Cantantes

Malú y Albert Rivera, padres de una niña

La cantante y el exlíder de Ciudadanos han tenido su primera hija, la segunda para él

Albert Rivera y Malú, en Madrid, el pasado julio.
Albert Rivera y Malú, en Madrid, el pasado julio.

Malú, de 38 años, y Albert Rivera, de 40, ya son padres de una niña que ha nacido a última hora de la mañana de este sábado y que ha pesado 2,800 gramos, según han confirmado fuentes próximas a la pareja. La pequeña Lucía ha llegado al mundo en el hospital HM Puerta del Sur de Móstoles (Madrid) donde la cantante ingresó de madrugada acompañada de su pareja y se le practicó una inducción al parto. Para el que fuera líder de Ciudadanos es su segunda hija, para Malú, la primera.

El 4 de diciembre de 2019, cuando la pareja llevaba alrededor de un año saliendo y después de meses de especulaciones, ambos anunciaron, a través de Instagram, que estaban esperando su primer hijo en común. “Ahora sí… Me emociona muchísimo poder compartir con vosotros este maravilloso regalo que nos ha hecho la vida: ¡Vamos a ser papás! Nos gustaría vivir este deseado embarazo con la mayor tranquilidad para poderlo disfrutar como merece. Una vez más, gana el amor”, escribían cada uno en su perfil, junto a la foto de un chupete.

El político y la cantante han mantenido un perfil bajo durante todo el embarazo y casi no se han dejado ver en público. Ninguno de los dos ha tenido apenas trabajo hasta el final del mismo. Tras dejar Ciudadanos, Rivera no se incorporó a un bufete de abogados hasta principios de marzo y Malú no ha tenido giras ni lanzamientos, ya que además sufrió una lesión en el pie que la obligó a parar. Eso sí, la cantante ya está trabajando en su próximo álbum y ya ha lanzado el primer single dedicado precisamente a su hija, Tejiendo alas.

A finales de marzo, durante las primeras semanas de la cuarentena impuesta por el estado de alarma declarado por el Gobierno a causa del coronavirus, la cantante rompió su silencio sobre su embarazo en una conversación con sus seguidores a través de las redes sociales y aseguró estar disfrutando de esa etapa. “El embarazo va muy bien. Desde el principio ha sido fácil, he tenido mucha suerte porque afortunadamente no ha sido de vomitar, todo me sienta bien. Menos mal porque en el confinamiento se come mucho”, bromeó entonces. A finales de abril, fue ella quien anunció desde su casa durante una entrevista por videollamada en El Hormiguero que esperaba era una niña, para la que entonces aún no habían elegido el nombre. A mediados de mayo era el expolítico quien, en una actitud insólita en él y durante una charla virtual organizada por la consultora Thinking Heads, hablaba por primera vez del embarazo de Malú y aseguraba sentirse “feliz” e “ilusionado”. “Estoy con muchas ganas, nervios e ilusión de ver la carita de mi hija. Quedan pocas semanas. Vamos a tener que cambiar muchos pañales y lo combinaré con mucho trabajo en el despacho. Pero toda mi familia está muy ilusionada, también mi hija Daniela”, dijo Rivera en referencia a su primogénita de ocho años, fruto de su relación con la psicóloga Mariona Saperas.

Las primeras noticias sobre la relación de Malú con Albert Rivera datan de la Navidad de 2018. Unos tuits en las redes sociales del entonces político dieron la alerta. En ellos proclamaba su admiración por la cantante al asistir a uno de sus conciertos. Poco después trascendía que Rivera se había separado de Beatriz Tajuelo, su última pareja, a la que se había unido tras romperse su matrimonio de 13 años con Mariona Saperas. A su primera hija se refirió Rivera durante su discurso de despedida de la política cuando habló de sus planes de futuro y su deseo de ser “mejor padre, mejor amigo, mejor hijo y mejor pareja”. El nombre de Malú sobrevoló la sala, pero no lo pronunció, como tampoco desveló incógnitas sobre la familia que planea junto a la cantante. Siempre ha sido muy escueto cuando se le ha preguntado sobre aspectos de su vida privada y solo se ha limitado a sonreír cuando se le interrogaba sobre Malú: “Todo bien, gracias”. La concesión que se permitió en la hora de su adiós fue de reconocimiento a su pareja: “Ha estado a mi lado aguantándolo todo, contra viento y marea”.

Malú es conocida en los ambientes artísticos por su hermetismo. Es una estrella a la vieja usanza, que se mueve bien en el escenario y en el estudio de grabación, pero no en la vida pública. Ni tan siquiera cuando mantuvo una larga relación con Gonzalo Miró se permitió una excepción. Con Rivera a su lado, la discreción ha sido aún más extrema. Nadie consiguió una fotografía de ellos hasta el mes de junio de 2019, cuando la revista ¡Hola! les retrató en un restaurante de Pozuelo de Alarcón, en Madrid.

Poco después posaban juntos por primera vez. Ocurrió cuando Malú recogió al entonces todavía líder de Ciudadanos el Hospital Universitario HM Puerta del Sur de Móstoles, donde había ingresado por una gastroenteritis grave con “un cuadro sincopal, probablemente por salmonela”. Saludaron, sonrieron y se marcharon. Después, pocas imágenes más ha habido de ellos. Además del anuncio del embarazo (y ahora del nacimiento), pocas referencias han hecho el uno al otro.

Instalados en una de las propiedades de la artista, en una lujosa urbanización del norte de Madrid, proseguirán su vida juntos. Él ya como un ciudadano de a pie. Ella, como una artista consagrada que puede permitirse el lujo de bajarse del escenario el tiempo que quiera, ya que sus seguidores la avalan.

Más información

Lo más visto en...

Top 50