La crisis del coronavirus

Almeida y Villacís difieren sobre las aglomeraciones del fin de semana en Madrid

El alcalde cree que el plan de seguridad del Ayuntamiento se ha cumplido mientras la vicealcaldesa se muestra preocupada y no le han gustado las escenas de decenas de miles de personas en el centro

La calle Preciados este fin de semana a vista de dron, en imágenes difundidas por la Policía Municipal.

El gobierno del Ayuntamiento de Madrid del PP y Ciudadanos no interpreta de la misma forma la acumulación de decenas de miles de personas en el centro de la capital durante el pasado fin de semana. El plan de seguridad prevé frenar el acceso de visitantes cuando los agentes de la Policía Municipal entiendan que hay demasiadas personas, pero ese dispositivo no concreta el número a diferencia del plan del Rastro, que no puede acoger a más de 2.702 personas y que ha permanecido ocho meses cerrado para evitar aglomeraciones de visitantes.

El alcalde, el popular José Luis Martínez-Almeida, cree que el plan de seguridad que se ha puesto en marcha durante el fin de semana del Black Friday ha cumplido su misión; que, cuando ha sido necesario, se ha restringido el acceso de más personas al entorno de la Puerta del Sol y se ha dejado de un solo sentido para los viandantes las calles Preciados y Carmen. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Ciudadanos, ha mostrado en cambio su preocupación por las aglomeraciones y ha pedido a los madrileños que tengan más cuidado.

La Policía Municipal ha facilitado imágenes grabadas con uno de sus drones con las que trata de certificar lo señalado por el regidor de la capital con respecto al cumplimiento del plan y de las medidas de seguridad que exige el control de la pandemia. Las imágenes fueron tomadas el domingo.

“Mi consejo a los madrileños no es que no vayan al centro”, ha dicho el alcalde, en referencia al distrito de la capital “más castigado” por la pandemia. Insiste en todo caso que eso no contradice el llamamiento “a la prudencia y el sentido común” hecho este lunes por el Ministerio de Sanidad y ha repetido varias veces que el que salga, cumpla con las restricciones necesarias para hacer frente al virus. Reducir los aforos en esas calles céntricas con motivo del próximo puente de la Constitución y la Inmaculada dependerá del criterio técnico y no político, ha añadido. La región estará perimetralmente cerrada entre el 4 y el 13 de diciembre.

“Sinceramente no me ha gustado y me preocupa”, ha dicho Villacís durante un acto de apoyo a la hostelería en el que ha añadido que el gobierno municipal evalúa a diario la situación y ha aprovechado para reclamar más ayuda del Ejecutivo central. “Pediría a la gente que tengamos mucho más cuidado”, ha añadido la vicealcaldesa, al tiempo que solicitaba tratar de escalonar las visitas a las calles más céntricas y concurridas y recurrir también al comercio de barrio. Preguntada por el aforo exigido al Rastro, que lleva dos domingos abierto tras permanecer los puestos sin actividad desde el 8 de marzo para evitar concentraciones de personas, la vicealcaldesa ha justificado que “es más difícil de controlar porque tiene más entradas y salidas” que Preciados. Su compañero de partido y vicepresidente regional, Ignacio Aguado, ha dado sin embargo una pátina de normalidad a las aglomeraciones. “Yo prefiero que estén en la calle a que estén en casa”, ha señalado.

Actuaciones policiales

Durante el pasado fin de semana la Policía Municipal ha intervenido en 390 fiestas ilegales y ha interpuesto 284 denuncias por participar en un botellón, es decir, por consumo de alcohol en la vía pública. La mayoría de esas fiestas tiene lugar en domicilios o locales en los que se incumple el horario o las medidas higiénicas. Las actuaciones más destacadas fueron en los distritos de Villa de Vallecas y de Chamberí. En el primero, un local donde se contabilizaron 68 personas, la actuación tuvo lugar junto a la Policía Nacional y acabó con la detención de dos personas. Uno es el dueño del local, acusado de delito contra la salud pública y por detención ilegal, pues varios clientes dijeron a los agentes que se les impidió salir. El otro detenido fue por delito contra la salud pública por tráfico de estupefacientes. En la fiesta ilegal de Chamberí, los policías hallaron a 43 personas en el interior del local.

La Policía Municipal, con un refuerzo diario de entre 75 y 100 agentes, mantendrá el plan especial de seguridad presentado el jueves hasta el próximo 7 de enero. El despliegue es similar al de 2019, aunque los agentes harán especial hincapié en el cumplimiento de las medidas sanitarias para luchar contra el virus. Podrán cortar las calles o dejarlas para los viandantes de un solo sentido en el entorno de la Puerta del Sol cuando entiendan que es necesario para impedir aglomeraciones, como así ha ocurrido ya el pasado fin de semana en las horas con mayores picos. También estarán autorizados a impedir actuaciones callejeras en las que confluya una presencia importante de ciudadanos. Habrá un grupo especial de agentes de paisano que integrarán una unidad antihurtos. Otros tendrán como misión frenar los delitos contra la diversidad.

Más información

Lo más visto en...

Top 50