Escenas cotidianas

Martín Kazanietz inaugura la exposición ‘Historias estancadas’ en el Instituto Francés de Madrid

Detalle de la exposición 'Historias estancadas' del argentino Martín Kazanietz
Detalle de la exposición 'Historias estancadas' del argentino Martín KazanietzNorma Sánchez

Es su primera exposición individual en Europa. Martín Kazanietz prefiere no pensarlo demasiado, para quitarle importancia. El último año ha estado trabajando en las obras que la conforman. El resultado, Historias estancadas, ya se puede descubrir en el Instituto Francés de Madrid. “Son un montón de imágenes de la vida real, escenas cotidianas, que se vuelven fotos digitales, que pasan a ser pinturas, para volver a ser fotos digitales”, resume el artista. Las pinturas están montadas sobre distintos dispositivos que cada cual puede mover libremente. “La idea es imitar el proceso que hacemos nosotros cuando pasamos stories en Instagram”.

Imágenes acumuladas. La sala está en completa penumbra. En el centro hay un carrusel con 12 pinturas. Cada una mide 90 x 160 cm. Tienen el formato de la pantalla de un teléfono, pero en gigante. Al mover manualmente el artefacto, que pesa lo suyo, van revelándose las imágenes. “Eran fotos que yo tenía acumuladas en mi teléfono. Algunas no recordaba ni haberlas hecho. Es alucinante la cantidad de fotos que todos guardamos”, señala Martín. De su carrete digital también han salido las imágenes que ha pintado en un tamaño mucho más pequeño: 8 x 15 cm. “Es exactamente el tamaño de la pantalla de mi teléfono”. Están colocadas sobre dispositivos hechos específicamente para la exposición. Son pequeños cubos que se pueden girar con el dedo. Algunos encuadres responden al zoom que se consigue tocando dos veces la pantalla. Para poder manipular las pequeñas pinturas hay que ponerse gel hidroalcohólico y guantes desechables.

Detalle de una de las obras más pequeñas de la exposición
Detalle de una de las obras más pequeñas de la exposiciónNorma Sánchez

Estampas diversas. Desde un hombre reparando un aparato de aire acondicionado a un grupo de amigos en una fiesta pasando por el abigarrado escaparate de una tienda o un perro con un trofeo inesperado en la boca protagonizan la muestra. “Algunas fotos las hice en casa, otras paseando, otras en viajes… Sobre una selección, he ido pintando y desechando”. Nacido en Buenos Aires en 1985, Martín Kazanietz llegó a Madrid hace un mes para terminar el proyecto. “Vivo en un pueblo a 1.000 kilómetros de Buenos Aires donde apenas ha habido casos de coronavirus. Este viaje ha sido un sube y baja de emociones”. De Viedma, en la Patagonia, fue en coche 12 horas hasta Buenos Aires. Y de allí otras 12 horas en avión hasta Madrid. Él mismo transportó todas sus pinturas. “Traje las telas enrolladas”.

Segunda parte. La exposición está comisariada por Manuela Medina y Pablo Méndez, de la galería La Causa. “Empezamos a hablar de este proyecto hace más de un año. Hemos tenido incontables videollamadas estos meses. Llegamos a temer que peligraba la exposición por la pandemia. Afortunadamente, no ha sido así”, celebran. En mayo habrá una segunda parte. “Durante este mes en Madrid, Martín no ha dejado de tomar fotos. La nueva muestra será muy madrileña, muy de ahora”. Entre las más de 60 pinturas que formarán esa exposición, habrá presencia de imágenes de la pandemia y de la gran nevada. Con ellas se inaugurará un nuevo espacio de La Causa, en la calle Escorial. “Necesitábamos separar la tienda de arte de la galería. Era el objetivo desde el principio. Después de tres años de trabajo, lo hemos logrado”.

Retrato de Martín Kazanietz trabajando
Retrato de Martín Kazanietz trabajandoMajo Andrade
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Relación con Francia. Manuela y Pablo estudiaron en el Liceo Francés de Madrid. Los dos vivieron en París tres años juntos, estudiaron y trabajaron allí. Ella un máster en gestión cultural y la carrera de Historia del Arte en la Sorbona y él Arquitectura en Paris La Vilette. De ahí la conexión con el Instituto Francés de Madrid. “Somos una galería francoespañola, muchos de nuestros artistas provienen de nuestros dos países, creemos que esa doble cultura es un valor añadido”. Hasta el 19 de febrero estará abierta la exposición Historias estancadas, en la Galería du 10 del Instituto Francés de Madrid, institución pública que se dedica a la enseñanza de la lengua francesa y al desarrollo de numerosas actividades culturales. El nombre de la galería se debe a que se entra a la misma por el número 10 de la calle Marqués de la Ensenada, el mismo acceso que tiene el Consulado General de Francia. La entrada es libre, de lunes a viernes de 12.00 a 20.00.

Centro cultural. Junto a la plaza de la Villa de París, donde se encuentran el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional, en el palacete del Instituto Francés de Madrid continuamente se celebran exposiciones, estrenos de películas, conciertos y charlas. Así, en el ciclo Carta blanca a… cada mes una destacada figura del cine español elige su película francesa favorita y charla sobre ella. Emma Suárez presentará el lunes 25 Viaje a Sils Maria, de Olivier Assayas. La semana que viene se descubrirá la programación del centro para este 2021, Un planeta (en) vivo, que tendrá como madrina a Isabel Coixet, francófila fuera de dudas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS