Beatriz de York, hija de Andrés de Inglaterra, se casa en secreto

La nieta de Isabel II, cuya boda iba a celebrarse en mayo pero fue cancelada a causa del coronavirus, ha contraído matrimonio con Edoardo Mapelli Mozzi

Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi, en una boda en agosto de 2019.
Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi, en una boda en agosto de 2019.Peter Byrne (GTRES)

Beatriz de York, de 31 años, hija de Andrés de Inglaterra y nieta de la reina Isabel II, se ha casado con su prometido, el empresario italiano Edoardo Mapelli Mozzi, de 36, este viernes. Ante las constantes informaciones por parte de los medios británicos que apuntaban a una boda secreta, el palacio de Buckingham ha confirmado la noticia.

“La ceremonia privada de la boda de la princesa Beatriz y de don Edoardo Mapelli Mozzi ha tenido lugar a las once de la mañana del 17 de julio en la Capilla Real de Todos Los Santos de Windsor. A esta pequeña ceremonia han asistido la reina, el duque de Edimburgo y la familia más cercana”, afirma la nota oficial, sin citar a los padres de la novia, el príncipe Andrés (retirado de la vida pública por su implicación en el caso del pedófilo Jeffrey Epstein) y Sarah Ferguson. Además, se especifica que “la boda ha tenido lugar cumpliendo con todas las recomendaciones gubernamentales”. La norma indica que en la situación actual no pueden acudir a este tipo de actos más de 30 personas.

Por el momento no hay imágenes oficiales de la ceremonia por lo que se desconoce quienes han asistido, aunque además de los abuelos y padres de la novia se presupone que ha estado presente Eugenia, hermana pequeña de Beatriz y que se casó con Jack Brooksbank precisamente en ese mismo castillo el 12 de octubre de 2018; sin embargo, ahora la pareja se ha casado en una capilla más campestre, dentro de los terrenos que rodean Windsor. También habrían acudido los padres del novio, Nikki Shale y Alex Mapelli Mozzi, que están divorciados, y el actual marido de Shale, David Williams-Ellis. Edoardo tiene un hijo de una anterior relación, un niño de tres años llamado Christopher, que él quería que hiciera las labores de padrino, por lo que probablemente habrá estado presente en la boda.

Beatriz y Edoardo anunciaron su compromiso en septiembre de 2019 después de una relación amorosa de un año. Sin embargo, se conocen desde hace décadas, puesto que sus padres han sido amigos y frecuentan las mismas esferas. Pese a ser de origen italiano, Mapelli Mozzi está muy vinculado al Reino Unido. Su padrino era Christopher Shale, el mejor amigo del ex primer ministro David Cameron, que falleció en 2011, y también buen amigo de los duques de York.

El enlace tenía que haberse celebrado a finales del pasado mayo. Sin embargo, a mediados de abril y tras momentos de indecisión, la pareja decidió que era mejor cancelarla a causa de la pandemia del coronavirus, y retrasarla sine die. Se desconocía que hubiera una nueva fecha en el horizonte y no se había hecho ningún anuncio ni se había dado ninguna pista desde palacio o desde las redes sociales de los implicados (que no son públicas).

Además de la pandemia del coronavirus, ha habido otro motivo para mantener esta boda con un perfil bajo. El padre de la novia es el príncipe Andrés, tercer hijo de la reina Isabel II y actualmente implicado en varios escándalos financieros y de todo tipo, pero sobre todo en la investigación que se está llevando a cabo acerca del pedófilo estadounidense Jeffrey Epstein, de quien era buen amigo y que se suicidó en la cárcel hace casi un año. Una mujer llamada Virginia Roberts afirma que fue obligada a mantener relaciones sexuales con Andrés y ha presentado fotografías junto a él, aunque el príncipe afirmó en una entrevista no conocerla. Sin embargo, se encuentra tan cercado por la justicia y por el ojo público que desde el pasado noviembre está retirado de la vida pública. Poco a poco el príncipe está dando pasos atrás en su retirada; el último, hace pocos días, el cierre de su página web.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS