A La Última

En busca de agenda para apuntar planes de 2021. Y que sea madrileña

Seis emprendedoras de la región triunfan con sus cuadernos anuales, artesanos, diferentes del resto y que se han convertido en objetos de coleccionismo y de deseo

A la izquierda, Agendas de Seda y Papel, Cris Romero, Zubi y Lucía Be; a la derecha, Sally Hambleton y Petite Mafalda.
A la izquierda, Agendas de Seda y Papel, Cris Romero, Zubi y Lucía Be; a la derecha, Sally Hambleton y Petite Mafalda.Otros

Quien usa agenda una vez, está perdido para siempre sin ella. No es una cuestión de romanticismo del papel, es algo que va más allá. Organización, claridad, incluso diseño a la vista durante un año entero. De ahí que su elección sea también un momento especial. Hay quienes se decantan siempre por la misma marca, o quienes cambian para ir degustando las novedades del mercado. Entre ellas, seis firmas madrileñas apuestan por lo artesano, lo artístico o lo exclusivo para ver el año de un vistazo. Opciones las hay. Ahora solo queda elegir: ¿semanal o diaria?

Seda y papel: la exclusividad hecha agenda

María José Martínez Santiago creó hace un lustro Seda y Papel y se ha convertido en un referente del sector “desde cero, sin ninguna publicidad ni nada de nada, con el bocaoreja y mis propios clientes”, cuenta, orgullosa, desde su taller de Pozuelo de Alarcón. “Es mi pasión y tener esa respuesta en gratificante”, relata. Se le nota.

Ella empezó en este negocio “de una manera muy casual”. Su marido es arquitecto y ella trabajaba en su estudio, y durante un parón laboral hizo por encargo unas cajas con telas bonitas para el vestidor de una casa. Triunfó tanto que a partir de ahí, fue sin parar. “No ha habido un plan de negocio”, dice risueña, “esto es un taller artesanal donde todo se hace con pasión”.

Su intención es tener calidad, “la mejor, por encima de todo”. Empezó a usar estampados, colores y telas que no se veían en el mercado. “Mi producto fuerte es la piel, trabajo con el mismo curtidor de Hermès”, dice en referencia a la firma francesa, de las mejores en calidad del mercado. Papel de gramaje, tamaños de A4 a A6 y tapas personalizables son su estilo. Los encargos tardan alrededor de una semana, algo más en fechas navideñas. El precio, de 30 a 95 euros.

Zubi: color y encuadernación perfecta

Año tras año y ya van cinco, las hermanas Zubizarreta se alían con el saber hacer del taller de encuadernación de La Eriza para crear unas agendas con “un éxito brutal”, dice Mercedes, una de las dos patas, junto a su hermana Elena, de Zubi. “Entiendo que son preciosas, que aportan organización... pero las nuestras lo que aportan son artesanía”, asegura.

Explica Mercedes que sobre todo las diarias son todo un éxito, con mucho espacio para escribir. Las mismas telas de paisajes del mundo con las que fabrican sus codiciados bolsos se convierten gracias al encuadernador Óscar Sánchez en estos libritos de coleccionista. “No hay dos agendas iguales, al principio hubo que explicarlo, pero es que la tuya es única”, argumenta Zubizarreta. Las lanzan a finales de octubre por adelantarse un poco, “en dos o tres semanas siempre están agotadas, intentamos mantener la exclusividad”. Este año, además de cuadernos o álbumes, sacan por primera vez las de año escolar “Cuando salimos de la cuarentena vimos que queríamos seguir trabajando con todos nuestros talleres, nuestros proveedores. Y hemos hecho un esfuerzo extra en diseñar cosas para ellos.” 45 y 50 euros.

Cris Romero. Un año, una foto

Lo más bello y artístico también puede disfrutarse a diario y no tiene por qué ser desde un marco. Eso fue lo que pensó la fotógrafa Cristina Romero hace ya varios años, cuando decidió crear su tienda web Arte viajero de Cris Romero. Esta antigua consultora lleva años dando rienda suelta a su pasión, la fotografía, pero además de en marcos o en exposiciones (como la temporal que tiene ahora solo online, de faros gallegos) decide exponer sus imágenes en camisetas o agendas.

Este año, además de sus cuadernos con fotos del Palacio de Cristal del Retiro o de un balcón del Palacio Real, ha lanzado una colección limitada de apenas una treintena de agendas con el faro coruñes de Lariño. Sus páginas son siempre a día vista para, como ella dice, “apuntar muchos planes, todos los que vamos a hacer este 2021 y que tuvimos que tachar en 2020″. El papel es grueso pero el tamaño es manejable y destaca sobre todo su portada, gris, impresa por el laboratorio Espacio Raw en grueso papel torchon de Hahnemühle, para que aguante todo el año. Con la hermosa foto del faro gallego despuntando entre el cielo, la playa y las nubes, abullonadas. Para soñar con el mar desde la oficina. 40 euros.

Lucía Be: 365 días de buenrollismo

Las agendas de Lucía Be son como todo en la marca que comanda Lucía Benavente: divertido, positivo, inspirador. Llegaron en 2016 y, como cuentan desde la firma, “¡encantan!”. “Las agendas son uno de nuestros productos best sellers y sin duda de los que más ansía generan”. En estos años han ido “cambiando y sin duda mejorando”, aseguran, con más tamaños y también más tirada.

Aquí, además de la portada (este año con los modelos Arcoíris, Verbena y Dramones), cuidan especialmente las páginas del interior. “¡Se diseñan a conciencia!”, afirman, con ilustraciones, frases e ideas de la propia Lucía Be. “Queremos que la gente con su agenda se sorprenda y se divierta cada semana”, aseguran, y por ello también intentan ofrecer ilustraciones diferentes y un packaging especialmente cuidado. Entre 19,95 y 29,95 euros.

Petite Mafalda: más allá de las novias

Lara Goretti es de Vigo y Laura Gutiérrez de Melilla, pero las unieron Madrid y su pasión por el mundo de las novias. Desde 2010, cuando abrieron el blog Petite Mafalda, han ido creciendo hasta convertirse en un servicio de organización de bodas, ayuda a quienes se casan y también en una tienda de objetos hermosos. Su exitoso Diario de la Novia nació en 2014 y tres años después llegaba su agenda. “Usábamos siempre una de semana vista y nunca había una que nos gustase del todo”, cuenta Gutiérrez acerca de cómo surgió la primera, que “se vendió bastante bien, y ahora la gente la espera desde septiembre”, agradece.

Para ellas, la clave es la portada, que cuidan especialmente porque sus clientas la miran con lupa. Este año la han hecho con una pintora de acuarelas. Además, escuchan peticiones del oyente. “Cada año en agosto, antes de volver a imprimirla, hacemos una ronda de preguntas. Por ejemplo, que haya un calendario. Este año vamos a hacer un planificador tamaño A4 que llegará la semana que viene, porque con la pandemia va todo muy retrasado”. Aunque venden en tiendas físicas, su principal canal es y sigue siendo su web y su mayor éxito, la de semana vista. De 19,90 a 21,90 euros.

Sally Hambleton: flores sobre papel

La florista Sally Hambleton es “muy, muy, muy de papel”, afirma. Por eso siempre usaba una agenda danesa, con goma, práctica, que le gustaba... pero no tanto su tapa. Por eso el año pasado decidió hacer la suya propia, con su portada y buen papel para que los rotuladores no calasen. Además, para ella era “fundamental que fuera a semana vista y con espacio para notas, y eso es lo que tiene”, porque le es muy práctico. Y este año ha repetido.

¿Una florista haciendo papelería? “Tengo la suerte de manejar muchísimas imágenes preciosas durante todo el año. El material que nosotros hacemos, aunque no está bien que yo lo diga, es muy bonito, y siempre tengo la idea de imprimirlas para que no se me olviden”, afirma. Es, como ella mismo dice, “muy sufrida, tiene buen tamaño y no pesa”. Por opciones, que no sea. 38 euros.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50