Briatore, hospitalizado por coronavirus tras un brote en su discoteca de Cerdeña

El empresario, antiguo jefe de Fernando Alonso, ha atacado estos días al Gobierno por el cierre del ocio nocturno como medida de prevención

El empresario italiano Favio Briatore.
El empresario italiano Favio Briatore.Luca Bruno (AP)

Flavio Briatore, exmagnate de la Fórmula 1 y empresario, está ingresado en un hospital de Milán, afectado de la covid-19, según los medios italianos. El antiguo jefe de Fernando Alonso en Renault lleva unos días en el centro de la polémica en el país transalpino y ha protagonizado un enfrentamiento con el Gobierno a causa del cierre de su exclusiva discoteca Billionaire de Cerdeña, como ha ocurrido con todos los locales de ocio nocturno en el resto del territorio nacional. Además, el club del veterano dirigente se ha convertido en un foco de coronavirus en el que ya se han registrado al menos 52 contagios entre los trabajadores del negocio.

La discoteca de Briatore, que también tiene una zona de restauración, y que se encuentra en el lujoso enclave de Porto Cervo, en la costa Esmeralda sarda, cerró sus puertas al público el pasado 17 de agosto, por orden del Gobierno nacional, que clausuró todos los locales de baile del país para frenar el avance de los contagios. Aunque la parte del restaurante había permanecido abierta. La medida, como ya habían hecho las anteriores restricciones, despertó la furia del empresario, de 70 años, que cargó inmediatamente contra los exponentes del Ejecutivo y contra las autoridades locales. Entre otras cosas, las acusó de querer convertir al ocio nocturno en “el chivo expiatorio” de la pandemia de coronavirus. “Están locos, ¿dónde van a ir los jóvenes si cierran las discotecas? ¿A su casa? ¿A la iglesia?”, dijo hace unos días.

También arremetió contra el Gobierno de Giuseppe Conte: “Según lo ven ellos, parece que este virus actúe solo de noche y no de día, podrían rebautizarlo como el ‘virus del panadero’, que se levanta de noche para trabajar y duerme de día”, se quejó en una entrevista con la agencia Adn Kronos. Y continuó: “Estos son unos incapaces, cuando reabrieron después del confinamiento idearon medidas que en la práctica impedían trabajar también a los restaurantes, como los tres metros de separación entre las mesas. Han hecho así con todas las actividades y ahora hacen lo mismo con las discotecas”.

Además ha calificado como “desastre” o " catástrofe”, la gestión de la emergencia sanitaria. “La gente ya se ha dado cuenta de que en el Gobierno hay personas que es la primera vez que trabajan en su vida, ministros incapaces”, ha señalado.

Con el alcalde del municipio sardo de Arzachena, Roberto Ragnedda, que hace unas semanas anunció restricciones para los locales de ocio nocturno como limitaciones en los horarios de apertura, Briatore mantuvo un cruce de declaraciones particularmente áspero. “Es un grillino [seguidor del Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo] que está contra el turismo y que no ha hecho nada en la vida”, dijo el empresario. El regidor le respondió diciendo que en el pasado había trabajado como proveedor de bebidas para su discoteca; “no he olvidado cómo me trataban sus directivos”, lanzó. Y señaló que como alcalde convocó a los emprendedores de la zona antes de tomar una decisión, para escuchar sus argumentos y que Briatore no había acudido a la reunión. “La costa Esmeralda necesita empresarios que abran sus locales, pero no solo durante 30 días al año”, clamó.

Briatore abrió la discoteca en 1998 y desde entonces se ha convertido en uno de los locales de ocio preferidos por millonarios, futbolistas y exponentes de la jet set internacional. El club tiene también otras filiales en Marbella, Montercarlo y Dubai.

El pasado 15 de agosto, Briatore participó en un partido de fútbol en Cerdeña junto a otros personajes famosos como Sinisa Mihajlovic, exfutbolista y entrenador, que también confirmó hace unos días que se había contagiado de coronavirus.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS