MÚSICA

Niños Mutantes abren la ventana del cine para seguir tocando sobre un escenario

La banda granadina, que actúa este viernes de forma puntual en La Riviera, ha preparado un concierto/documental para presentar su último disco

Los granadinos Niños Mutantes presentan en La Riviera y en un documental las canciones de su disco 'Ventanas'.
Los granadinos Niños Mutantes presentan en La Riviera y en un documental las canciones de su disco 'Ventanas'.Adrián N. Maesso

El futuro ha llegado. La banda Niños Mutantes prepara una gira por los cines de todo el país mientras que cantantes fallecidos actúan en versión holograma. Aunque los granadinos regresan al directo de forma puntual con su actuación de La Riviera de este viernes, buscaron una alternativa para mostrar en vivo su último disco, Ventanas, lanzado en el fatídico mes de marzo. “Pensamos que las salas de cine era espacios perfectos, con una gran pantalla, buen equipo de sonido y acceso a detalles que no puedes ver desde tu sitio cuando estás en un concierto”, cuenta su vocalista, Juan Alberto Martínez.

Al contrario de lo que ha ocurrido con sus 11 trabajos anteriores, apenas han podido presentar sus nuevas composiciones sobre el escenario. La solución fue crear un concierto/documental, Nunca Olvidaré esta noche, que podrá verse en salas de cine a partir del 28 de enero. Su principal hilo argumental es una de las actuaciones que ofrecieron en su ciudad natal en octubre, pero en él, además de canciones, se intercalan momentos más íntimos que contextualizan lo que ocurrió esa velada. “Hubo mucha gente que mantuvo durante meses su entrada para ese concierto, como también ha pasado con el de Madrid. Esa noche tenía un componente emocional muy potente y pensamos que merecía la pena ser contada. Suponía una descarga de energía muy grande para nosotros”, recuerda.

Para el músico y abogado todo es raro últimamente. “Quién nos iba a decir que las tecnologías iban a ser las que nos iban a salvar. Nosotros tenemos una relación ambivalente con ellas. Hace poco hablábamos con Kiko Veneno y Sr. Chinarro sobre las exigencias actuales, en las que los artistas no solo tenemos que hacer canciones y conciertos, sino que además tenemos que agitar las redes sociales. Pero, por otra parte, son las que nos dan una ventana de comunicación con la gente y las que ha hecho que esté año no lo hayamos dado por perdido”, reflexiona. Tocar en la sala madrileña será una forma de seguir apoyando a sus compañeros de industria: “A nosotros nos acompaña más gente fuera del escenario que encima de él. Probablemente vayamos a cubrir solo gastos, pero de esta forma hacemos lo que habíamos planeado y todos ellos podrán seguir trabajando al menos por un día”.

Ventanas es el álbum en el que el grupo ha apostado por una producción más compleja y, según cuenta el cantante, es precisamente el más complicado de trasladar a un directo básico, con solo un par de guitarras eléctricas, bajo y batería. ”Presentarlo en las condiciones que nos ha dado el verano de 2020 nos parecía una traición al propio disco. Era una putada”, comenta. La idea inicial era la de acompañar ese sonido con sofisticados efectos visuales, que finalmente sí podrán verse en su concierto madrileño. “Es una escenografía y un diseño de iluminación muy currado que apenas hemos usado. Tenemos el local de ensayo lleno de aparatos de luces que no llegaron a salir a la carretera y que ahora sí van a estar en La Riviera”, avanza.

Salvo las mascarillas, todo va ser tal cual lo pensaron en su día. Es al otro lado, en la parte ocupada por el público, donde la banda va a notar la diferencia, con menos aforo y asistentes sentados a los que no pueden ver su rostro. También en eso han encontrado algo positivo. “Quienes vienen a vernos a estos conciertos, como les ocurre a los compañeros que hacen teatro, es gente que tiene la necesidad emocional de consumir cultura y genera una atmósfera muy especial. Es público militante. Me recuerda a esos asistentes devotos que venían a vernos a los festivales de música independiente cuando empezamos en este mundo a mediados de los noventa. Son aquellos que ya estaban allí antes de que ese tipo de eventos se convirtieran en una moda masiva. Lo que por otro lado, abrió el espectro a un público más amplio”, defiende Martínez.

Desde hace años, los grupos de música dependen de sus giras para facturar, al haber perdido el control de los ingresos por las escuchas de sus canciones. “Debería renegociarse el acuerdo por reproducciones de streaming. Se sentaron las bases cuando las plataformas como Spotify no tenían el peso en la industria que tienen ahora”, defiende el cantante. “El problema es que los músicos no estamos muy unidos en ese sentido, así que tendría que ser la Unión Europea y los gobiernos quienes lo regularan, como ha ocurrido con otras industrias culturales. Es necesario algo así para que podamos vivir dignamente de lo nuestro, sin tener que depender del pluriempleo. De lo contrario, solo los David Bisbal y Vetusta Morla podrán hacerlo. Y así se pierde la diversidad de los artistas que no podemos llegar a esos niveles”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50