Gerard Depardieu, detenido por conducir borracho en París

El actor, de 71 años, iba en una motocicleta por la capital francesa cuando la policía le paró por sus evidentes signos de embriaguez

Gérard Depardieu, en el Festival Internacional de Cine de Bruselas, en 2018.
Gérard Depardieu, en el Festival Internacional de Cine de Bruselas, en 2018.THIERRY ROGE (GTRES)

Cumplidos los 71 años, Gerard Depardieu no deja de meterse en líos. Líos que, en ocasiones, resultan traspasar la ley y poner en peligro tanto su vida como la de los demás. Así le ocurrió el pasado viernes, cuando su negligencia le hizo enfrentarse con la policía. El actor fue detenido mientras conducía una motocicleta en evidente estado de embriaguez.

El intérprete de Cyrano de Bergerac paseaba el viernes por la capital francesa, en concreto por el distrito 14, cuando la policía le vio haciendo gestos raros sobre la moto, de pequeña cilindrada. Al parecer, se había saltado varios semáforos e iba pisando la línea continua, por lo que decidieron acercarse hasta él y pedirle que parara y que acudiera a comisaría. Los agentes vieron que parecía borracho, por lo que le pidieron que soplara en el alcoholímetro. Entonces, cuando se quitó el casco, fue cuando vieron que se trataba del célebre actor, tal y como cuenta en exclusiva el diario francés Le Point, que ha conocido la secuencia de los hechos paso a paso.

En la prueba, efectivamente dio positivo: 0,40 miligramos de alcohol por litro en aire espirado, cuando en Francia está establecido en 0,25, al igual que en España (y en 0,5 gramos por litro de sangre, similar en ambos países). Aunque en un principio las informaciones apuntaban a que Depardieu había salido indemne, finalmente fue multado como cualquier otro ciudadano, y su motocicleta quedó inmovilizada. Unos amigos tuvieron que acudir a recogerle a la comisaría.

Mientras tanto, al parecer, Depardieu atacaba a su país de nacimiento, asegurando en plena comisaría que él no deseaba ser francés, sino que prefería a Vladimir Putin. Su amor por Rusia y por su mandatario viene de lejos, tanto que en 2013 el propio Putin le dio de sus manos el pasaporte que le acredita como ciudadano ruso de pleno derecho.

No es el primer incidente de Depardieu con la bebida y la conducción. En junio de 2013 ya fue detenido por conducir borracho una moto. Entonces un juez le impuso una multa de 4.000 euros y seis meses sin carné, al caerse de la moto y encararse con los agentes que trataron de hacerle, sin éxito, la prueba de alcoholemia. Finalmente su tasa de alcohol en sangre fue de 1,8 gramos por litro de sangre, casi cuatro veces más del límite de 0,5 gramos permitido legalmente. Hace cinco años admitió que era alcohólico durante una entrevista para el programa Télématin a William Leymergie y se definió a sí mismo como “un capullo”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS