Meghan Markle: “La vida de George Floyd era importante”

La esposa de Enrique de Inglaterra pronuncia un discurso de seis minutos, dirigido a los recién graduados de su instituto, en el que habla del racismo

Meghan Markle es una defensora de los derechos humanos y desde que era niña está concienciada con causas como el feminismo y la lucha antirracista. Por eso, ante las protestas que recorren Estados Unidos —y que empiezan a expandirse por todo el mundo— por la muerte del afroamericano George Floyd, de 47 años, el pasado lunes 25 de mayo durante una brutal detención policial calificada ya de homicidio, en Minneápolis (Minnesotta), Markle ha hablado.

La duquesa de Sussex pronunciado un discurso de seis minutos, dirigido a los recién graduados del Immaculate Heart High School, el instituto de la zona de Los Feliz, en Los Ángeles (California), donde ella estudió. Markle se ha convertido en la madrina de la promoción pero ha tenido que felicitarles a distancia a causa de la pandemia del coronavirus. Las palabras de felicitación de la exactriz de Suits se difundieron el miércoles por la tarde, pero no por la filtración de alguien del instituto, sino porque ella misma cedió el discurso a Essence, una revista dedicada a las mujeres negras que acaba de cumplir 50 años y que se ha hecho eco del mismo.

Markle, vestida de blanco, con poco maquillaje y en un vídeo que parece grabado en un patio (se oye el sonido de los pájaros) con un móvil, arranca su discurso felicitando a los alumnos que se gradúan este 2020. “Esta última semanas he estado pensando qué deciros en el día de vuestra graduación, y según hemos ido viendo lo que pasaba en nuestro país, en nuestro Estado, en nuestra ciudad, Los Ángeles, hemos visto que ha sido devastador. Y no estaba muy segura de qué contaros, estaba nerviosa"

“Entonces me he dado cuenta de que equivocado es... no decir nada. Porque la vida de George Floyd importaba, y la vida de Breonna Taylor importaba, y la vida de Philando Castile importaba, y la vida de Tamir Rice importaba, también la de tantas otras personas cuyos nombres conocemos, y aquellos cuyos nombres no conocemos”, afirma, muy seria en todo momento, la duquesa.

Con sus palabras, que difícilmente habría podido pronunciar si todavía fuera parte de la familia real británica, la duquesa reconecta con ese yo al que tantas ganas tenía de volver y que la ha llevado de vuelta a su California natal junto a su marido y su hijo, Archie. Markle ha retomado sus actividades cotidianas y ha reconectado con sus amigos, siempre dentro de los límites permitidos por la pandemia. Busca un trabajo en Hollywood y varias empresas han tocado ya sus puertas, vuelve a sentirse en su ambiente y a retomar una vida menos encorsetada por las imposiciones de una monarquía como la británica.

Por eso, durante este discurso la duquesa se permite retomar anécdotas personales. Así, Markle recuerda un momento en el instituto, algo que le ocurrió cuando tenía 15 años y en el que hizo voluntariado. Entonces una profesora le dijo: “Recuerda poner las necesidades de los demás por encima de tus propios miedos”. “Eso es algo que me ha acompañado durante el resto de mi vida, y he pensado en ello más que nunca esta última semana”, contó.

“Así que lo primero que quiero deciros es que lo siento. Siento muchísimo que tengáis que crecer en un mundo en el que estas cosas aún suceden", cuenta. También rememora algo que le ocurrió cuando tenía “11 o 12 años, y era la época de fuertes disturbios en la ciudad, también provocados por un acto de racismo sin sentido”. “Recuerdo el toque de queda y volver corriendo a casa, ver caer cenizas del cielo, oliendo y viendo el humo que salía de los edificios, y la gente corriendo... Recuerdo ver hombres en la parte de atrás de una camioneta que llevaban armas, rifles. Recuerdo que llegué a casa y vi un árbol, que siempre había estado allí, completamente carbonizado. Y esos recuerdos no se me quitan", rememora sobre los disturbios de abril y mayo de 1992 que dejaron 59 muertos y más de 2.300 heridos en la ciudad. "No puedo imaginarme que con 17 o 18 años, los que tenéis vosotros ahora, que tengáis que pasar por otra versión de la misma experiencia. Es algo que deberías comprender, pero como una lección de historia, no como una realidad”.

Además, la duquesa también recuerda cómo la gente se unió entonces, “igual que estamos viéndolo ahora, desde el sheriff de Michigan al jefe de policía de Virginia”. “Vemos a la gente, a las comunidades, unidas en la solidaridad. Y vosotros vais a ser parte de ese movimiento”, les asegura a los jóvenes. “Ya sé que esta no es la graduación en la que pensabais ni el tipo de celebración que habíais imaginado”, trata de consolarles, "pero también sé que lo veréis no como el final de algo, sino como un comienzo para aprovechar todo el trabajo, los valores y las habilidades de la que os habéis aprovisionado los últimos cuatro años”. Además, también les insta a ser parte del cambio, de la reconstrucción social, y a alzar su voz “de un modo más potente de lo que nunca lo habéis hecho, porque muchos tenéis o estáis a punto de tener 18 años, así que vais a votar”.

“Estáis preparados, equipados, os necesitamos y estáis listos. Estoy orgullosa de llamaros compañeros exalumnos, y ansiosa por ver qué vais a lograr. Sabed que os animo en este camino, que estoy orgullosa de vosotros, y os felicito enormemente desde el día de hoy, el principio del impacto que vais a hacer en el mundo los como líderes que tanto ansiamos. Enhorabuena, y gracias por anticipado", concluye su discurso.

Sus palabras siguen la línea del vídeo que se ha recuperado ahora pero que pronunció en 2012 con motivo de una campaña contra el racismo. En él contaba que, como hija de un hombre blanco y una mujer negra, la cuestión de la raza siempre la ha acompañado. “Tu raza es parte de lo que te define, el mundo te trata según te ve”, relata en esas imágenes, aunque reconocía que vivir en Los Ángeles es “como vivir en una burbuja” y que viajar le había abierto los ojos y le había hecho comprobar que hay “muchas mentes cerradas” en muchas partes del mundo.


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS