Madrid activa las videoconsultas y las altas por covid automáticas

Los enfermos de coronavirus asintomáticos recibirán las altas laborales de forma simultánea con la baja a los siete días desde la fecha en que se registre el positivo

Isabel Díaz Ayuso presenta en el hospital del Henares (Coslada) la nueva herramienta de videoconsulta.
Isabel Díaz Ayuso presenta en el hospital del Henares (Coslada) la nueva herramienta de videoconsulta.Comunidad de Madrid

Mientras Isabel Díaz Ayuso entraba la mañana de este martes al hospital del Henares, en la localidad madrileña de Coslada, para presentar la nueva herramienta de videoconsulta, decenas de personas, ciudadanos y miembros de sindicatos, gritaban en la puerta del centro “sanidad pública”. Dentro, en el vestíbulo de entrada, las quejas y los gritos de “Ayuso, dimisión” de algunos pacientes se han mezclado con los aplausos de algunos sanitarios. “Es parte de la política y de la gestión, es el día a día”, ha respondido sobre la protesta la presidenta de Madrid, escueta, tras la rueda de prensa.

Con un sistema debilitado por las consecuencias de casi dos años de pandemia, este nuevo protocolo parece insuficiente a especialistas y organizaciones e inadecuado para solucionar los problemas de fondo de la sanidad pública madrileña: carencias en las plantillas de atención primaria, listas de espera crecientes y una elevada temporalidad y precariedad en la situación laboral de los profesionales.

Para la presidenta, la videoconsulta “es todo un hito asistencial que se traducirá, este mismo año, en más accesibilidad, mejor atención, menos desplazamientos y una relación médico- paciente más cercana”. Para los médicos, sobre todo de atención primaria, esto no soluciona la gestión diaria que han de hacer de las agendas, con hasta 90 pacientes que ver en un día.

Ana Giménez, médico de familia y portavoz de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores en este ámbito, asegura que “en atención primaria las videollamadas no pueden arreglar absolutamente nada, porque es una cuestión de falta de médicos. Es una herramienta, pero no es lo que necesita la Comunidad de Madrid”. Lo que sí es una prioridad, afirma la especialista, “es ser capaces de volver a atraer a los médicos a trabajar en este nivel, y para eso hacen falta unas condiciones laborales adecuadas, retribuciones competitivas y control de la demanda”.

“Necesito tiempo para poder atender a mis pacientes. Ni por teléfono ni por videollamada soy capaz de atender a 70, 80, 90 pacientes al día”, añade Giménez. En esta saturación de las plantillas, lo que sí puede ayudar es el sistema de bajas y altas automáticas que activó este lunes el Gobierno regional para los enfermos de covid asintomáticos —aquellos que solo tienen que permanecer en aislamiento siete días—, con el objetivo de “reducir la carga burocrática a la mitad”, según una nota de la Consejería de Sanidad, en la que explican que en el mismo proceso el facultativo podrá dar la baja y el alta a la semana desde la fecha en la que el paciente haya dado positivo.

Desde que comenzó la sexta ola, los centros de salud han sido los más afectados por la avalancha de nuevos contagios. Desde hace semanas tienen activos los planes de emergencia y en muchos consultorios se paralizaron todas las consultas que no fuesen imprescindibles. Aún decenas de ellos no tienen citas disponibles para los próximos 14 días. Tenían este lunes 6.936 enfermos en seguimiento domiciliario; en noviembre, cuando se fijó el inicio de este último pico de la pandemia, eran 794.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

¿Qué es la videoconsulta?

Es un nuevo servicio de atención telemática que, según ha especificado la presidenta, “no sustituirá” a la atención presencial, “que seguirá siendo la más habitual”, sino que será un complemento más, como ya lo es la telefónica. Funciona desde diciembre como proyecto piloto en los servicios de Dermatología, Endocrinología, Medicina Interna y Psiquiatría del Hospital El Escorial, y se activa ahora en Endocrinología, Medicina Interna, Neumología, Nefrología y Dermatología del hospital del Henares.

