_
_
_
_
_

TikTok me hizo probarlos: estos son los bagels, ‘açaí’ y tartas de queso que triunfan en Madrid

Decenas de locales de estas tres especialidades han abierto en los últimos tiempos en Madrid y se han vuelto tendencia en redes por la obsesión de la gente por encontrar el mejor de la ciudad y publicarlo

Tarta de queso Madrid
Tarta de queso de Luna y Wanda.@JORCHALON

Salir a tomar algo siempre va a ser uno de los planes más cotizados de Madrid. No obstante, si hace unos años los animados comensales tenían que conformarse con ir muchas veces al bar de turno porque más valía malo conocido que bueno por conocer, hoy los jóvenes se organizan de una manera muy distinta, pues muchos de ellos usan sus redes para encontrar, por ejemplo, la mejor tarta de queso de la capital o el mejor bagel de masa madre.

Como exploradores, se van pasando sus descubrimientos unos a otros y hay incluso quien compite por ser el primero en hallar para sus seguidores el siguiente secreto de la capital. Para dar con tanto local tan singular se han creado decenas de cuentas de comida en redes sociales como TikTok. Allí, muchos creadores de contenido tienen como misión ir de restaurante en restaurante probando comida para recomendarla a ver si alguno de esos vídeos se vuelve viral.

Estas rutas de comida, que se han vuelto famosas por los influencers, ahora también son tendencia entre unos seguidores que hacen planes los fines de semana para ir a probar lo que han visto en redes y dictar su propia sentencia. Entre los negocios más de moda, Nopa Bagels, Luna y Wanda y The Açaí spot han destacado no solo por ser tendencia, sino por el amor que sus dueños le ponen a la elaboración de sus productos.

Un trozo de Brooklyn en pleno corazón de Chamberí

El equipo de Nopa Bagels en la entrada del local.
El equipo de Nopa Bagels en la entrada del local.

El olor a canela y pan recién horneado inunda el local de Nopa Bagels (Meléndez Valdés, 51, Madrid). Las calabazas y los adornos de Halloween han tomado el lugar estas semanas. Es un martes por la mañana y todas las mesas están llenas de estudiantes o personas que están trabajando. Cada uno tiene un café y un bagel sobre la mesa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Me hacen sentir como en casa”, dice una alumna de intercambio de Estados Unidos que está estudiando en la Universidad de Comillas, a pocas calles del local. Estos bagels se hacen con masa madre y con una fermentación lenta y tienen el poder de llevar al pasado a los clientes que alguna vez en la vida se han comido uno de estos pequeños panecillos por las calles de Nueva York. En el local se producen una medía de 200 bagels al día.

Nick Sullivan y Paloma Tejada abrieron este negocio en enero de este año y la panadería se ha consagrado como la casa de los expats en Madrid. “Me han llegado a preguntar que si atendemos también en español”, afirma Sullivan. El plan perfecto para Nopa es ir a desayunar una mañana con calma, disfrutar de su música, sus libros de recetas que están en las estanterías y dejarse seducir por sus bagels salados de queso, crema, salmón, cebolla y alcaparras o por su oferta de repostería: el rollo de canela es obligatorio con un café de especialidad.

En octubre hay que probar además el divertido Pumkin Spice Latte. Los precios van desde los 1,75 euros del más sencillo hasta los 2,75 que cuesta la unidad de everything. Sullivan invita siempre a sus clientes a sentarse cuando piden su comida para llevar. Su cara se llena de orgullo cuando habla del tipo de harinas, clientes y café que tienen en Nopa.

La tarta de queso con el tercer premio a la mejor de Madrid

Tarta de queso de Luna y Wanda.
Tarta de queso de Luna y Wanda.@JORCHALON

Durante el confinamiento, Sergio Arjona pasó de ser consultor a repostero. Un día, aburrido de tanta inacción, hizo una tarta de queso con su compañero de piso mezclando recetas que iba viendo por internet. De ahí nació la idea de crear Luna y Wanda (Calle de Espronceda, 3), que ahora vende más de 7.000 tartas al mes y ha ganado el tercer premio a la mejor tarta de queso de Madrid.

La tarta viene en diferentes tamaños y es simple: tostada por fuera, con un corazón cremoso y una base de galleta María. Ofrecen cinco tipos: la original, siguiendo la receta sin ningún extra; la de chocolate con leche; la de chocolate blanco, la de Kinder y la de dulce de leche. El tamaño perfecto para dos personas es la mini, que tiene un precio de ocho euros.

La mayoría de sus tartas se elaboran bajo demanda la noche anterior, con ingredientes frescos que necesitan reposar durante la noche. Todas quedan listas para entregar por la mañana, aunque también se suelen dejar algunas hechas y preparadas por si algún cliente que no la ha pedido con antelación quiere pasar a buscarla por su obrador. “No tenemos congelador, así que cuando se acaban, se acaban”, asegura Arjona.

Su local es un pequeño negocio en el barrio de Chamberí donde la gente puede pedirse un café o coger la tarta para llevar. Así que el plan perfecto es reservarla por su web, pasar a recogerla y llevarla para un pícnic con amigos en algún parque.

Un ‘açaí' endulzado solo con plátano

Bowl de The Açaí Spot.
Bowl de The Açaí Spot.

La cofundadora de The Açaí Spot, Sara Di Benedetto, de 29 años, tenía un lugar en el que se despachaba este producto de moda brasileño al lado de su casa. El açaí es el fruto de la palmera huasaí, que crece en las zonas húmedas del Amazonas. Se consume en zumos, batidos y postres, de lo más fotogénicos para mostrar en redes sociales, lo que ha contribuido a que sea uno de los productos estrella de los influencers y de las dietas vegetarianas.

A Benedetto le gustaba tanto y le parecía tan bueno que decidió que quería adquirir una franquicia. Cuando descubrió que todos los locales de açaí le añadían mucha azúcar a la pulpa, se sintió engañada. “Lo venden como algo saludable, pero no te dicen que un postre tiene menos azúcar”, asegura. Así que se puso como misión abrir un local de açaí saludable.

Después de muchas pruebas y errores, encontró un modo de endulzar la pulpa del fruto con plátano y vio que quedaba muy bueno. Ahora, acaban de abrir su segundo local en el madrileño barrio de Chamberí y busca que convertir su idea en una rebelión de la comida saludable. “Impulsé un negocio en el que yo quisiera comer todos los días”, asegura.

En el local venden cuatro tipos de açaí, pero el más vendido es el clásico que tiene granola, plátano, fresas, arándanos, mantequilla de cacahuete y semillas de chía. En la carta se especifican las calorías que aporta, así como el nivel de proteína, carbohidrato y azúcar.

Además, venden smoothies, chupitos de jengibre y cúrcuma para subir las defensas y granola sin azúcar. El plan perfecto es comprar un açaí para llevar e ir, por qué no, al parque del Retiro a disfrutarlo.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Lucía Franco
Es periodista de la edición de El PAÍS en Colombia. Anteriormente colaboró en EL PAÍS Madrid y El Confidencial en España. Es licenciada en Comunicación Social por la Universidad Javeriana de Bogotá y máster de periodismo UAM-EL PAÍS. Ha recibido el Premio APM al Periodista Joven del Año 2021.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_