_
_
_
_

Arroz meloso con acelgas

Mikel López Iturriaga

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Tengo la ligera sospecha de que en anteriores reencarnaciones fui monja de clausura o similar, porque no me puede gustar más la cocina estilo convento. Me refiero a esos platos viejunos y cuaresmales que bajo su aspecto ascético esconden los más lujuriosos placeres gastronómicos, ya que saben sacar el máximo partido a ingredientes ultrapobres.

La combinación de arroz y acelgas es muy típica de la Comunidad Valenciana, donde se denomina arrós amb bledes. Yo lo enmarco en el tipo de guisos monacales que me hace levitar cual Santa Teresa en éxtasis.El cereal inundado del sabor de la verdura, la textura cremosa y el aroma del ajo y el aceite de oliva perfumándolo todo conforman una experiencia tan simple, casera y auténtica que podría reconfortar a un zombie de The Walking Dead.

Aviso desde ahora que mi forma de prepararlo, bastante anárquica, seguramente no respeta ni los cánones regionales valencianos ni los de la cocina conventual: tampoco pretende sentar cátedra sobre ellos. Lo digo en previsión de los posibles ataques de los defensores del auténtico arroz con acelgas de las madres concepcionistas franciscanas de Valencia, que seguro que están al acecho con el cilicio puesto preparados para fustigarme por mis herejías culinarias.

Dificultad: Para almas descarriadas.

Ingredientes

  • 400 gr. de arroz
  • 1/2 kilo de acelgas
  • 1 litro de caldo de pollo o de verduras
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 100 ml. de vino blanco
  • 1 cucharada de carne de pimiento choricero
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal

Instrucciones

1.
Pelar y picar fino la cebolla y los ajos. Rehogarlos en una cazuela con un chorro de aceite unos 15 minutos a fuego suave.
2.
Sumar la carne de pimiento choricero y el pimentón y rehogar un minuto. Añadir el arroz y nacararlo bien con el sofrito un par de minutos.
3.
Poner a calentar el caldo.
4.
Mojar el arroz con el vino, remover y dejar que evapore el alcohol dos minutos. Añadir las acelgas picadas (sólo la parte verde, reservando las pencas para otras preparaciones). Mezclar, rehogar un par de minutos más y mojar con el caldo bien caliente.
5.
Cocer de 15 a 20 minutos, removiendo de vez en cuando para que el arroz suelte el almidón y quede cremoso. Si se pone muy seco antes de hacerse, añadir algo de agua. Retirar del fuego y servir inmediatamente cuando el arroz esté hecho.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_