Gente

Guti, de su vida de ‘rockstar’ en el Real Madrid al perfil más sosegado pero incierto como entrenador

El que fue centrocampista del club blanco ha sido destituido de su cargo en el Almería donde llevaba una vida tranquila junto a su familia y distanciado de los hijos que tuvo con Arantxa de Benito

El exfutbolista Guti con su esposa Romina Belluscio.
El exfutbolista Guti con su esposa Romina Belluscio.GSR / GTRES

A José María Gutiérrez ‘Guti', 43 años, consiguió el éxito como centrocampista del Real Madrid y también ser centro de polémica. Generó admiradores y detractores igual de pasionales. Fue calificado de genio y de poco entregado a la disciplina que requiere la vida de un deportista de élite. A lo largo de su carrera como futbolista, y muy especialmente durante los 15 años de formó parte de la plantilla del club blanco pasó de ser calificado zurda de oro o el rey del tacón, a eterna promesa o suplente de lujo. Pero nadie se atreve a negarle genialidad y carisma, ni tampoco a cuestionar que hay jugadores y jugadores espectáculo. Guti era de estos últimos, de los que además de dar momentos diferenciales en el campo, tampoco se achantaba ante las pitadas ni se escondía en las ruedas de prensa.

Como a tantas otras figuras del deporte a las que el éxito toca con su varita, lo que le ocurría a Guti es que se despistaba cuando salía del campo. Le gustaba la diversión, los caprichos, la buena vida y una noche de juerga tanto como levantar los brazos en el campo reclamando los aplausos que a veces atronaban y otras faltaban. Como dijo un antiguo personaje televisivo, la noche confundía a Guti.

Ahora, con una vida más calmada, más centrado en la nueva familia que creó con su segunda esposa, la modelo y presentadora Romina Belluscio (41 años) y el hijo que tienen en común Enzo, que tiene siete años, parece que su futuro era el de entrenador, un cargo que ha ocupado en el Almería desde noviembre de 2019 hasta ahora, cuando ha sido destituido tras alcanzar un acuerdo con el club. “José María Gutiérrez deja de ser nuestro entrenador tras alcanzar un mutuo acuerdo con el club. Muchas gracias José María por todos tus esfuerzos y por tu dedicación a nuestros colores. Te deseamos todos los éxitos posibles en tu carrera”, rezaba el tuit de la cuenta oficial del equipo almeriense. Una decisión que el club, propiedad del jeque saudí Turki Al-Sheikh, tomó después de perder en casa contra el Alcorcón.

Sus meses en la capital andaluza, donde los aficionados le han tratado como la estrella que proyecta su historial, han llegado a su fin y de nuevo se abren los interrogantes y las incertidumbres sobre el futuro inmediato de Guti, que todavía no se sabe si pasa por volver a Madrid, donde residen los dos hijos que tuvo con su primera esposa, la presentadora Arantxa de Benito, con quienes no parece tener una relación muy fluida según se deduce de las últimas declaraciones que realizó de Benito sobre este asunto.

La expareja, que se casó en la madrileña iglesia de los Jerónimos en 1999, se divorció 10 años después y lo anunció en un comunicado seis meses después de haberlo tramitado su separación legalmente. Eran una pareja popular porque ella también era un rostro conocido de la televisión, pero el fuerte carácter de ambos hizo que su relación viviera momento de ida y vuelta. En 2003 y 2006 anunciaron rupturas que no llegaron a realizarse, y de ahí quizás un divorcio en secreto. Años después la presentadora dijo en un programa de televisión que le “costó, y mucho, aceptar, asumir, superar y tirar para adelante”. “Jose [Guti] es muy pasional y yo también lo soy. Se juntó pasión con pasión y estalló la bomba en todos los sentidos. Los buenos momentos eran muy muy buenos, pero los malos eran malísimos”, explicó sobre su relación Arantxa de Benito.

Su divorcio lo vivieron con la misma intensidad que los años que estuvieron juntos pero de cara al público parecía que existía cierta armonía familiar. Los medios del corazón publicaron que el futbolista se comprometió en el acuerdo de divorcio a pasar una pensión mensual de 13.000 euros mensuales para mantener a su familia, 7.000 de los cuales fueron durante un tiempo en concepto de pensión compensatoria para Arancha de Benito; y a que continuarían residiendo en la casa que la familia tenía en la localidad de Boadilla del Monte. En 2019 se supo que la aparente buena relación de padre, madre e hijos, Zayra y Aitor, no lo era tanto. Arancha, cansada de callar, acudió a un programa de televisión donde contó lo que muchos ya sabían, que Guti había cumplido como padre hasta que llegó Romina a su vida, que la nueva pareja no había querido llevarse a su hija Zayra de vacaciones porque es “más conflictiva” que Aitor, y que se había “sentido sola en la educación” de sus hijos.

Su presente es muy diferente a cuando estuvieron unidos e incluso a después de su divorcio. Arancha ya no recibe la pensión compensatoria y Guti ya no tiene un sueldo millonario. Después de rescindir el contrato que tenía con el Besiktas llegó el Almería y ahora de nuevo la incertidumbre. El exjugador es administrador único de una empresa, Jaz 14 SL, dedicada al alquiler de bienes inmuebles que, según publicó El Confidencial el año pasado cuenta con un patrimonio de más de ocho millones de euros. Arancha de Benito también es administradora mancomunada de De Best Home Agencia de Servicio Doméstico SL, que como su nombre indica se dedica a la gestión de este tipo de servicios, y aunque anunció que pretendía volver a la televisión, su momento parece que no ha llegado todavía.

Guti ya no es el futbolista que se perdía en la noche y ahora, más reposado, busca un futuro que depende de la confianza de algún equipo en sus dotes de entrenador.

Lo más visto en...

Top 50