Próximamente, especifica el Gobierno de Madrid en una nota, se pondrá también en marcha en los centros de salud de Los Alpes, Adelfas, Baviera, Griñón, Torres de la Alameda, Navas del Rey, Torrelaguna y Colmenar de Oreja, y en los consultorios locales de Alpedrete y Loeches. Y “poco a poco” llegará a todo el sistema público, “antes de terminar el año”.

Esta opción estará disponible en la tarjeta sanitaria virtual, junto a las opciones ya existentes de “cita presencial” y “cita telefónica”, no hará falta ninguna otra aplicación y, por el momento, será el profesional quien decida cuándo es adecuada este tipo de atención según la patología y la situación clínica del paciente. Más adelante, ha especificado Díaz Ayuso, “se valorará que pueda ser el paciente quien la pida”. También ha explicado que esa videollamada “no se puede grabar” y que “quedará integrada en la historia clínica” del paciente de forma automática.

En la misma rueda de prensa, y haciendo alusión a la “utilidad” de la Tarjeta Sanitaria Virtual para la campaña de vacunación contra la covid, la presidenta ha informado de que a partir de mañana, los madrileños en la franja de 30 a 39 años podrán solicitar cita para la tercera dosis, la de refuerzo, que comenzará a ser inoculada este jueves. Además, ha anunciado que a partir del miércoles las familias de los niños de 5 a 11 años empezarán a recibir mensajes SMS con la cita para administrarles la segunda dosis de vacuna, cuando se cumplan ocho semanas de la primera.

El procedimiento para las bajas y altas simultáneas

En las bajas por covid —en caso de que el paciente sea asintomático, es decir, que su aislamiento sea de siete días— “se cargará automáticamente una duración estimada de siete días y, en función de la fecha que se registre, aparecerá automáticamente la de reincorporación sin necesidad de cumplimentarla”, explica el Gobierno de Madrid en una nota. Un cambio que llega tras la respuesta del pasado jueves del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, que dio luz verde a este nuevo sistema y confirmando que “se podía implantar sin modificación de la normativa vigente”, según el mismo comunicado.

Cómo pedirla. Para acceder a este proceso, los asintomáticos que hayan dado positivo, en un test de autodiagnóstico o cualquier otra prueba de detección, tendrán que contactar con el teléfono gratuito del Centro de Atención al Paciente (900 102 112) para informar de su situación e indicar que necesitan la baja para cumplir con el periodo de aislamiento.
El paciente recibirá un SMS que confirmará que el centro ha recibido los datos y que le informará de que el centro de salud contactará de forma automática sin necesidad de pedir cita. La baja y alta se dará a partir del día del resultado positivo y con una duración de siete días.

¿Qué ocurre si aparecen síntomas durante el periodo de aislamiento? En este caso, el ciudadano deberá contactar con su centro de salud por si fuera necesario prolongarla. “Si permanece sin síntomas, transcurrida la semana, deberá incorporarse al trabajo al siguiente día laborable”, informa la Consejería de Sanidad en el mismo comunicado.

La documentación. Los ciudadanos que lo necesiten pueden acceder a la documentación de la baja accediendo al apartado Mi Carpeta de Salud en el portal web oficial de la Comunidad de Madrid —para lo que se necesitará DNI electrónico, certificado digital o el código de Cl@ve permanente—, o a través de su empresa si está adherida al Sistema RED estatal. “No será necesario imprimir el parte en papel si su empresa tiene acceso a esta herramienta”, según añade la Comunidad. En caso de requerirlo en papel, se puede solicitar un ejemplar impreso en la Unidad de Atención al Usuario de los centros de salud.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Isabel Valdés

Corresponsal de género de EL PAÍS, antes pasó por Sanidad en Madrid, donde cubrió la pandemia. Está especializada en feminismo y violencia sexual y escribió 'Violadas o muertas', sobre el caso de La Manada y el movimiento feminista. Es licenciada en Periodismo por la Complutense y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS. Su segundo apellido es Aragonés.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS