Ayuso, las mascarillas en los colegios y cómo prometer medidas que ya existen

El caos provocado por el anuncio de la retirada de los tapabocas en los recreos de los colegios en Madrid acaba con una nueva orden de la Consejería de Sanidad en la que no cambia ninguna restricción

Isabel Díaz Ayuso en la visita en Torrejón de Ardoz a la sede de Servinform el 22 de octubre de 2021.EUROPA PRESS (FERNANDO VILLAR (EFE))

Primero, el anuncio de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso: “Desde el próximo lunes las mascarillas dejarán de ser obligatorias en los recreos de los colegios”. Tras él, el barullo: el Ministerio de Sanidad recuerda la normativa actual, que fija que los niños pueden no llevarla al aire libre, siempre que se pueda mantener la distancia interpersonal de 1,5 metros. Poco después, el matiz del Gobierno regional, que incluye una segunda parte al anuncio original: “Siempre que se respete la distancia de seguridad interpersonal”. Es decir, que no hay novedad. Madrid va a cumplir con la legislación vigente, la suya y la del Estado, nada más. Y la orden publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad la mañana de este viernes, en teoría para detallar la promesa de Ayuso, solo incluye un punto nuevo en el que desarrolla, simplemente, uno de los artículos de la normativa del Gobierno central.

Este viernes, la presidenta insistió: “No voy a dejar a los niños con las mascarillas en situaciones innecesarias porque el Gobierno no haga su trabajo”. Una frase que, en la práctica, no significa nada, porque el próximo lunes, 25 de octubre, todo seguirá como hasta ahora en los patios: se podrá ir sin tapabocas, si existe la posibilidad de que haya distancia de seguridad de metro y medio entre los niños. Sin embargo, esas 24 horas de embrollo informativo generan caos, y desinformación, en el ámbito educativo, en las familias y en diversos medios de comunicación. Explicamos aquí la cronología de lo que ha ocurrido.

Jueves 21 de octubre

10.47 horas. Isabel Díaz Ayuso informa en la sesión de control al Gobierno regional de que el lunes las mascarillas dejarán de ser obligatorias en los recreos de los colegios. El gabinete de prensa de Presidencia lo comunica exactamente así. Y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, publica un post anunciando lo mismo en su cuenta de Twitter, con el corte en vídeo de su intervención en la Asamblea.

15.11 horas. El Ministerio de Sanidad se pronuncia. ¿Puede Madrid levantar esa obligatoriedad? Así, en general, no: la normativa vigente lo prohíbe, con algunas excepciones.

La última actualización de la ley que lo regula —la Ley 2/2021, de 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19—, es del 25 de junio. Esa última actualización fija que “las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas” en dos supuestos: “En cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público” y “en cualquier espacio al aire libre en el que por la aglomeración de personas, no resulte posible mantener una distancia mínima de 1,5 metros entre las mismas, salvo grupos de convivientes”.

Y el 29 de junio, en el documento de Medidas de Prevención, Higiene y Promoción de la Salud frente a COVID-19 para centros educativos en el curso 2021-22, aprobado por la Comisión de Salud Pública y teniendo en cuenta la última modificación que se había hecho de la ley anterior, ya se incluyó una frase referente a esta cuestión: “En actividades al aire libre controladas en las que el alumnado respeta la distancia de 1,5 metros, se podrá valorar no usar la mascarilla durante esa actividad, sujeto a su vez a la evolución de la situación epidemiológica”.

17.42 horas. Un portavoz de la Consejería de Educación y el propio consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, introducen el matiz: “Siempre que se pueda mantener la distancia de seguridad”. Un portavoz de esa última consejería informa de que la nueva orden se publicará en el Boletín Oficial de la Comunidad a la mañana siguiente, es decir, la mañana de este viernes.

Pero, ¿qué decía la normativa de Madrid hasta hacía unas horas?

La orden que regulaba hasta ese momento era la 1244/2021, de 1 de octubre. El punto 1b del artículo octavo sobre el uso obligatorio de mascarillas decía: “En cualquier espacio al aire libre en el que por la aglomeración o agrupación de personas no resulte posible mantener una distancia mínima de 1,5 metros entre las mismas, salvo grupos de convivientes”.

