes de que apareciera ese minivestido: un inmenso abrigo acolchado con forma de edredón. La intención era recordar a “las mantas, chales y edredones que han acompañado en los últimos meses del confinamiento”, según la firma madrileña. Estaba realizado en tafetán de seda reciclada y han sido necesarios más de 100 metros de tejido para confeccionarlo.

Cristina Pedroche presentó las campanadas con este abrigo con forma de edredón para rendir homenaje a quienes se confinaron por la pandemia.
Cristina Pedroche presentó las campanadas con este abrigo con forma de edredón para rendir homenaje a quienes se confinaron por la pandemia.PdH

El abrigo-edredón con larga cola ha protegido del frío a la presentadora y ha escondido el vestido, una pieza de artesanía realizada a mano por Johan Luc Katt, bordador que lleva colaborando con la firma Pedro del Hierro desde los años noventa y que ha tardado más de 350 horas en colocar las piedras sobre su base, realizada en organza de seda y forrada con un raso también de seda. Un diseño que ha seguido presente en las botas altas, completamente cuajadas de cristales y en el color aguaverdoso de las mascarillas, y también en el peinado de la presentadora, cubierta con un tocado de 2021 cristales que le ha rodeado la cabeza y bajaba hasta la coleta.

Cuenta Aguayo que el modelo es una pieza tan elaborada que pesa mucho y una de las claves en las pruebas fue “mejorar la ponibilidad”, lo que tuvo su dificultad técnica porque buscaban algo muy ligero, “como una mascarilla que se coge con las tiras de las orejas y el resto es colgado”. De ahí que haya partido literalmente del patrón de una mascarilla “y lleve unos tirantes muy, muy finos que se clavan”, explica el creador. “Yo le preguntaba a ella si le dolía, pero al estar tan en forma lo aguanta todo y no le molesta nada”, ríe. El vestido en sí fue lo más trabajoso de hacer y lo que les presentó más complicaciones. “Está cuajado de piedras, es 100% de cristal, todo va bordado sobre una base de organza de seda y lo que queríamos era adelantar esa fase porque es material que hay que pedir fuera... Nos pusimos y al final casi ha faltado tiempo. Ha sido muchísimo trabajo, con varias pruebas y modificación del patrón”, relata.

Para dar con la idea, el patrón y el diseño final trabajaron juntos Josie, Pedroche, Katt y Aguayo. Incluso el chef Dabiz Muñoz, esposo de la presentadora, ha acudido a alguna prueba. “Nosotros no queríamos hacer algo frívolo, o solo un vestido y ya”, reflexiona el diseñador. “Le propusimos varias cosas con un mensaje detrás y nos quedamos con un mensaje al confinamiento, de lo más significativo de 2020″, relata. De hecho, entre las ideas que se barajaron estaba “el arcoíris de las ventanas, el aplauso, el confinamiento...”. Y esa fue la idea de la que sale el homenaje con ”un edredón de tafeta absurdo y enorme, como si se hubiese envuelto en el edredón más grande de la historia”, ríe el modista. “Por lo menos este año no iba a pasar frío”.

Vista de la espalda del vestido de Cristina Pedroche en las Campanadas de 2020, confeccionado por Pedro del Hierro.
Vista de la espalda del vestido de Cristina Pedroche en las Campanadas de 2020, confeccionado por Pedro del Hierro.PdH

El resultado ha sido más que satisfactorio para todas las partes. “Yo creo que ella está muy contenta”, aventura Aguayo, “no para de decir que es el año que más le gusta y que es el mejor año”. A ellos, como firma, les ha hecho “recuperar la ilusión” en un período en el que las alfombras rojas y los grandes eventos se han reducido hasta casi cero.

“No era consciente de tanta expectación hasta que estoy acercándome al momento, era un poco ajeno”, reconocía Aguayo horas antes de la estelar aparición de Pedroche. Él no estaba presente en la Puerta del Sol, sino que se encontraba en Asturias, y de hecho casi sin conexión, “incomunicado por un temporal, se han caído varias antenas”. Pero ¿beneficia a una firma de moda como la suya una aparición como esta, con tantas alabanzas, pero también tantas críticas? “Nos lo hemos planteado mucho. Es la oportunidad de lanzar un mensaje”, reflexiona el creador. “Nos va la marcha, nos gusta hacer proyectos, apoyar a la artesanía, hacer espectáculo y costura. Esperamos que sí sea bueno. Aunque abiertos a las críticas estamos siempre. A que nos pongan verdes”, se carcajea. Para ellos, reconoce, la elección ha sido “un honor”. “Va más allá de un mero vestido, es un mensaje, es un homenaje a quienes se han quedado en su casa. A la humanidad entera. Es un año especial”.

Cristina Pedroche, junto al equipo responsable de su 'look' de las campanadas 2020. De pie, Nacho Aguayo, director creativo de Pedro del Hierro; abajo a la izquierda, el estilista Josie; a la derecha, el bordador Johan Luc Katt.
Cristina Pedroche, junto al equipo responsable de su 'look' de las campanadas 2020. De pie, Nacho Aguayo, director creativo de Pedro del Hierro; abajo a la izquierda, el estilista Josie; a la derecha, el bordador Johan Luc Katt.PdH

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50