Cantantes

Raquel Perera le declara la guerra a Alejandro Sanz y exige al juez que le congele sus bienes

La exmujer del cantante le pide una pensión, un seguro de vida, el reparto equitativo de sus bienes y que no pueda mover su dinero por miedo a que lo malgaste

Alejandro Sanz junto a su ya exmujer, Raquel Perera.
Alejandro Sanz junto a su ya exmujer, Raquel Perera.GTRES

Hace exactamente un año, el cantante Alejandro Sanz y su hasta entonces esposa, Raquel Perera, madre de sus dos hijos menores —Dylan y Alma— anunciaban su separación tras 12 años juntos. Una noticia solo a medias: el distanciamiento era un rumor a voces desde un mes atrás, cuando ella lo comentó a su círculo íntimo durante la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio (que se celebró el 15 de junio en Sevilla y a la que acudió sola); además, algo habían dejado entrever tanto Sanz como Perera en sus perfiles de redes sociales pocos días antes.

En el anuncio de su separación, la pareja afirmaba: “Somos una familia y siempre lo seremos [...] Nuestra familia está por encima de cualquier cosa... es diversa y bella, como la vida y así permanecerá. El mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente”. Sin embargo, un año después ese “amorosamente” no lo es tanto. A primeros de enero de 2020, Alejandro Sanz eliminaba todo rastro de Perera de sus empresas, donde ella ha ostentado diversos cargos durante años. En primavera, el músico daba el paso definitivo y pedía formalmente el divorcio. Sin embargo, Perera no se ha quedado quieta: le ha exigido a un juez de Miami que congele las cuentas del cantante, por miedo a que “dilapide” su patrimonio y no quede nada para sus hijos, tal y como puede leerse en la demanda interpuesta en los juzgados de Florida. Y, por ahora, se ha salido en parte con la suya.

La cuestión empezó a ponerse difícil en abril, cuando Sanz presentó una demanda de divorcio en los juzgados de Pozuelo de Alarcón, en Madrid. Su separación ya llevaba más de medio año en marcha y él ahora vive en Madrid con su pareja, con quien ha pasado el confinamiento: la artista cubana Rachel Valdés. A ello, Perera respondió con otra demanda en mayo, pero en Miami, que es donde la pareja ha convivido, donde residen sus hijos y donde ella pretende que se lleve todo el proceso. Según el medio mexicano Ventaneando, que ha tenido acceso a esa demanda, Perera la interpuso el 29 de mayo. El juicio tendría que haber tenido lugar a principios de verano, pero se ha retrasado a causa de la pandemia del coronavirus, que estos días azota con especial virulencia el estado de Florida, con 15.000 infectados en un solo día.

En la demanda, Perera exige a Sanz una pensión para sus hijos, además de dinero para gastos escolares, viajes, tutorías, campamentos, seguros médicos o dentales... Para ello exige un pago retroactivo desde julio de 2019, considerando que el intérprete de Corazón Partío no ha pagado lo suficiente durante este año. Eso implicaría unos 40.000 euros al mes.

Además, Raquel Perera exige un seguro de vida del que sea la única beneficiaria. También solicita una pensión para ella, por su dedicación y su “contribución y ayuda al éxito profesional, al reorganizar sus compañías y con su sacrificio personal” y que sea acorde con el nivel de vida que ha tenido durante esta década.

Pero la exposa y exayudante del músico va más allá: también pide en esa demanda la repartición equitativa de los bienes obtenidos durante su década larga juntos. Ella argumenta que, durante el tiempo que duró primero su noviazgo y luego su matrimonio, dejó de lado su vida personal para contribuir a la economía familiar, criar a sus hijos y hacer que las empresas del músico prosperaran; de hecho, afirma que fue presidenta durante años de Gazul Producciones, principal compañía de Sanz, sin tener un sueldo. Como se lee en la demanda, Perera asegura haber tenido una “extraordinaria devoción, sacrificio y contribución al marido y a los hijos”. Además, pide que sea ella quien se encargue de forma principal de sus hijos, dado el trabajo de Sanz y sus continuos viajes. También argumenta que en su tiempo libre, él está en España, ocupándose de “su familia y sus negocios”; tanto que, desde su separación en julio de 2019, solo ha visto a sus hijos en Miami en cinco ocasiones.

Sin embargo, Perera no está dispuesta a esperar a que el juicio se resuelva y a finales de junio volvió a presentar otra demanda ante la corte de Miami. En ella, le exige al juez que congele los bienes de Sanz, en lo que ha venido a llamar “protección legal temporal”. Pide que él no pueda sacar el dinero de sus cuentas, puesto que teme que malgaste todo lo que ha logrado durante estos años y que por tanto no queden bienes para sus hijos. Además, afirma que su exmarido le ha cancelado las tarjetas de crédito y que no puede realizar pagos.

En la demanda también se detallan cuestiones económicas, como que el arrendamiento de la casa en la que vive en Miami con los niños cuesta 18.000 euros al mes, y que ya solo por eso no podría aceptar la bajada de la pensión que quiere hacer Sanz, pasando de 40.000 a 15.000 euros mensuales. Por tanto, pide al juez esa congelación, que de no llevarse a cabo “podría causar un daño irreparable” en ella y sus hijos, según se lee en el escrito.

Aunque todavía no se ha llegado a una conclusión final —puesto que los abogados del músico han de recibir los documentos y tienen unas semanas para presentar sus respuestas— el juez ya ha dado un primer paso. Efectivamente, ha congelado de forma inmediata las cuentas del músico en Estados Unidos, excepto una, para que Perera siga pagando con ella los gastos que necesite. Ahora queda esperar a la respuesta judicial del cantante en un proceso que, dadas las circunstancias personales de ambos y también las causadas por la pandemia, se prevé largo y complejo.

Más información

Lo más visto en...

Top 50