la crisis del coronavirus

La policía irrumpe en 250 fiestas ilegales en Madrid durante el fin de semana

Ocho arrestados y casi un millar de sanciones por incumplir las restricciones del toque de queda y las reuniones sociales

En vídeo, la policía desaloja un restaurante con 16 personas escondidas que celebraban una fiesta ilegal.POLICÍA MUNICIPAL / EUROPA PRESS

Las celebraciones clandestinas, pasado el toque de queda y sin respetar las medidas de seguridad, han continuado un fin de semana más. La Policía Municipal de Madrid irrumpió en 250 fiestas ilegales —entre domicilios y locales— entre este viernes y el sábado. Además, los agentes han incoado 481 propuestas de sanción por no llevar mascarilla y 421 por estar en un mismo recinto más de seis personas. La Policía Nacional detuvo también en la madrugada del sábado ocho personas por atentado contra la autoridad y rescató a un joven que quedó atrapado en un patio de luces al intentar escapar de los agentes.

En declaraciones a Telemadrid, el comisario de la Policía Municipal, José Luis Morcillo, detalló que el perfil de los asistentes a estas fiestas ilegales son jóvenes de 20 y 30 años, que cada vez conocen mejor las tácticas policiales y por eso no abren la puerta a los agentes.

La fiesta más grave se detectó en el sótano de un local comercial en el centro de la capital, que no tenía salidas de emergencia, y que se anunciaba en Internet como piso turístico. En esta celebración ilegal, los agentes echaron la puerta abajo y hallaron en el interior a 66 personas, de las que 11 eran menores de edad.

Este local comercial en el que se encontró a los menores era un almacén de instrumentos y de vestuario de ópera, situado en la calle del Espejo, cerca de la plaza de Isabel II (distrito de Centro). Tiene dos plantas ―un sótano y un semisótano―, ambas de unos 50 metros cuadrados y situados a unos ocho metros por debajo del nivel de la calle. Al lugar se accede por una escalera de unos tres metros, que era la única vía de entrada y salida del lugar. Alrededor de las dos de la madrugada, la Policía Municipal recibió varias llamadas de vecinos, en las que avisaban de que había ruido y jaleo en el local. Cuando acudieron varios agentes, comprobaron que había una fiesta ilegal y que el local tenía varias cerraduras.

MÁS INFORMACIÓN

Los policías llamaron varias veces e intentaron que abrieran el almacén, pero nadie lo hizo. Oyeron discusiones dentro, en las que algunas personas pedían salir, mientras otras se lo negaban. Al final, los agentes llamaron a la Unidad Central de Seguridad (UCS), que echó la puerta abajo y desalojó el local. Los 11 menores fueron recogidos por sus padres, trasladados a la unidad policial o incluso llevados a sus domicilios. Se levantaron cuatro actas por tenencia de drogas, además de hallar estupefacientes tirados por el establecimiento. Fuentes policiales han destacado la peligrosidad del local, sobre todo, en caso de haberse producido un incendio, ya que carecía de puertas de salida de emergencia.

Otra de las fiestas detectadas por la Policía Municipal ocurrió en un restaurante de la calle de Covarrubias (distrito de Chamberí), donde había 16 personas escondidas y se tramitaron 32 propuestas de sanción por saltarse el toque de queda y por no mantener la distancia de seguridad. Las primeras investigaciones apuntan a que el local había sido alquilado para celebrar la fiesta.

Ocho arrestados

Además, la Policía Nacional ha desmantelado también otras dos celebraciones clandestinas en el distrito de Centro ―en un local y en un piso turístico― y ha arrestado a ocho personas. Además, ha abierto 90 propuestas de sanción, según ha informado la Jefatura Superior de Policía. Los dos eventos se realizaban pasado el toque de queda.

Una de las fiestas tenía lugar en un piso turístico de la calle de Cádiz, donde se encontraban más de 50 personas reunidas. Los hechos ocurrieron en la madrugada del sábado. Los agentes detuvieron a ocho personas, siete varones y una mujer, todos ellos españoles, como presuntos responsables de delitos de atentado a agentes de la autoridad y detención ilegal. Cuando los agentes llegaron al piso, los organizadores de la fiesta no permitieron la salida de los asistentes. Además, parte de los asistentes organizaron una salida rápida para tratar de arrollar a los policías y evitar ser sancionados.

Los policías practicaron 45 propuestas de sanción a los asistentes por incumplimiento de las medidas anticovid establecidas y además se incautaron de diversas sustancias estupefacientes. Los agentes también rescataron a un joven que quedó atrapado en un patio de luces al tratar de escapar.

La otra fiesta clandestina se ha celebrado en un establecimiento de la calle de Huertas, donde se han levantado 45 actas por incumplir la normativa en materia higiénico-sanitaria impuesta por el coronavirus. Además, ha sido sancionado el establecimiento por exceder el aforo permitido.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50