Los Borbón-Urdangarin

España, Suiza y Londres, los destinos de los jóvenes Urdangarin

Los cuatro hijos de la infanta Cristina, de entre 15 y 20 años, se han asentado en distintos puntos de Europa para desarrollar sus estudios universitarios, sus carreras deportivas o sus trabajos

Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón con sus hijos Pablo Nicolás (al fondo), Miguel (a la izquierda de su padre), Irene y Juan Valentín (en primera fila) con un familiar en Vitoria en diciembre de 2019.
Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón con sus hijos Pablo Nicolás (al fondo), Miguel (a la izquierda de su padre), Irene y Juan Valentín (en primera fila) con un familiar en Vitoria en diciembre de 2019.

Hace siete años, la vida de la infanta Cristina y de su familia cambiaba por completo cuando tomaban la decisión de mudarse a Suiza. Allí trabajaría, como lleva haciendo desde 1993, para la fundación asociada a La Caixa. Después de meses intentando salir de España y alejar a sus hijos de la vorágine causada por la instrucción del caso Noos, que afectaba directamente a su marido, Iñaki Urdangarin, la hija de los entonces todavía reyes Juan Carlos y Sofía decidió poner tierra de por medio en julio de 2013.

Entonces, los cuatro niños que se fueron con ella para instalarse en Ginebra tenían entre 13 y ocho años. Ahora, Juan Valentín, Pablo, Miguel e Irene son ya adolescentes y jóvenes que tienen entre 20 y 15 años y que han hecho parte de su vida en Suiza, pero que vuelan solos. De ahí que los tres mayores hayan elegido salir de Suiza para continuar sus estudios o, algunos de ellos, su trabajo.

El mayor, Juan, se ha decidido por Madrid. La ciudad está cerca de la cárcel de Brieva, donde su padre está preso desde hace más de dos años. Si el hijo está en la capital, el padre tendría un lugar con arraigo al que regresar cuando se le conceda la semilibertad. Padre e hijo están muy unidos. En Madrid, Juan, que cumplirá 21 años a finales del mes de septiembre, trabaja en la fundación Entreculturas, una ONG jesuíta especializada en educación y cooperación al desarrollo. Juan Urdangarin está muy ligado a la causa jesuíta, puesto que a los 18 años decidió pasar un año colaborando con el conocido sacerdote Quique Figaredo en la misión que este tiene en Camboya. Después, estudió un año en Reino Unido, pero no parece haber vuelto a las aulas, al menos por el momento.

Irene Urdangarin, su madre, la infanta Cristina, y sus hermanos Juan y Migule tras su visita al rey Juan Carlos tras su operación en la clínica Quirón de Madrid, en agosto de 2019.
Irene Urdangarin, su madre, la infanta Cristina, y sus hermanos Juan y Migule tras su visita al rey Juan Carlos tras su operación en la clínica Quirón de Madrid, en agosto de 2019.Jesus Briones / GTRES

Sus hermanos menores han seguido sus pasos y también se han marchado de Ginebra. Pablo, el segundo de los hijos Urgandarin y Borbón, cumplirá 20 años el próximo diciembre y se dedica al balonmano, siguiendo los pasos de su padre. Primero se instaló en Hannover, Alemania, donde fichó por un club local en 2018, a cuyos partidos acudieron a verle incluso sus abuelos maternos, para trasladarse después a Francia, a Nantes. Ahora ha decidido instalarse en la ciudad donde vivió de niño con sus padres, Barcelona, para intentar buscar un hueco allí como profesional del deporte.

El tercero de los hermanos, Miguel, cumplió 18 años en abril y también se ha marchado ya de casa. El ahijado del rey Felipe es muy buen estudiante y aficionado al piano, y ha decidido estudiar en Londres, según ABC, para estudiar Ciencias del Mar. Por tanto, la única que queda ya al lado de su madre es Irene, la más pequeña.

La joven cumplió 15 años el pasado mes de junio, en pleno confinamiento en Suiza. Es la que más tiempo ha pasado fuera de España. Cuando tenía cuatro años se fue a vivir a Washington, donde su madre trabajó durante más tres años, entre abril de 2009 y septiembre de 2012; luego pasó apenas un año en España y a los siete se trasladó a Suiza. Irene debe su nombre a su tía, la hermana de la reina Sofía, a la que su madre, Cristina, está muy unida. Aunque por edad la niña estaría cerca de sus primas Leonor y Sofía, lo cierto es que nunca han pasado demasiado tiempo juntas, por lo que no están demasiado unidas, además de por el evidente distanciamiento de los hermanos Borbón y sus familias tras la imputación y condena de Iñaki Urdangarin. Con quien la pequeña si tiene una estrecha relación es con su abuela materna, la reina Sofía.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50