El exgerente de la Complutense se enfrenta a seis años de cárcel por malversar 1,5 millones de euros

La Audiencia Provincial de Madrid también juzga a partir de este lunes a varios administradores de colegios mayores y a tres alumnos

Fachada de la Audiencia Provincial de Madrid, el pasado julio.
Fachada de la Audiencia Provincial de Madrid, el pasado julio.EUROPA PRESS (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Madrid juzga a partir de este lunes y con un jurado popular al exgerente de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Dionisio Ramos, por presuntamente malversar casi 1,5 millones de euros durante el tiempo que ejerció el cargo entre 1995 y 2001. En el banquillo de los acusados también se sientan otras seis personas, entre ellas varios administradores de colegios mayores, empleados de la universidad y tres alumnos. A todos se les acusa de haber desviado más de 4 millones de euros de la institución a una supuesta caja B. Se enfrentan ahora a penas de entre cuatro y siete años de prisión, y a la inhabilitación de 15 años en el caso de los cargos públicos.

La Fiscalía exige los acusados devolver los 4.163.328 euros desviados, en concepto de responsabilidad civil, a la UCM, que depende de la Comunidad de Madrid. Dionisio Ramos era el encargado de controlar y gestionar los fondos que ingresaba la universidad, según el fiscal. Esto le permitió recibir ingresos en una cuenta corriente cuya finalidad era el manejo “injustificado” y el uso de los fondos para “fines ajenos” al centro. En esa misma cuenta, figuraban nominativamente “actividades culturales del Colegio Mayor Ximénez de Cisneros” y su existencia era desconocida para la universidad.

Los ingresos, detalla la Fiscalía, respondían a varios conceptos: fondos procedentes de la ocupación de los Colegios Mayores en los cursos de verano, talones al portador, transferencias de la Fundación General de la Universidad Complutense, así como dinero en efectivo o mediante giro postal procedente de la reserva de plaza de los Colegios Mayores de la zona oeste.

La cuenta fue abierta por los subdirectores del colegio mayor Ximénez Cisneros, situado cerca de la UCM, para realizar actividades culturales y en ella figuraban como autorizados tres de los acusados. Además, dos administradores de colegios mayores eran gestores efectivos de la cuenta, aunque no tenían firma en ella. La función de estas dos personas era controlar los gastos e ingresos de los colegios, liquidar los anticipos y el servicio de caja.

Entre enero de 1995 y junio de 2001, con la autorización del entonces gerente de la Complutense y con la de los administradores de los colegios mayores, se emitieron varios cheques al portador por importe de 914.320 euros sin cargo a los presupuestos y sin ninguna supervisión por parte de la universidad, con ánimo de “distraer” el dinero para sí “o para terceros”.

También, según la Fiscalía, otros acusados se dedicaron a “distraer” otras cantidades de dinero. Durante el curso 2002-2003 se matricularon 846 alumnos en los colegios mayores de la zona Oeste y 929 el curso siguiente. Todos abonaban en concepto de reserva de plaza, antes del comienzo del curso, 300 euros. Esa cantidad carecía de derecho a devolución ni era aplicable al pago de las mensualidades. Además, su “destino no era contabilizado en los Presupuestos de la Universidad, ni controlado y supervisado por la Inspección de la Universidad Complutense de Madrid”, indica la Fiscalía. Así, consiguieron recaudar 533.387 euros, un dinero que los acusados, en calidad de administradores de los colegios mayores, no incluyeron en las cuentas de la Universidad “conscientemente”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS