Mónica Carrillo desvela que ha sufrido un cáncer de piel

La presentadora de Antena 3 ha mostrado las imágenes de su operación de nariz a causa de un carcinoma basocelular, en un intento por concienciar a la población de la importancia de la prevención

La periodista Mónica Carrillo posa con su galardón tras ganar el Premio Azorín 2020 por su novela 'La vida desnuda', en Alicante en marzo de 2020.
La periodista Mónica Carrillo posa con su galardón tras ganar el Premio Azorín 2020 por su novela 'La vida desnuda', en Alicante en marzo de 2020.Joaquin P. Reina (Europa Press)

A punto de cumplir 44 años, Mónica Carrillo lleva casi dos décadas siendo uno de los rostros más conocidos de la televisión en España. Junto a Matías Prats la ilicitana presenta los informativos de fin de semana de Antena 3, con altas cuotas de audiencia. Una popularidad que también se traslada al ámbito personal y a sus redes sociales, con casi 170.000 seguidores en su perfil Instagram y más de medio millón en Twitter. En ambas plataformas ha desvelado Carrillo que ha sufrido un cáncer en la piel.

“Si tienen un minuto les voy a contar una breve historia. A principios de junio mi primera salida tras el confinamiento fue la visita al dermatólogo. El motivo: una pequeña herida que no terminaba de cicatrizar me acompañaba desde hacía un par de meses”, arrancaba la presentadora su escrito, que en Instagram acompañó de tres fotografías del proceso. “Finalmente, el cirujano me confirmó que se trataba de un carcinoma basocelular, un tipo de cáncer de piel localizado en la nariz. Aquel mismo día el doctor lo extirpó y comencé un lento periodo de recuperación hasta mi reincorporación al trabajo el día de hoy”, escribía Carrillo el sábado 5 de septiembre, primer día de su reincorporación a los platós tras el parón por las vacaciones.

“Este verano atípico para todos lo ha sido también en este sentido para mí. Protección solar, apósitos, gorras y grandes dosis de paciencia y confianza en los médicos”, reflexionaba la periodista. “En estas situaciones nos ponemos a prueba nosotros mismos y también las personas que nos rodean. Yo tengo la suerte de estar maravillosamente rodeada en lo personal y lo profesional, así que este apoyo ha sido total y fundamental para mí”.

View this post on Instagram

Si tienen un minuto les voy a contar una breve historia. 👇🏼 A principios de junio mi primera salida tras el confinamiento fue la visita al dermatólogo. El motivo: una pequeña herida que no terminaba de cicatrizar me acompañaba desde hacía un par de meses. Finalmente, el cirujano me confirmó que se trataba de un carcinoma basocelular, un tipo de cancer de piel localizado en la nariz. Aquel mismo día el doctor lo extirpó y comencé un lento periodo de recuperación hasta mi reincorporación al trabajo el día de hoy. Este verano atípico para todos lo ha sido también en este sentido para mí. Protección solar, apósitos, gorras y grandes dosis de paciencia y confianza en los médicos. En estas situaciones nos ponemos a prueba nosotros mismos y también las personas que nos rodean. Yo tengo la suerte de estar maravillosamente rodeada en lo personal y lo profesional, así que este apoyo ha sido total y fundamental para mí. Quienes me conocen saben que no soy dada a contar detalles de mi intimidad pero en esta ocasión creo que las redes pueden servir para dar visibilidad a cuestiones como ésta. La vida, como nosotros, está llena de imperfecciones que hacen que este juego sea apasionante. Aquí tenéis unas fotos de cómo ha sido mi evolución los últimos tres meses, sin filtros ni retoques. En ocasiones la vida nos da zarpazos. Creo firmemente que somos todo lo que nos ha hecho llegar hasta aquí. A partir de ahora, a mí me acompañará este arañazo en el rostro. Ya nos estamos acostumbrando y creo que incluso nos caemos bien. 👩🏼‍🎤 Me aplico la filosofía japonesa del kintsugi: el arte de reparar las fracturas de la cerámica con resina de oro para evidenciar que los defectos forman parte de nosotros y, en ocasiones, son las más grandes virtudes. Gracias por llegar leyendo hasta aquí, perdón por la chapa y por la ausencia este tiempo en la pantalla. Cuídense, vayan a revisión y protéjanse del sol. Salud. 🥰

A post shared by Mónica Carrillo (@monica_carrillo__) on

Con su mensaje, además de explicar los motivos de la cicatriz de su nariz, Carrillo también trataba de concienciar a sus muchos seguidores de la importancia de prevenir y permanecer alerta ante este tipo de enfermedades. “Quienes me conocen saben que no soy dada a contar detalles de mi intimidad pero en esta ocasión creo que las redes pueden servir para dar visibilidad a cuestiones como esta. La vida, como nosotros, está llena de imperfecciones que hacen que este juego sea apasionante”.

“En ocasiones la vida nos da zarpazos. Creo firmemente que somos todo lo que nos ha hecho llegar hasta aquí. A partir de ahora, a mí me acompañará este arañazo en el rostro. Ya nos estamos acostumbrando y creo que incluso nos caemos bien. Me aplico la filosofía japonesa del kintsugi: el arte de reparar las fracturas de la cerámica con resina de oro para evidenciar que los defectos forman parte de nosotros y, en ocasiones, son las más grandes virtudes”, explica, con una reflexión final: “Cuídense, vayan a revisión y protéjanse del sol. Salud”.

Carrillo ha recibido multitud de mensajes de apoyo y cariño de seguidores y compañeros, que le han agradecido su gesto generoso de compartir una cuestión personal para hacerlo llegar a un público muy amplio.

Uno de los gestos públicos más cariñosos de la periodista y escritora —tiene cuatro libros publicados— ha llegado por parte de su compañero de batallas, el veterano periodista Matías Prats. En la despedida del informativo, Prats. “Permítanme que me dirija a mi compañera Mónica Carrillo, que ha estado ausente durante un tiempo, ha estado recuperándose de un carcinoma del que ya estás totalmente restablecida”, le decía. “Sí, muchas gracias”, respondía ella no sin cierta timidez, “gracias por guardarme la ausencia. Ahora sé que tengo un lado bueno y un lado malo”, bromeaba. “La baja ha sido, como tú dirías, de narices”, se reía ella, jugando a hacer uno de esos chistes malos con los que tanto triunfa Prats. Él mantenía un tono más serio y cariñoso para decirle: “Nos alegramos mucho de que estés con nosotros, nos quedan muchos informativos por hacer, por lo menos hasta que te jubiles”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS