La crisis del coronavirus

Presidentes autonómicos reprochan en el Senado la unilateralidad del Gobierno y le piden lealtad “recíproca”

Solo cinco presidentes regionales, cuatro del PP, asisten de forma presencial a la reunión en la Cámara alta

El presidente del PP, Pablo Casado, junto a los presidentes autonómicos y representantes de las Comunidades Autónomas del PP que han acudido a Senado.
El presidente del PP, Pablo Casado, junto a los presidentes autonómicos y representantes de las Comunidades Autónomas del PP que han acudido a Senado. / Europa Press

El malestar con la gestión de la crisis del Gobierno, al que la oposición en bloque acusa de actuar sin tener en cuenta al resto de fuerzas y de administraciones, acrecentó este jueves la soledad del Ejecutivo. Y el riesgo de que no cuente con los apoyos necesarios para ampliar el estado de alarma. Las dudas por el plan de desescalada y la ausencia de Pedro Sánchez concentraron las críticas de los cuatro presidentes del PP y los representantes de otros Ejecutivos en el Senado. La ministra Carolina Darias recordó que los territorios siguen teniendo las competencias en sanidad y dependencia. Pero los recelos en las autonomías son generales.

Las expectativas del PP se cumplieron en la Cámara alta. La presencia de Pablo Casado en el Senado con la mayoría de barones del partido, salvo las grandes excepciones del gallego Alberto Núñez Feijóo y el andaluz Juan Manuel Moreno, constató la importancia que Génova confería a la comisión de comunidades autónomas: las críticas a Sánchez fueron generalizadas el miércoles en el Congreso y están también muy extendida entre las autonomías.

Los dirigentes del PP exigieron que la lealtad que demanda Sánchez sea “recíproca” en vez de unidireccional, mientras los consejeros de las regiones socialistas cerraban filas con la representante del Ejecutivo. “Estamos hartos de prestar un apoyo imprescindible”, advirtió Javier Maroto. El portavoz del PP destacó que su partido ha votado a favor de las tres prórrogas del estado de alarma en el Congreso pese a las diferencias con el Gobierno. Y no dio por seguro que vuelvan a hacerlo.

Pero las críticas van más allá del PP: diferentes comunidades del PSOE, como la valenciana, Aragón y Castilla-La Mancha, discrepan de que la provincia tenga que ser la unidad territorial básica en la desescalada. El aragonés Javier Lambán no disimuló sus diferencias con el plan de desescalada. Unas horas después el Gobierno anunció que las franjas horarias para salir a pasear y hacer deporte no se aplicarán en los municipios de menos de 5.000 habitantes. Aragón pedía priorizarlos.

El Gobierno se defendió en el Senado de las críticas. Eso sí: la ministra de Política Territorial, Carlonia Darias, tuvo mucho cuidado de no caer en la confrontación. “Sería deseable que algún acierto se nos reconozca (...) Si somos protagonistas para los errores, tendremos que ser protagonistas para los aciertos”, fue la única concesión que Darias se permitió frente a la falta de autocrítica de los presidentes y consejeros que no eran del PSOE.

El desgaste del Gobierno tras casi siete semanas de confinamiento quedó patente. “Apoyamos el mando único, pero el mando único tiene que escuchar”, dijo Lorena Roldán, portavoz de Ciudadanos, en una sesión de más de seis horas a la que acudieron dos senadores de cada uno de los grupos grandes y uno por los pequeños; en total, una treintena. Los Gobiernos de Canarias, Baleares y Melilla no estuvieron representados por las dificultades para desplazarse. El presidente canario, Ángel Víctor Torres, pidió en balde intervenir de forma telemática. Cataluña, que también planteó ese formato, declinó participar. “No consideramos que en el Senado, y a petición del PP, deba producirse una sesión de control a la Generalitat”, expuso la víspera la consellera de Presidencia, Meritxell Budó. Feijóo alegó que Darias tiene “cero” competencias sanitarias y que Sánchez tampoco estaría presente para no desplazarse a Madrid. El presidente gallego pidió el final del estado de alarma para “reactivar la Constitución al 100%” y “reponer los derechos”, informa Sonia Vizoso.

La petición inicial de Darias de esforzarse en buscar un “mínimo común entendimiento”, uno de sus mantras, ha sido ignorada por las comunidades gobernadas por el PP y partidos nacionalistas o regionalistas. “Nuestro Estado autonómico ha respondido razonablemente bien y quiero personalizarlo en las comunidades autónomas, en las gestiones de todos sus Gobiernos, de todos los colores”, ha afirmado Darias, que ha subrayado el “tremendo esfuerzo de coordinación” administrativo en un Estado descentralizado como el autonómico. “No pretendemos unanimidad ni adhesión, sino que los disensos, que son necesarios desde la pluralidad, los hagamos de manera constructiva”, ha enfatizado Darias. La ministra ha resaltado nunca se habían celebrado tantas conferencias de presidentes: siete en el último mes y medio frente a las seis realizadas entre 2004 y marzo.

Miguel Ángel Revilla ha sido el primer líder territorial en intervenir tras la ministra. “Esta reunión es un fracaso, es una reunión devaluada, qué ocasión estamos perdiendo de encontrarle una virtualidad a un Senado como cámara territorial que no lo ha sido nunca”, ha arrancado el presidente de Cantabria y líder del PRC, que cogobierna con el PSOE. “Los presidentes hemos pintado cero en esta coyuntura. No pintamos nada. Los delegados del Gobierno se han convertido en una especie de gobernador civil", ha iniciado las críticas a la falta de autonomía para la toma de decisiones, o al menos consensuarlas, que las comunidades reclaman al mando único. Como vienen haciendo desde hace semanas los partidos nacionalistas, Revilla considera que bajo el estado de alarma “ha habido una recentralización que no admitimos ni quienes somos autonomistas”.

En esta línea, Josu Erkoreka, consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno de Euskadi, ha esgrimido que durante el estado de alarma las autoridades competentes en las comunidades deberían haber sido los presidentes autonómicos. “El Gobierno optó por la fórmula más recentralizada con el mando único”, ha sentenciado el dirigente del PNV, uno de los socios del Gobierno que más se han distanciado de Sánchez en las últimas semanas. Erkoreka ha trasladado además que su partido no es partidario de prolongar el estado de alarma vigente desde el 14 de marzo. La comisión no se habría celebrado sin el apoyo clave del PNV al PP en la Mesa de Senado. Un órgano en el que los nacionalistas vascos están presentes porque el PSOE les cedió uno de sus cuatro puestos. Molesto con la falta de comunicación de La Moncloa, el PNV permitió a finales de marzo que la comisión se celebrase. Fue su reacción al parón sin previo aviso de toda la actividad económica salvo la de los servicios esenciales. Erkoreka apuntó que “es hora de ir abandonando el estado de alarma y afrontar con instrumentos ordinarios” la desescalada.

“Con lealtad, cada domingo le firmamos casi un cheque en blanco al Gobierno, pero empezamos a pensar que la lealtad no es reciproca con las comunidades. La ausencia del presidente del Gobierno es una falta de respeto. No se puede hablar cada día de llegar a pactos y no venir al foro del Senado”, ha afirmado Fernando López Miras. Para el presidente de Murcia, la región con menor índice de contagios y de fallecidos por habitantes, la coordinación entre administraciones debe partir de la participación. Algo que, a juicio de los presidentes comparecientes en el Senado, no sucede. “El presidente nos repite los domingos lo que ya sabe toda España y el martes se rectifica lo que se anunció el sábado. Llevamos siete conferencias y no hay respuestas”.

También sin la menor autocrítica, Isabel Díaz Ayuso ha reivindicado su gestión de la crisis en Madrid, la comunidad con más fallecidos, con 8.176 decesos de los 24.543 casos oficiales (33%). “Siempre fuimos por delante del Gobierno una, dos e incluso tres semanas por delante”, ha asegurado. Como ya defendió el día anterior en la Asamblea de Madrid, la baronesa del PP ha responsabilizado a La Moncloa de la condición de Madrid de zona cero de la pandemia. “El Gobierno ha actuado de manera muy lenta. Se nos dijo que seria una simple gripe y nos confiamos. Es algo de lo que me arrepiento profundamente”, ha asegurado. En privado, las fuentes del Ejecutivo de coalición madrileño consultadas y que pertenecen a Ciudadanos discrepan de las conclusiones de Ayuso. “Van a arruinarnos”, ha añadido tras conocer que, según Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Madrid y Cataluña serán las últimas comunidades que saldrán del confinamiento. La Comunidad representa el 20% del PIB nacional, el 14% de la población y atrae el 80% de la inversión extranjera. Ayuso, que como el domingo pasado defendió que el Senado era la “institución idónea” para reunir a los presidentes -entonces se perdió casi toda la conferencia de líderes territoriales para acudir a una misa solemne en La Almudena por las víctimas-, ha solicitado una mesa bilateral con el Gobierno para diseñar la desescalada.

Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, ha sido el más suave en los reproches al Gobierno. “Esperábamos al presidente, este debate es mucho más que un debate de las autonomías”. “Hemos respaldado al Gobierno pero somos exigentes. Eso no es ser desleales. La colaboración hace la fuerza. La lealtad tiene muchas vías, del Gobierno a las comunidades y viceversa”, ha observado. Mañueco ha coincidido en que la conferencia de presidentes “no ha sido útil”. “¡Las comunidades nos enterábamos de las decisiones por la televisión el día antes sin atendernos ni escucharnos!”, ha remarcado como todas las intervenciones críticas. Mañueco sí ha compartido con la ministra que el Estado autonómico “ha resistido” y las comunidades “han estado a la altura”. “Somos Estado”, ha enfatizado antes de afirmar que Castilla y León “tiene un sistema de salud de primera”. La comunidad es la cuarta que contabiliza más muertes (1.752). El presidente de Ceuta, Juan Vivas, ha sumado a la lista de críticas la soledad con la que, según su versión, afronta la presión de la inmigración irregular y el cierre de las relaciones comerciales aplicado desde verano por Marruecos. Vivas ha reclamado un plan de reconversión económica “que haga que nuestro porvenir económico no dependa de las decisiones al otro lado de la frontera”.

“El PP ha vuelto a intentar hacer de esta Cámara un campo de batalla, pero no han estado algunos de sus principales generales”, ha señalado el portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, que ha destacado las ausencias de Feijóo y Moreno. "Dos presidentes no han secundado esta intención del PP de crear diferentes entornos de enfrentamiento con el Gobierno. Seguramente sean dos presidentes autonómicos que hoy están más dedicados a hacer su tarea de gobierno en sus comunidades, que a secundar este tipo de intenciones”. En cuanto a la presidenta de Madrid, el portavoz socialista ha asegurado que Ayuso "está demostrando una gran capacidad para la bronca y para la foto, pero una manifiesta incapacidad para gobernar su comunidad”. Sobre el homenaje a los sanitarios que la dirigente del PP ha anunciado para el Dos de Mayo, Gil ha recordado que Madrid ha anunciado el despido de unos 10.000 profesionales que fueron contratados para luchar contra la covid-19.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50