Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guti, el futbolista que quería ser rockero

El exmadridista se estrena como entrenador del Almería con un contrato millonario del jeque saudí Turki Al-Sheikh

José María Gutiérrez, con su esposa Romina Belluscio, como entrenador del Almería.
José María Gutiérrez, con su esposa Romina Belluscio, como entrenador del Almería. GTRES

Su fichaje se anunció con nocturnidad. Pero si algo no ha sido nunca José María Gutiérrez es discreto. A los 43 años, Guti es el nuevo entrenador del Almería y la sensación no solo de la ciudad andaluza sino de toda la Liga de Segunda División. No tiene un gran currículo en los banquillos, más allá de dirigir a los juveniles del Real Madrid y de un corto periodo formativo como segundo entrenador en el Besiktas turco, pero ello no ha impedido que su primera gran aventura como técnico la vaya a vivir como el mejor pagado de la competición en su categoría con un sueldo de un millón de euros al año.

El jeque saudí Turki Al-Sheikh, propietario del club almeriense y artífice de una revolución a golpe de talonario, confía en la capacidad de ver el fútbol del que fue uno de los centrocampistas más brillantes que se recuerdan. Un jugador con tantos detractores como admiradores por una actitud indolente en más de un partido. El jeque no solo ha fichado talento, también el carisma de una figura inolvidable dentro y fuera de los terrenos de juego. Tan directo como polémico en sus declaraciones y con una vida más parecida a la de una estrella de rock que a la de un deportista. Con Guti, el entretenimiento está garantizado.

El nuevo entrenador ya está en Almería junto a su esposa, la presentadora Romina Belluscio, y el hijo de ambos, Enzo, de seis años. Llegaron en avión privado desde Madrid y posaron en el estadio de los Juegos Mediterráneos para una imagen que compartieron con los 650.000 seguidores que tiene el entrenador en Instagram. Comienza una nueva vida que afronta “muy contento, ilusionado y animado”. El reto al que se enfrenta Guti es ascender al Almería a Primera División. Ahora es el segundo en la clasificación de su categoría.

Ver esta publicación en Instagram

Con mucha ilusión de afrontar este nuevo reto,siempre con el apoyo de la familia,Vamos @udalmeria 💪⚽️

Una publicación compartida de José María Gutiérrez Hernández (@guty14haz) el

En esta nueva etapa profesional le acompañará su mujer, Romina Belluscio, quien en septiembre retomaba su colaboración en el programa de televisión Espejo Público. Guti y Romina se casaron por sorpresa en julio del 2016, a pesar de haber anunciado su enlace cuatro años antes. La llegada de Enzo retrasó sus planes

Como futbolista, Guti marcó una época en el Real Madrid. Formado en la cantera, consiguió brillar en el Madrid de los galácticos. En un equipo que anteponía los fichajes millonarios a los jugadores de la casa. Pese a ello, el centrocampista deslumbró con su talento, aunque con reservas. Lo mismo ponía una asistencia de gol de tacón digna de un mago, que se llevaba los pitos de parte del Bernabéu. Un sector de la afición consideraba que era irregular y no corría. Él nunca lo negó. Lo suyo no era correr, porque “los buenos no corren”. Compartió vestuario con David Beckham y el inglés fue sin duda una de sus grandes inspiraciones no solo en el terreno de juego, también en su gusto por la moda.

Guti fue un icono de la metrosexualidad, con sus pendientes de brillantes, sus mechas rubias, sus tatuajes y su atrevido vestuario. Tuvo fama de rompecorazones. Los rumores de romances y de novias fueron constantes en esos años. Él nunca ocultó que le encantaba salir de fiesta. El fútbol le dio todo y él dio mucho a este deporte, pero el sueño de su vida era ser una estrella del rock. Entre sus grandes amigos están artistas como Leiva, y es un habitual en los conciertos de las grandes bandas que pasan por Madrid.

En lo personal vive tiempos convulsos. Arancha de Benito, la que fuera su esposa durante 10 años, ha ido al plató de Sálvame para criticarle por su papel como padre. Allí desveló que no mantiene apenas contacto con los dos hijos que tuvo con ella, Zaira y Aitor, de 19 y 17 años respectivamente. “No les quiere, no se ocupa ni preocupa. Son un cero a la izquierda en su vida… Ha decidido apartarse de su familia y de su sangre, porque ya tiene otra nueva”, aseguró.

Guti guarda silencio en todo lo que se refiere a su vida privada. Está concentrado en su nueva aventura. Debuta este domingo ante el Real Zaragoza, momento para ver qué impronta tiene el Almería de la personalidad y forma de ver el fútbol de su estelar entrenador.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >