_
_
_
_
_

Los médicos de primaria en Madrid vuelven a la huelga

La Consejería de Sanidad y los sanitarios no han llegado a un acuerdo para un conflicto que comenzó el 21 de noviembre tras el fracaso de la séptima reunión

La secretaria general de Amyts, Ángela Hernández, este miércoles antes de la reunión con los representantes de la Consejería de Sanidad.
La secretaria general de Amyts, Ángela Hernández, este miércoles antes de la reunión con los representantes de la Consejería de Sanidad.FERNANDO VILLAR (EFE)

Los médicos y pediatras de atención primaria de Madrid volverán este jueves a la huelga tras el fracaso del diálogo este miércoles con la Consejería de Sanidad para poner fin a un conflicto laboral que comenzó el 21 de noviembre. Los sanitarios habían suspendido su paro a finales de diciembre a la espera de una nueva reunión este miércoles por la tarde con Sanidad, pero este encuentro ha terminado sin acuerdo tras dos horas y media de negociación. La portavoz del comité de huelga, Ángela Hernández, ha dicho que han decidido retomar la huelga indefinida para casi 5.000 profesionales porque no estaban de acuerdo con las propuestas de la Comunidad de Madrid para mejorar los salarios de los sanitarios y aliviar su carga de trabajo.

Hernández ha dicho a los medios a las puertas de la consejería que la Comunidad de Madrid les proponía mejoras que suponían “cantidades irrisorias”. La Comunidad y los sanitarios negociaban el incremento del valor de la tarjeta sanitaria individual (TSI) asignada a cada profesional, es decir, con el incremento salarial en la nómina de los doctores en función del cupo de pacientes que tenga asignado. Además, las dos partes han chocado desde el inicio de la huelga por los refuerzos en el turno de tarde.

“La Comunidad de Madrid dirá que está ofertando mañanas y tardes a la población, pero es que hay montones de consultas de tardes que no están siendo atendidas por el suficiente número de médicos de familia y pediatras y que eso se va a repartir entre los compañeros y está produciendo tremendas sobrecargas”, ha dicho Hernández, que es la secretaria general del sindicato convocante de la huelga, Amyts (Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid).

La portavoz de Amyts se ha quejado de que los interlocutores de la Comunidad no tienen capacidad para tomar decisiones que supongan un aumento de gasto significativo. “La reunión ha ido mal. Es la séptima reunión y desde la primera estamos diciendo que queríamos hablar con alguien que pudiera manejar presupuesto para inyectar algo realmente tangible en la atención primaria”, ha dicho Hernández. Los representantes de la Consejería de Sanidad este miércoles eran los mismos que venían desempeñando ese rol en reuniones anteriores: la directora general de Recursos Humanos y Relaciones Laborales, Raquel Sampedro; el director general del Proceso Integrado de Salud, Juan José Fernández Ramos y la gerente de Atención Primaria, Almudena Quintana.

El consejero de Sanidad, Enrique Escudero, ha dicho en un vídeo publicado en Twitter que los médicos buscaban un aumento salarial generalizado, mientras que la Consejería prefiere recompensar a quienes ven a más pacientes. “Nos hemos encontrado con algo que no plantearon en la convocatoria de huelga que es esa subida lineal”, ha dicho.

La huelga supone una reducción de personal en los centros de salud, ya que deben ser respetados unos servicios mínimos, con dos médicos y un pediatra para centros de salud que cuenten con cuatro o más facultativos y de un médico y un pediatra en centros de salud con menos de cuatro médicos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el origen del conflicto está la carga asistencial a la que hacen frente los sanitarios de primaria cada día: algunos sanitarios atienden a diario hasta 70 pacientes, a pesar de que organismos internacionales recomiendan que cada facultativo atienda a unas 20 o 25 personas al día. Esto ha provocado que el 92% de los médicos de familia de Madrid hayan sufrido o sufran agotamiento emocional.

A pesar de que los sanitarios habían manifestado esperanzas de llegar a un acuerdo este miércoles, la reunión comenzaba con el ambiente emponzoñado que ha caracterizado al conflicto desde el inicio. Este miércoles por la mañana, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Pedro Muñoz Abrines, decía que “los ciudadanos están siendo rehenes de sindicatos sanitarios que actúan con motivaciones políticas”. Los sanitarios se han quejado de que Ayuso y sus portavoces han tratado de descalificarles sugiriendo falsamente que se mueven por intereses ideológicos y electorales.

Para desmontar esa imagen, Hernández ha anunciado que han comunicado a la consejería que ceden seis de los doce puestos del comité de huelga a médicos de familia y pediatras de otras organizaciones médicas y sociedades científicas para poder desbloquear las negociaciones y dejar claro que esto es un problema que afecta a toda la profesión. Además, Amyts ha propuesto que tres médicos de reconocido prestigio sirvan de mediadores entre las partes: el fundador de la firma de capital riesgo CRB Inbervio, Enrique Castellón; el presidente del Consejo General de Colegios de Médicos, Tomás Cobo; y el profesor Emérito de la Escuela Nacional de Salud José Ramón Repullo.

Los problemas de la sanidad madrileña figuran en un primer plano desde otoño, después de que el Gobierno de Ayuso anunciara la reapertura de decenas de centros con urgencias extrahospitalarias que habían permanecido cerrados desde el inicio de la pandemia. La falta de personal en esos centros motivó una protesta masiva que llenó el centro de Madrid el 13 de noviembre.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Fernando Peinado
Es reportero de la sección de Madrid desde 2018. Antes pasó ocho años en Estados Unidos donde trabajó para Univision, BBC, AP y The Miami Herald. Es autor de Trumpistas (Editorial Fuera de Ruta).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_