Familia real británica

Las dos mentiras que ponen en entredicho la inocencia de Andrés de Inglaterra

En noviembre de 2019 el príncipe negó haber dormido en la casa de Jeffrey Epstein en Nueva York y haber mantenido relaciones con Virginia Roberts, pero sendas investigaciones han hecho tambalear sus coartadas

El príncipe Andrés de Inglaterra y su hija Beatriz, en la catedral de San Pablo de Londres el 10 de junio de 2016.
El príncipe Andrés de Inglaterra y su hija Beatriz, en la catedral de San Pablo de Londres el 10 de junio de 2016.POOL New / Reuters

La inocencia que el príncipe Andrés de Inglaterra trata de demostrar con respecto a su relación con el pedófilo Jeffrey Epstein no termina de resultar convincente. El tercer hijo de la reina Isabel II concedió una entrevista hace un año en la que intentó demostrar que no era tan amigo del magnate como parecía, pero las cosas no salieron como él preveía, y acabó siendo expulsado del seno de la familia o, como se dijo oficialmente, retirándose de la vida pública. Ahora se ha sabido que al menos dos de las afirmaciones de aquella entrevista no son ciertas.

El diario Daily Mail ha hecho investigaciones sobre algunos de esos hechos, y ha llegado a la conclusión de que el duque de York miente. La primera, que se dio a conocer durante el fin de semana, tiene que ver con Virginia Roberts Giuffre, una mujer que acusa al príncipe de haber abusado de ella cuando tenía tan solo 17 años. Durante la célebre entrevista con la BBC, Andrés negó ante la periodista Emily Maitlis haber mantenido relaciones con Roberts y aseguraba que sus afirmaciones eran mentira, recordando con exactitud hechos sucedidos el 10 de marzo de 2001 (pese a tener muchas lagunas en períodos mucho mayores). Según el príncipe, la joven mentía porque aquella noche él llevó a su hija Beatriz a un cumpleaños infantil. “Estaba con las niñas, y llevé a Beatriz a una fiesta en el Pizza Express de Woking, en torno a las cuatro o cinco de la tarde. La duquesa [Sarah Ferguson, su entonces esposa] se había ido y teníamos una regla muy simple en la familia: si no podía uno, lo hacía el otro”.

“¿Seguro que estaba en su casa el 10 de marzo?”, inquirió Maitlis. Él afirmó, de nuevo, que sí. “¿Cómo lo recuerda tan específicamente, cómo se acuerda de ese cumpleaños en Pizza Express?”, volvió Maitlis al ataque. “Porque ir a Pizza Express en Woking es algo poco común para mí. Solo he estado en Woking un par de veces, y lo recuerdo”. Sin embargo, parece que la coartada no era cierta. La agenda de Andrés de ese día, a la que ha tenido acceso el diario Daily Mail, tiene apuntada que la familia había ido a una función de teatro por la mañana y después a una manicura para el príncipe.

Además, las declaraciones no encajan. Nadie recuerda allí al duque de York. La familia que celebraba el ya famoso cumpleaños al que asistió Beatriz no recuerda que el príncipe acudiera a dejarla ni recogerla, ni tampoco lo recuerda el personal de su casa, y tampoco lo recordaba su guardaespaldas de entonces, ya fallecido. Además, a ello se une que la propia princesa Beatriz, de entonces 12 años, tampoco recuerda que su padre la recogiera, según el diario británico que afirma que esa excusa es falsa y que ha realizado una gran investigación en Londres, Boston, Florida, las islas Vírgenes, Australia y Sudáfrica. El príncipe Andrés se niega a colaborar con la justicia y se desconoce su versión.

Por otra parte, este lunes el mismo diario ha publicado otro capítulo de su investigación, en el que desmonta la afirmación de Andrés de que él no durmió en casa de Jeffrey Epstein en Nueva York cuando viajó a la ciudad en abril del año 2001. Aunque sí reconoció que se había quedado después, en 2010, en cambio dijo que no a 2001. “Pude haberlo visitado, pero definitivamente, definitivamente, no, no, no”, dijo sobre el hecho de haber pasado la noche en el que es considerado el alojamiento privado más grande de Nueva York. Es en esa ocasión cuando Virginia Roberts Giuffre afirma que tuvo su segundo encuentro sexual con el príncipe, esta vez en Nueva York, tras el primero que había sido en Londres, según su versión.

Según la publicación británica, Andrés sí pasó tres días en EE UU, y han reconstruido ese viaje a través de “cartas oficiales, itinerarios y vuelos”. El primero de esos días durmió en el consulado británico en Nueva York, el segundo viajó a Boston y el tercero volvió a la ciudad y se alojó en “una dirección privada”, que resultó ser la casa de Epstein. También se reservó tres horas de su tiempo en ese viaje para él, aunque no ha explicado para qué. Ni sus dos guardaespaldas de Scotland Yard ni su ayudante tienen coartada para el príncipe. De hecho, uno de los agentes ha afirmado que el tercer día, tras salir de Nueva York, Andrés, Epstein y Virginia Roberts Giuffre se fueron de la ciudad a la isla privada que Epstein tenía en el Caribe.


Más información

Lo más visto en...

Top 50