La agridulce visita de Ayuso al Capitolio

De los 38 congresistas convocados, asistieron a la cita con la presidenta madrileña cinco, entre presentes y conectados

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a las afueras del Capitolio, Washington.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a las afueras del Capitolio, Washington.Comunidad de Madrid (Comunidad de Madrid/EFE)

El encuentro de mayor perfil de la gira institucional por Estados Unidos de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, era la reunión de este jueves con el caucus hispano en el Capitolio. En los días previos al evento, su equipo afirmaba que los 38 miembros, todos demócratas, habían confirmado la asistencia, pero que sería híbrido: algunos participarían de forma presencial y otros, la minoría, por Zoom. El almuerzo duraría media hora. No fue así.

La líder regional del Partido Popular estuvo apenas 10 minutos en uno de los edificios anexos del Capitolio, donde tienen las oficinas los congresistas, y participaron cinco miembros del caucus, entre presentes y conectados por videoconferencia, según el listado de los organizadores al que tuvo acceso este periódico y fuentes cercanas a la reunión.

Ayuso llegó al encuentro con los congresistas, algunos de ellos representantes de tribus indígenas, tras su polémica defensa de la hispanidad en la que ha calificado al “indigenismo” como “el nuevo comunismo”. El presidente del caucus hispano, el congresista californiano de origen mexicano, Raúl Ruiz, expresó su desacuerdo con algunos de los comentarios que hizo la presidenta madrileña durante la gira, según una fuente conocedora de la reunión citada por EFE. La líder regional también cargó en Washington contra las disculpas por los pecados “personales y sociales” ofrecidas por el papa Francisco a México con ocasión del Bicentenario de la Independencia.

A la salida del breve evento, Ayuso sostuvo que “había lanzado este debate” sobre los cuestionamientos al legado español, pero que no lo habían discutido. Además, cuando se le preguntó por la convocatoria, afirmó que “físicamente había cinco o seis” congresistas y “unos 10 ó 12″ por Zoom. La líder regional destacó la presencia de la legisladora demócrata Linda Sánchez, representante de un distrito de California, y de Loretta Sánchez, su hermana, quien no ocupa un escaño en el Congreso desde 2017.

Para justificar la baja asistencia, la presidenta madrileña afirmó que “hoy es un día muy especial en el Capitolio” y que “hay cuatro votaciones históricas que pueden cambiar muchas cosas en la política norteamericana”. No son cuatro, sino dos las votaciones que tienen lugar este jueves en el Congreso: el plan bipartidista de infraestructuras y la extensión del presupuesto del Gobierno federal, que expira a medianoche, para evitar el cierre parcial de la Administración de Joe Biden.

Es tradición que el caucus hispano tenga varios invitados a comer una vez al mes. Los encuentros con cada uno suelen durar media hora, según una de las encargadas. El menú de este jueves eran burritos. Tras la intervención de Ayuso, le tocó exponer a Carlos del Toro, secretario de la Armada de Estados Unidos. Al menos dos congresistas más llegaron para participar de ese encuentro una vez que finalizó el de la presidenta madrileña. El equipo de la líder regional llevó de regalo cerca de dos docenas de bolsas en las que había un abanico, una vela y mascarillas, aparentemente, con el logo de España.

Loretta Sánchez acompañó a Ayuso hasta la salida cuando finalizó el encuentro. En las escaleras, la excongresista demócrata se encontró con unas conocidas. Presentó a la presidenta de Madrid y agregó “puede ser la próxima presidenta de España ¡mira qué joven!”, a lo que la líder regional reaccionó inmediatamente, siempre sonriendo, que “no, no, no”. En su última rueda de prensa con periodistas, todos de medios españoles, Ayuso enumeró los 13 encuentros institucionales que mantuvo durante los seis días de gira por Nueva York y Washington. Según ella, en muchos de estos, le habían hecho ver que “los impuestos y exceso de burocracia son un lastre para la inversión en España” que “perjudica” a Madrid.

Lo que iba a ser el gran broche de la gira, acabó siendo una breve reunión con muy poca asistencia en uno de los edificios aledaños del Capitolio, y donde el propio presidente del caucus hispano reprochó la visión de la presidenta de la Comunidad de Madrid sobre el legado español, precisamente cuando Estados Unidos celebra el mes de la hispanidad (del 15 de septiembre al 15 de octubre). En un intento de poner paños fríos a la polémica que marcó el viaje, Ayuso apuntó que “del mismo modo que social y socialismo no es lo mismo, ni popular ni populismo, no es lo mismo el indigena que el indigenismo”.

Entre los deberes que se lleva, sostuvo, está el trabajar para dar a conocer Madrid y la región en Norteamérica porque “desconocía lo poco que se habla” de la capital española en la potencia mundial. Para eso, uno de sus propósitos es “participar en más viajes como este”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Antonia Laborde

Periodista en Chile desde 2022, antes estuvo en la oficina de Washington. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS