_
_
_
_

Lombarda asada con mojo de cilantro y tomates secos

Si buscas una alternativa a la clásica lombarda guisada con pasas y piñones, prueba a hornearla hasta que está tierna pero no blandurria, dorarla en la sartén y finalmente aliñarla con un mojo fresco y sabroso.

Dile tú que no a esta belleza
Dile tú que no a esta bellezaCARLOS ROMÁN

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Recuerdo que una vez María Arranz, amiga de hace años y recientemente incorporada a la familia Comidista, me dijo que la lombarda se le hacía un poco cuesta arriba porque al ser vegetariana y de familia gallega, es lo único que come cuando va al pueblo en Navidad. Su abuela se la prepara con nueces/piñones y pasas, una preparación que a mí me vuelve loco, pero entiendo que es algo que puede cansar con el paso del tiempo.

Sin embargo, hay luz al final del túnel. La lombarda es muy versátil y con un par de detalles puede ser perfectamente el plato principal de una comida. Pero esta receta también puede servirte si no te sienta bien esta col o le has cogido una manía irreversible. Usa la salsa para aliñar puerros al vapor, una ensalada de pasta, arroz o quinoa, algún pescado azul de sabor potente como la caballa o unas berenjenas al horno.

Si te decides por la col de la propuesta original, asarla es solo el primer paso. A partir de ahí, todo puede pasar: piensa en servirla tal cual con un mojo al tu gusto (combina genial con diferentes ingredientes y aromáticos como pimientos del piquillo, mostaza, comino, curry o romero). También puedes ponerle algún pesto o, más a lo loco, una salsa al estilo de la de los chiles en nogada mexicanos. En mi caso, la he juntado con una mezcla de cilantro, tomates secos y zumo de limón. Y a última hora caí en que unos pistachos, bien por encima, bien triturados en el mojo, le habrían ido genial, así que ahí queda eso.

Dificultad: Solo hay que vigilar que se cocine bien, pero sin pasarse, y que luego no se queme.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 lombarda grande
  • 12 tomates secos en aceite
  • El zumo de dos limones (menos si no te gusta el sabor ácido o son muy grandes)
  • Cilantro al gusto (yo puse unas 13 o 14 hojas, más los tallos de cuatro ramas)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 puñado de pistachos tostados (opcional)
  • Sal
  • Pimienta

Instrucciones

1.
Calentar el horno a 180 ºC. Lavar bien la lombarda y cortarla en cuartos. Pasarla a una fuente de horno y salpimentarla ligeramente. Tapar la fuente con papel aluminio y meter la bandeja en el horno. Hornear tres cuartos de hora.
2.
Escurrir bien el aceite de los tomates y triturarlos junto con el cilantro, el zumo de limón y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Aligerarla o espesarla con un chorrito de agua o frutos secos en función de la textura deseada.
3.
Sacar la fuente y comprobar el punto de cocción de la lombarda pinchándola con un cuchillo con cuidado (para no destrozarla). Si no está en el punto deseado, volver a tapar la fuente con papel aluminio y hornearla, comprobando cada 5-10 minutos el punto de cocción.
4.
Poner una sartén a fuego medio-alto, untar la lombarda con aceite de oliva virgen extra y dorarla en la sartén por todos los lados. Servirla en un plato, salpimentarla al gusto y colocar el mojo por encima.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_