Tras esa orden, hubo varios documentos aclaratorios. El último, una resolución conjunta de las viceconsejerías de Política Educativa y de Organización Educativa, del 4 de octubre, que recogía exactamente lo mismo en el tercer punto del apartado tercero: “El uso de mascarilla será obligatorio en cualquier espacio al aire libre del centro educativo en el que se dé agrupación de personas o posibilidades de aglomeración (recreos, eventos, etc.)”.

Viernes 22 de octubre

11.00 horas. La Comunidad publica en el Boletín Oficial de la Comunidad la nueva orden. Dice: “Se modifica el punto 2 del apartado octavo, que queda redactado de la siguiente forma”. La “forma” es introducir un nuevo apartado, el g, en el que se lee: “En los centros docentes de la Comunidad de Madrid autorizados a impartir enseñanzas de educación infantil, educación primaria, educación secundaria obligatoria, bachillerato, formación profesional, enseñanzas de idiomas, enseñanzas elementales y profesionales de música y de danza, enseñanzas profesionales de artes plásticas y diseño, enseñanzas deportivas y educación de personas adultas, durante los períodos de recreo que se realicen en espacios al aire libre siempre que se respete la distancia de seguridad interpersonal de acuerdo con lo establecido en la Ley 2/2021, de 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19″.

La misma instrucción, formulaciones distintas. La primera (la orden anterior) establecía que la mascarilla era obligatoria cuando “no resulte posible mantener una distancia mínima de 1,5 metros”; la resolución conjunta posterior la hacía obligatoria “[cuando]se dé agrupación de personas o posibilidades de aglomeración (recreos, eventos, etc.)”. Y la nueva orden resuelve que se podrá retirar la mascarilla “siempre que se respete la distancia de seguridad interpersonal”.

Solo poco después, se envió a los centros educativos una nueva resolución de la Consejería de Educación para informar de la situación a partir del lunes: “Uso de mascarilla en periodos de recreo. En el curso 2021-2022, el uso de mascarilla no será exigible durante los periodos de recreo que se realicen en espacios al aire libre siempre que se respete la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros”.

13.10 horas. El gabinete de la presidenta envía un comunicado con declaraciones en Torrejón de Ardoz, tras la pregunta de un periodista sobre el uso de mascarillas en los recreos de los colegios: “No voy a dejar a los niños con las mascarillas en situaciones innecesarias porque el Gobierno [central] no haga su trabajo”.

Mientras Ayuso volvía a la casilla de salida, familias, profesores y niños llevaban 24 horas debatiendo sobre una cuestión que no está sujeta a debate. A lo largo de la mañana del viernes, colegios e institutos tuvieron que explicar a sus alumnos qué decía la nueva norma y algunos tuvieron que enviar correos electrónicos a las familias ante el revuelo. Varios ya han comunicado que mantendrán el uso de las mascarillas en los recreos. “Dado que como ustedes pueden comprender no se puede garantizar la distancia de seguridad establecida de 1,5 m entre los alumnos”, dice uno de esos emails.

“Dado que es inviable poder garantizar dicha distancia de seguridad interpersonal en los recreos, tras haber hablado con Inspección Educativa y haber recibido su visto bueno, la mascarilla seguirá siendo obligatoria para todos los alumnos de Primaria en dicho período”, se lee en otro. “Debemos tener en cuenta que los recreos suponen un momento de juego e interacción entre los alumnos en los que resulta muy complicado asegurar la distancia de seguridad; por lo que nuestro principal objetivo seguirá siendo preservar la seguridad de nuestro alumnado. El personal docente será quen valore e indique a los alumnos en qué actividades se puede evitar el uso de la mascarilla”, escribe la Dirección de otro centro.

“¿Lo peor? Tener que explicarlo a los niños”, explica un profesor de primaria del distrito de Hortaleza: “Han visto en la tele a Ayuso diciendo que no tendrán que llevar mascarilla y ahora hay que decirles que no es exactamente así”. Otro, de un colegio en el distrito de Chamartín, explica que la coordinadora covid del centro les ha enviado la resolución y a continuación un resumen: “Vamos, que seguimos como estamos”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS