El culto a la papelería de la generación TikTok: apuntes para estetas y caligrafía creativa

La armonía visual y el equilibrio cromático priman en este tipo de contenidos que definen toda una filosofía de vida que va más allá de las redes sociales. Aficiones que pueden tener beneficios como aliviar el estrés y que han revitalizado negocios en la era de las pantallas

Primer plano de una agenda con 'post-it' y notas de colores. La organización, la productividad y los productos de papelería han encontrado en las redes sociales un escaparate perfecto.
Primer plano de una agenda con 'post-it' y notas de colores. La organización, la productividad y los productos de papelería han encontrado en las redes sociales un escaparate perfecto.Olga PS (Getty Images/iStockphoto)

Los términos studygram, lettering o bullet journal resultan ajenos para la inmensa mayoría, incluso pueden producir rechazo entre quienes denuncian el uso de extranjerismos para describir cualquier nueva corriente. En cualquier caso, estos conceptos encierran toda una filosofía de vida en redes sociales como TikTok. En esta plataforma, el culto a los productos de papelería ha dado lugar a una amplia comunidad de jóvenes que crean y consumen vídeos de lo más variados. En unos se busca romantizar el estudio con trucos para hacer unos apuntes bonitos. En otros se comparten conocimientos con tutoriales exprés de caligrafía o consejos para organizar tu día, semana o mes en cuadernos cuidadosamente decorados. Además de por sus hashtags, este contenido se reconoce a simple vista porque presenta una estética muy concreta.

El material de papelería aparece siempre pulcramente organizado en escritorios que desterrarían por siempre el tópico del adolescente desordenado. La armonía visual prima y el equilibrio cromático no se sacrifica en ninguna publicación, salpicadas de colores pastel y diversas gamas tonales que, por supuesto, combinan a la perfección.

La apariencia de orden puede producir cierta sensación de calma y tranquilidad, como la que se busca con los vídeos de ASMR —donde el protagonista es el sonido— que pueblan internet, como explica Teresa Terol, psicóloga sanitaria, divulgadora y autora del podcast ValienteMente. “Vivimos hiperestimulados, eso quiere decir que constantemente nuestro cerebro tiene que estar evaluando el entorno porque es caótico y cambiante. Todo aquello monótono y rutinario que simplemente no necesita energía mental para analizarlo puede generar sensación de calma”, afirma. Y añade que, desde el punto de vista psicológico, “para la mente muchas veces menos es más, lo previsible le gusta a la mente porque no tiene que trabajar a través del sistema anticipatorio de ansiedad”.

Mientras la ralentización del crecimiento en Meta (matriz de Instagram, Facebook y WhatsApp) ha provocado el despido del 13% de la plantilla, TikTok se sitúa como la red social más prometedora en términos de nuevos usuarios y quiere doblar el número de empleados. Además, es la preferida de los más jóvenes. ”La penetración de TikTok en los estudiantes universitarios españoles y europeos es muy elevada, ya que más de la mitad (54%) utiliza la plataforma y casi 1 de cada 5 usuarios de TikTok en España (16%) son estudiantes”, según datos de esta red social.

Una de esas estudiantes es Paula, alumna del último curso de ESO y creadora de contenido bajo el nombre de Wondernotes. “Publico contenido relacionado con la vida del estudiante, organización, material escolar, lettering…”, explica. Cuenta que su interés por la papelería siempre ha estado ahí, pero ahora las redes sociales le han permitido compartir su afición con una comunidad de miles de personas. Publica en Instagram, YouTube y TikTok, y aunque realiza colaboraciones puntuales, de momento es solo un pasatiempo. En su escritorio, los rotuladores se cuentan por decenas, ordenados por colores en vasos trasparentes. “Mi interés en este mundillo empezó desde pequeña, mi colección de papelería empezó a crecer desde hace tiempo. Todo lo que he ido acumulando, sumado al material que he podido obtener gracias a distintas colaboraciones, hace que en su conjunto supere la cifra de 500 elementos fácilmente”, precisa esta tiktoker con casi 180.000 seguidores.

La creatividad define muchos de los contenidos englobados en esta corriente, delimitada en el vasto universo digital a partir de etiquetas como studygram, donde se aglutinan ideas para decorar apuntes con el objetivo de que sean más visuales y alimenten las ganas de estudiar. Las reproducciones de los vídeos sobre bullet journals también se cuentan por millones. Según explica Paula, el bullet journal es “un cuaderno hecho por ti, el cual usas en forma de diario o para organizarte”. Precisamente la organización, en estrecha relación con la productividad, es otra tendencia popular con cada vez más adeptos en todo el mundo. Una forma de encontrar motivación frente a la procrastinación, pero que puede ser contraproducente si se realiza de manera obsesiva.

Dentro de las subtemáticas relacionadas con el mundo de la papelería destaca, además, el lettering o caligrafía, realizada con rotuladores y bolígrafos de todo tipo. El éxito de este trabajo manual en la era de las pantallas y la digitalización puede no ser tan casual. “Hay estudios que avalan que reduce la ansiedad a nivel del mindfulness. No es lo mismo trabajar manualmente que a través de un ordenador, hay una conexión mucho más presente cuando se escribe con la mano. Además, el lettering también fomenta la atención y la concentración”, apunta Teresa Terol sobre los beneficios de esta actividad. Y teniendo en cuenta que la atención merma cuando buceamos en internet (algunos estudios señalan que si un contenido no interesa, no se presta atención más de cinco segundos), la caligrafía como tarea manual puede ser casi terapéutica.

Revitalización de la papelería más allá de las pantallas

El creciente interés por los productos de papelería no se limita a la generación TikTok. La buena acogida de este tipo de artículos llevó a Zara Home a lanzar a finales de octubre La Papelería, una colección en colaboración con el estudio de diseño francés Saint Lazare. La estética vintage impregna las coloridas referencias que forman parte de sus propuestas, presentadas en la tienda de la calle Compostela de A Coruña, un lanzamiento que la presidenta de Inditex Marta Ortega no quiso perderse.

En Papelería Berno también han comprobado que la papelería de aspecto retro vende. Así lo explica Ignacio Delgado, tercera generación al frente de este comercio abierto en 1947 y ubicado en el barrio madrileño de Narváez-Ibiza: “Se nota más interés, creo que lo antiguo/vintage está cobrando más importancia en todos los sentidos. Los artículos de papelería, y más en una tienda tradicional como la nuestra, cada vez se valoran más entre el público. Muchas veces nos dicen frases como ‘me encanta el olor de esta tienda’ o nos comentan sobre el mobiliario antiguo de madera que seguimos manteniendo desde nuestros inicios”.

Otro ejemplo lo encontramos en Conde Duque, donde hace poco más de un año abrió sus puertas Bomagui, una papelería especializada en artículos de inspiración vintage procedentes de diferentes partes de España y Europa. Las papelerías tradicionales, como cualquier pequeño comercio, conviven hoy en día con un poderoso rival, las grandes plataformas de venta online o las propias marcas de papelería con comercio electrónico integrado. Junto a estas, han surgido nuevos negocios que revitalizan el sector y se acercan a las generaciones más jóvenes o al público interesado en una papelería especializada donde el diseño importa tanto o más que la funcionalidad.

En Likely, también en Madrid, lanzaron su tienda online en 2016 bajo el concepto de “papelería de diseño” y en la actualidad cuentan con marcas de papelería asiáticas, europeas, americanas y españolas. “Las redes sociales han contribuido muchísimo a la popularidad del sector. Ese amor por la papelería que tantos tenemos se ha hecho palpable, ya que se han formado comunidades preciosas de personas que comparten sus escritorios y su día a día en el estudio o el trabajo”, apunta Rita Gallego, su fundadora, sobre la presencia del mundo de la papelería en el universo digital. Su oferta poco tiene que ver con la que se puede encontrar en las papelerías de toda la vida.

En opinión de Gallego, “las papelerías tradicionales cumplen una labor más del día a día. Con productos prácticos que cubren necesidades más básicas” y añade que, en su caso, se esfuerzan por incluir entre sus propuestas diseños de “marcas icónicas, con mucha tradición, imprescindibles para los más exigentes y también pequeñas marcas que tienen un diseño creativo y una propuesta innovadora en cuanto a la calidad, materiales y sostenibilidad”. El pasado y presente de la papelería conviven y dibujan un futuro prometedor para el sector.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS